print
CONVERSACIÓN CON EL AUTOR DE BREVE HISTORIA DE ESPAÑA

García de Cortázar a LD: "No estamos abocados a los nacionalismos, pero hay que reformar la Constitución"

El historiador Fernando García de Cortázar ha conversado con Libertad Digital en vísperas de una nueva conmemoración de la Constitución Española de 1978 marcada por el recrudecimiento del terrorismo de ETA, la crisis de la Carta Magna, la tensión del modelo autonómico y el final del primer mandato de Rodríguez Zapatero. Catedrático de Historia Contemporánea de Deusto, acaba de publicar Historia de España a través del arte (Planeta, 2007).

Noticia publicada el 06-12-2007

(Carmen Leal – Especial para Libertad Digital) Nacido en Bilbao en 1942, Fernando García de Cortázar Ruiz de Aguirre es historiador, Doctor en Historia Moderna y Contemporánea, doctor en Teología, licenciado en Derecho y Filosofía, y actualmente Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto. 
 
 Académico de la Real Academia de la Historia y miembro de la Société Européenne de Culture. Pertenece a la Compañía de Jesús. Colabora en varios periódicos con artículos interesantes. Ha escrito numerosos libros de Historia con un lenguaje sencillo, ameno y literario en un intento de acercar la Historia de España al gran público.
 
Entre sus publicaciones: Fotobiografía de Franco; Historia de España: de Atapuerca al Euro; Los mitos de la Historia de España; Atlas de Historia de España; Los perdedores de la Historia de España;  Breve Historia de España y una última, de reciente aparición, Historia de España a través del Arte.
 
P. Desde el punto de vista de historiador, ¿puede hacerme un juicio de la legislatura de Rodriguez Zapatero, ?
 
R. Como historiador y como profesor, me merece un juicio enormemente negativo en el terreno de la afirmación de la democracia. Creo que ha sido un período de un retroceso enorme la legislatura de Zapatero. Se ha preocupado de destrozar la alternativa a sí mismo. Se ha preocupado de acabar con la alternativa, el PP,  y ha pretendido afirmarse en el poder a base de completarse con los Partidos nacionalistas sea cual fuere el precio sin importarle nada más que el poder. Me recuerda a lo que pasó en Italia con la democracia italiana. Andreotti decía que la alternativa de la democracia cristiana era la democracia cristiana y ya sabe lo que pasó. La alternancia constituye el centro del sistema democrático.
 
P. La situación actual con los Nacionalismos periféricos presionando al Gobierno a cuenta de la diferencia por sus lenguas vernáculas ¿Tiene algún paralelismo con la situación de descomposición del Imperio Austrohúngaro o de cualquier otra situación europea?
 
R. En primer lugar, habría que afirmar que Zapatero no tiene una idea de España. Eso es enormemente peligroso porque me parece muy bien que  se negocie una carretera, un ferrocarril con otros partidos políticos, incluso nacionalistas. Pero a una reunión en la que se habla de España debía ir con una idea clara de España, incluso la podría sacar de una cierta  tradición liberal republicana de su propio partido, en cambio con quienes se reúne sí que tienen muy claro que  España no existe, que España no es una Nación. Esto lo considero peligrosísimo .Sobre el Imperio austrohúngaro que usted me pregunta, le responderé que creo que, “mas se debió a la falta de ímpetu de quienes debieron defenderlo que a las acechanzas de sus enemigos”, pues en España pasa lo mismo. Tanto al PSOE como PP les ha faltado ímpetu, mucho mas el Partido Socialista, que es quien esta haciendo que podamos pensar en la descomposición de España
 
P. ¿Estos momentos tienen algunas similitudes con la situación española de 1934?
 
R. Es difícil hacer estas comparaciones, la España de hoy 2007 no es la misma de 1934 y esto habría que recordárselo al mismo Zapatero que llamativamente, en una bofetada a la Historia, puso como ejemplo de nuestra actual situación democrática la  II República. Es un verdadero despropósito porque han pasado 75 años, la situación es muy distinta. Era una España entonces, de grandes antagonismos, sin apenas clase media, con  una situación europea muy distinta  presionada por el ímpetu de los totalitarismos. Puestos a buscar similitudes señalaría  un enorme descontento  con el Gobierno y muy poco respeto por parte del Gobierno al texto constitucional y a la ley.
 
P. En España ya ha habido situaciones de desmembración en distintas épocas ¿Qué ocurre en su Historia? ¿Hay algunas constantes que nos llevan a situaciones centrífugas y otras centrípetas?
 
R. Creo que ocurre en todos los países, en todas las naciones, y España es una nación algo inconclusa. Ortega decía “la España en la que yo creo no es la que dejo cuando me voy a acostar sino aquella que me encuentro cuando me levanto”. Es ese sentido de futuro, el sentido de nación de Renan, el de un pacto cotidiano, la nación de ciudadanos. No ese concepto historicista, frailuno, militarista. Creo que sí, que la Nación española que se afirma en el s. XIX,  heredera de un Estado unificado desde los Reyes Católicos, hace que España  sea un  país de gran establilidad en un continente muy inestable, en una Europa que se hace y deshace, y ha tenido como todas las naciones, momentos de separación y de unión, pero España es una nación con un pedigrí que no tienen otras naciones. Y habría que recordar en estos momentos, que hubo procesos de integración y desintegración, y que siempre nos ha tentado este espíritu banderías, de división. Y habría que recordarlo precisamente ahora  porque podríamos poner en peligro las grandes conquistas de la Historia de España: la libertad y la igualdad. Cuando a veces me preguntan con cierta malignidad si está en peligro la unidad de España, yo contesto que lo que esta en peligro es la Igualdad de España y está en peligro por los nacionalismos, por los Estatutos, que lo que pretenden es fomentar situaciones de privilegio en pequeños virreinatos. Y eso sí que me preocupa
 
P ¿Por qué los españoles tenemos poco afecto a nuestro país en algunas épocas?. Pienso en los “afrancesados “ en la Guerra de la Independencia, por ejemplo, o en acontecimientos de finales del siglo XIX y principios del XX y no digamos en estos momentos
 
R. Primero, tenemos que distinguir entre la imagen de la España real y la oficial. El sentimiento nacional es mucho mas claro en la España real. La imagen que se da es la que viene reflejada por los enfrentamientos políticos,  sobre todo por el exceso de representación que tienen los nacionalismos en España . Pienso que a nivel popular existe mayor conciencia nacional y va en aumento  con toda su pureza democrática.
 
P.¿No hay , entonces “nacionalismo español,” o “españolismo” ?
 
R. No lo hay, es absurdo. Ya no hay nostalgia de la España “una, grande y libre”  del nacionalismo español, por mucho que se empeñen los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos para enfrentar un nacionalismo a otro. Ahora el único “nacionalismo” es el nacionalismo vasco, catalán y gallego con su carácter exclusivo, voluntarista, intervencionista. El supuesto “nacionalismo español” puede ser una especie de devoción de nostálgicos, de grupúsculos que no significa nada ni en la realidad política del país, ni socialmente. Los que amamos España, la percibimos como nación de ciudadanos, nos afirmamos en la Constitución porque nos defiende de esa Cataluña (una, grande y libre) de esa Euskadi lo mismo y Galicia. Ellos tratan de evitar la pluralidad que demandan a España. Una España plural -dicen-,  y sin embargo tratan de evitar una Cataluña, Euskadi o Galicia igual de plural que España porque tienen un sentido excluyente. Respecto al afecto o desafecto que usted dice,
España es un país en el que se conoce su historia parcialmente, nombres, batallas etc. sobre todo en personas de mas de 40 años. Ahora ya es otra cosa. Hemos tenido un sentido pesimista de la Historia. Y lo hemos tenido por tradición, desde el s. XVII, por ejemplo en Quevedo “Mire los muros de la patria mía/ si un tiempo fuertes, ya desmoronados/ de la carrera de la edad cansados..... Creo que eso no es así y lo escribí en un libro Mitos de la historia de España. Creo que España ha tenido momentos de gran brillantez que no se recalca lo suficiente.
 
P. ¿ Y por qué no se transmite en las escuelas? Sorprende que ni siquiera se explica la bandera española constitucional,  con el escudo en el centro, que es una síntesis de la Historia de España, y que ayudaría a entender las Autonomías actuales.
 
R. Creo que en eso los culpables, de alguna manera,  somos los propios historiadores. La Historia la hemos hecho odiosa, pesada, prolija, y hemos respondido a preguntas que nadie nos hace, respondemos a situaciones pequeñas, a detalles de personajes,  y sin embargo no se ha respondido sobre el origen de la Nación española, sus grandes símbolos, el porqué del himno sin letra etc. En cambio nos comentan con detalle una batalla o la vida de un personaje. Hay que llevar la Historia a la calle, como yo trato de hacer en mis libros,  Es un instrumento tan importante para un país que no se le puede dejar encerrada en los muros universitarios .
 
P.  El desconocimiento de la Historia de España hace que muchos ciudadanos no se sientan orgullosos de ser españoles como pueda sentirse un francés, un alemán o un italiano. En Cataluña, Euskadi o Galicia, con distintos grados, sentirse “español” es ser franquista. “ Español” es un insulto, porque se identifica con el régimen de Franco, pero Alemania tuvo un Hitler, e Italia un Mussolini. La palabra España ni figura ni en los libros de texto escolares.
¿qué nos ocurre?
 
R. Esto es dramático. Hay una vejación política, cultural y social en el hecho de que se sustituya la palabra España por “estado español” en los libros de texto, que es una tontería y procede de la época franquista precisamente. Este tipo de debates nos tienen que llevar a unas conclusiones. La primera que España no tiene nada que ver con un determinado régimen, ni con una ideología concreta. Puestos a identificar a los que nos sentimos españoles con algo nos deberían identificar con la corriente liberal de 1812, con la primera Constitución de ciudadanos y no como franquistas, nacionalistas o falangistas. Ha habido mucha dejación de los mismos historiadores. No es mi caso, ni en TV, ni en mis libros. Los que creemos y queremos España deberíamos ser mucho mas beligerantes en la defensa de una idea de Nación plural, democrática, constitucional.
 
P. ¿Como vamos a ser beligerantes si no existe la bandera constitucional en muchos Ayuntamientos españoles a pesar de la Ley, y no pasa nada.? Tampoco ondea en las escuelas como en muchos países de nuestro entorno. Los niños y adolescentes no la ven cotidianamente como algo habitual, natural.
 
R. Tenemos que pedir al Estado que cumpla con sus obligaciones, que ponga en funcionamiento la Alta Inspección de Educación. Sé que es muy difícil por las hipotecas políticas de los partidos mayoritarios PP y PSOE con los nacionalismos, pero es obligación del Estado la Alta Inspección , que todavía esta vigente
 
P. ¿Que le parece que el nuevo partido político UPyD liderado por Rosa Diez,  y Ciudadanos hayan pedido que se devuelva al Estado las competencias en Educación cedidas a las Autonomías ?
 
R. Parcelar la historia, la literatura, es un error, ha de haber una visión de conjunto. Parcelar la transmisión de conocimientos es un robo a las nuevas generaciones y a todos los españoles. Todos han de conocer la Historia de todo el país. Hacernos creer que porque España es plural, que lo es,  deja de ser común  y no hay que conocer la Historia común, la de todos, es un tremendo error. La Historia de España debería  tener mayor presencia en la formación del ciudadano, y es el Estado quien debe vigilar la transmisión de conocimientos por medio de la Alta Inspección.
 
P. ¿ Realmente se pueden denominar “naciones” a Cataluña, País Vasco y Galicia?
 
R. Pienso que no. Que los nacionalistas quieran que lo sea  es una aspiración legitima mientras lo defiendan por medios pacíficos de forma liberal y democrática.  El que eso se pueda defender desde el punto de vista histórico, es otra cosa. Los nacionalistas se contradicen, basta coger los discursos de Ardanza,  o Pujol :“hay que hacer una nación”, “estamos construyendo nuestra nación”, pues si la estamos construyendo es que no es Nación. La Nación es un proceso histórico y hay que recordárselo a los nacionalistas. Para ellos la Nación es como las plantas, las piedras, que se encuentra en la naturaleza ya hecho, y la nación es un proceso histórico. España lo hizo a partir de finales del XVIII recogiendo la tradición de Estado unificado , y que  fue consolidando a partir  del s. XIX. Los nacionalistas lo están haciendo ahora,  en  un proceso mucho mas lesivo para los derechos individuales, porque los derechos individuales han tenido un largo recorrido durante los siglos XIX y XX,  reconocido por declaraciones de las grandes Instituciones Internacionales. La imposición del idioma, por ejemplo, con los mecanismos coactivos es mucho mas lesivo  ahora de lo que pudo haber sido en el siglo XIX. Denuncio claramente  como atentatorio  contra la libertad y contra la democracia las mal llamadas políticas de normalización lingüística. Fíjese en la palabra “normalización”que en  Alemania  también se empleó ese término. ¿qué quiere decir con la palabra “normalización “? ¿Es que la sociedad  es anormal y necesita la imposición de la “ normalización”? Me parece muy grave. Los ciudadanos han perdido  la perspectiva de sus propios derechos y libertades individuales.  Durante estos años ha tenido tal fuerza el “nacionalismo “ y ha sido tan coactivo el imaginario nacionalista que mucha gente no se ha dado cuenta de la invasión e injerencia en sus derechos individuales que suponen muchas declaraciones. Pensemos en el nuevo Estatuto catalán, que no es otra cosa que retroceder al siglo XVIII. ¿Por qué pasa esto? Porque estamos viviendo esa publicidad de los nacionalismos, sus lemas, sus historias, sus  cartas marcadas y aceptamos como normal verdaderas atrocidades contra el espíritu liberal y democrático. Hay que añadir algo fundamental y decisivo el miedo, que es un factor importante. Yo vivo en el País Vasco escoltado hace siete años. Todo lo que se ha conseguido por parte de los nacionalismos ha sido a base de crear miedo con la ayuda de la organización terrorista ETA, que ha silenciado a la sociedad, que la ha amedrentado y amordazado, que la ha encanallado. Muchas veces se ha puesto en favor de los verdugos y no de las víctimas. Lo que yo llamo “la miedocracia” ha ido afirmando los dogmas de los nacionalistas. En Cataluña no se mata, pero si uno no es nacionalista, lo anulan, lo olvidan, una especie de muerte civil.  En Cataluña, el nacionalismo catalán ha podido gozar de mejor imagen pero los nacionalismos nunca pueden ser liberales, la prueba es lo bien que se entienden entre ellos. Yo tenia alguna confianza en cierto “nacionalismo catalán” pero Las malas compañías han terminado por anular toda esperanza.
 
P. ¿Como es que no hay historiadores que desmonten todo este tinglado historicista, todos estos “dogmas nacionalistas”, porque hasta se dice  que España que es una “Nación de Naciones “?
 
R. Llamativamente ese término no solo lo manejan los nacionalistas, sino que lo he oído a  los no nacionalistas. Cuando se manejó ese término en una discusión parlamentaria  causo risa hasta en los nacionalistas, y creo que fue Arzallus quien argumentó diciendo que en aplicación del término Europa era una Nación de Naciones  y que a su vez cada Nación era de “naciones” y la convertía en Europa pequeñita.
 
P. ¿Como las cajas chinas?.
 
R. Esto de “Nación de naciones” es una bobada. Precisamente el nacionalismo se construye con sentido excluyente, oponiéndose a otra nación y eso los nacionalistas lo saben muy bien. De todas formas es muy distinta la situación del País Vasco a la de Cataluña respecto a la Historia . Me atrevería a decir que todo aquel que tiene algo que decir, que escribe, que es catedrático, académico, que tiene un consolidado prestigio intelectual,  no es nacionalista.  Por ejemplo, cuando se creó el Foro Ermua y  ¡Basta ya! firmamos muchas personas de la Universidad . El caso catalán  es  trágico y triste, aunque hay autores de gran talla y que estoy obligado a nombrar como  Enrique Ucellay grandísimo historiador, con una notabilísima formación que muchos españoles no tenemos, de trayectoria admirable que ha hecho obras importantes. Ferrán Gallego otro historiador admirable, extraordinario; García Cárcel magnífico también, pero no se les ve, nos se les oye. Me gustaría que estuviesen mas presentes en la vida social.  No los convocan los medios, no asisten a las tertulias radiofónicas o la TV. Se les silencia, se les arrincona. Eso lo supo muy bien Pujol desde el principio, la utilización del silencio.
 
P. ¿Hay solución para los Nacionalismos o estamos abocados a una  independencia del País Vasco y Cataluña?
 
R. No, no estamos abocados a ello. Entre otras cosas porque somos más los que nos sentimos alegres de participar de esta gran Nación española, y lo que sí es importante es que desde las leyes no tuviesen los nacionalismos esa publicidad, esa influencia en el resto de España y para eso hay que reformar la Constitución y reformar la ley electoral
 
P ¿Y no cree que eso es muy difícil precisamente por las hipotecas que tienen tanto el PP como el PSOE con los Partidos nacionalistas?
 
R. Efectivamente, los dos partidos quieren llegar al poder y si no tienen mayoría absoluta para completar sus escaños los buscan, mediante concesiones, en los partidos nacionalistas. Ese ha sido el modelo de Felipe González, de Aznar y es el modelo tremendamente erosivo de Zapatero. Los nacionalismos tienen las cartas marcadas y se engaña continuamente.
 
P. ¿Ve viable un partido “bisagra” al estilo del partido liberal alemán que pudiese sustituir a los partidos nacionalistas y pudiese completar con sus escaños  la mayoría necesaria para gobernar tanto el PP como el PSOE ?¿Qué futuro le espera al Partido de Rosa Diez , UpyD , y Ciudadanos?
 
R. Como modelo teórico yo le diría que sí, que es viable. Como modelo práctico, entiendo que no . En España  las situaciones están bien claras y ese nuevo partido podría restar mas votos al PP que al PSOE. Y eso que Rosa Diez dada su antigua militancia necesariamente debería arrastrar votos al PSOE, pero los socialistas tienen mas sentido de grupo y en este momento no lo creo. Estas llamadas terceras vías no les veo porvenir en España. Quizá en Cataluña,  en el caso de Ciudadanos, dentro de los límites de Cataluña, quizá sí que cosechase éxito en una primera etapa y sirva de aliciente. El PSOE esta en una situación deriva tal,  que no creo no le sirva ni que le inmute el discurso de Ciudadanos, pero quizá al PP le venga bien para enmendar ese mimetismo que tienen los dos partidos nacionales por los nacionalistas. No entiendo como el PSOE y el PP  van a poner flores a Rafael de Casanova el 11 de septiembre. Como nadie sabe nada de Historia, pues hacen el ridículo mitificando a ciertos hombres como héroes, cosa que nunca fueron. No digamos nada de Andalucía con Blas Infante, es un despropósito. ¡Y que hagan callar a Vidal-Quadras por decir que era “un cretino integral”¡, pues la verdad, quizá esa calificación no sea la mas adecuada en un medio de comunicación, pero Blas Infante escribe tal cúmulo de barbaridades, y que aun así le hagan Padre de la “patria andaluza” cuando Andalucía ha dado grandes hombres, emperadores, filósofos, músicos, poetas ...me parece una locura.
 
P. Tenga en cuenta que hay que emular otras Autonomías con otros tantos visionarios como Sabino Arana en el País Vasco. ¡Si hasta hay Autonomías que se lamentan amargamente por no tener “una lengua propia”
 
R. ¡Vaya ,vaya! Entonces la lengua que hablan los ciudadanos de esa Autonomía de la que Usted me habla ¿de quien es?,  ¿de los chimpancés? Habría que preguntarle al ciudadano que se lo dijo, si él hablaba con signos, o si  acababa de pedir la lengua prestada ¡ qué barbaridad¡
 
P. Pues mire,  tiene su lógica, ya que las Autonomías que tienen además del castellano otra lengua vernácula, la utilizan como signo de diferenciación y a cuenta de ello consiguen del Estado no pocas prebendas. ¿qué hacer?
 
R. Continuamente se está ofendiendo a nuestra lengua común. Hay que reconducir la situación de estos nacionalismos y regionalismos. Hay que desandar un cierto  camino andado de mitificación y  exaltación de los localismos y regionalismos. Eso de que “esto es mío porque yo he nacido aquí”  no tiene sentido en el siglo XXI .
Me pregunta Usted qué hacer. Hay que potenciar mas lo nacional y lo internacional que lo local.  Es mas moderno insistir en lo que nos une que en lo que nos separa. Que el hecho diferencial esta bien en el s. XVII y XVIII., pero que desde que apareció la idea de “nación de ciudadanos” es una idea que nos hace avanzar y es mucho mas moderna que su contraria,  la que se sustenta en el hecho diferencial, eso en el plano teórico. En el terreno práctico creo que un recorrido por la Historia, por los grandes escritores españoles, por el arte y la cultura española nos serviría para reconciliarnos con nuestro pasado y sentirnos orgullosos de ser todos españoles . Es lo que he tratado de hacer con mis libros.
 
P. Como este último La historia de España a traves del Arte.
 
R. los nacionalismos nos insisten en nuestros pequeños artistas locales y desconocemos la grandeza de la cultura española que con su Literatura y su Arte esta a la cabeza del mundo. Fíjese que se ha llevado a Francfort 100 escritores locales. La prensa extranjera ha dado cuenta de todo ello.
 
P. No puedo finalizar la entrevista sin preguntar por el papel de Iglesia en el conflicto nacionalista vasco y catalán, ya que es usted sacerdote. Me refiero al papel de la Iglesia como guía espiritual.
 
R. Ha sido tan  ariscado y dramático  el papel de la Iglesia en el País Vasco, tan trágica la vinculación con el nacionalismo vasco y con ETA , que se olvida el papel que también ha jugado el clero catalán. Hay que recordar distintas homilías y Boletines como el de Vic en la Diada de Cataluña, verdaderas “perlas” que sobrecogen. La enorme vinculación que ha tenido y tiene la iglesia con el nacionalismo  vasco y catalán. La Iglesia es mas nacionalista que su propia clientela.
 
P.¿El párroco de Maruri, Antonio Beristain y Usted mismo son  excepciones que confirman la regla?
 
R. La Iglesia coincide  con el discurso añejo, senil que tiene el nacionalismo. Como decía Ferrán Gallego es el vuelo ya viejo de un ave vieja. Esta idea  de que las naciones  tienen un peso especifico,  un peso espiritual es  el discurso de Setién, es un discurso que no se puede homologar con un discurso universitario, científico, politológico normal . Es un discurso rancio que adjudica una importancia misteriosa a las naciones, a los derechos de los pueblos. Ese discurso ya no existe en la universidad y habría que decírselo tanto a los curas como a Setién cuando se mete a autor de libros de ciencia política. Y por otro lado desde el punto de vista evangélico   destacaría la falta de piedad de la Iglesia vasca respecto de las víctimas. Su primera adscripción es el nacionalismo antes que su  adscripción evangélica.  Yo invitaría a la Iglesia a cambiar cuanto antes el discurso y a se aplicase a defender los valores constitucionales, a defender  a la persona, que es la base de la democracia y que esta en la base de los Evangelios y no el derecho de los pueblos.
 
Si la Iglesia hubiera hecho un esfuerzo por afirmar los valores liberales de libertad, igualdad y solidaridad en vez de los valores de pueblo, y nación , que son tan gaseosos y  manipulables; si hubiese apostado por una “nación de ciudadanos” y no una nación telúrica, de la tierra y los muertos,  el gran drama de ETA hubiera desaparecido.        



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados