Menú

Gritos y lemas antisemitas en la manifestación convocada por el PSOE contra Israel

Desde el PSOE insistían este jueves que las manifestaciones convocadas en varias ciudades de España eran por "el cese de la violencia de todos" y no contra Israel. Moratinos respondía airado que no iba "a tolerar" que se acusase de antisemitismo a su Gobierno. Pues bien, en Madrid, en la manifestación que ni Moratinos ni Zapatero han querido desautorizar, como exigía el PP, dirigentes del PSOE marcharon sonrientes junto pancartas equiparando a los judíos  y a los "yanquis" con los nazis. Se escucharon gritos como "estado sionista, estado terrorista". Pedro Zerolo, en declaraciones la prensa, llamó a Bush "señor de la mierda". Para Victor Harel, embajador de Israel, la protesta del PSOE es "un premio a los terroristas".

0
Desde el PSOE insistían este jueves que las manifestaciones convocadas en varias ciudades de España eran por "el cese de la violencia de todos" y no contra Israel. Moratinos respondía airado que no iba "a tolerar" que se acusase de antisemitismo a su Gobierno. Pues bien, en Madrid, en la manifestación que ni Moratinos ni Zapatero han querido desautorizar, como exigía el PP, dirigentes del PSOE marcharon sonrientes junto pancartas equiparando a los judíos  y a los "yanquis" con los nazis. Se escucharon gritos como "estado sionista, estado terrorista". Pedro Zerolo, en declaraciones la prensa, llamó a Bush "señor de la mierda". Para Victor Harel, embajador de Israel, la protesta del PSOE es "un premio a los terroristas".
Imagen de Telemadrid.
(Libertad Digital) Varios miles de personas se han manifestado este jueves en Madrid contra Israel, convocadas por el PSOE, los sindicatos y algunas asociaciones de izquierdas. El tono de la manifestación no ha podido ser más agresivo contra Israel, con banderas palestinas y republicanas que se mezclaban con pancartas y gritos con todo tipo de insultos a Israel como terrorista, genocida, asesino. Incluso había carteles con lemas tan abyectos como: "Nazis, yanquis y judíos, no más pueblos elegidos". También se acusaba abiertamente de genocidio al Estado de Israel.
 
Sin embargo, no había una sola pancarta contra los actos terroristas que padece Israel. Es más, un ciudadano que se "atrevió" a mostrar una pancarta que rezaba "Israel sí quiere la paz, quienes votan a Hamas y Hezbolá no", necesitó protección policial, mientras los asistentes a la manifestación socialista le llamaban "nazi" o "asesino" entre otros improperios.
 
El embajador de Israel ya adelantaba horas antes de la manifestación que ésta se convertiría en "un premio para los terroristas". El dirigente del PP, Jorge Moragas, exigió, sin éxito, a Zapatero que desautorizase una marcha convocada por su partido contra un estado "aliado y amigo de España" y que podría convertirse en "el preludio" de una "grave crisis diplomática". El propio Harel reconocía antes de la manifestación que las relaciones con España "no pasaban por su mejor momento". Sin embargo, desde el PSOE no sólo no se ha desautorizado, sino que importantes dirigentes como Ruth Porta, Pedro Zerolo o el eurodiputado Carlos Carnero han dado cobertura con su presencia a los gravísimo insultos proferidos contra el Estado de Israel y el pueblo judío.
 
Pero Zerolo no se conformó con insultar a los judíos. En declaraciones a la prensa dijo que el motivo de la manifestación era protestar contra los "señores de la mierda", en clara alusión al presidente de EEUU, George W. Bush, que recientemente se refería coloquialmente al conflicto como "esta mierda" sin percatarse de que había un micrófono abierto. Además dijo que la marcha pide el "no a la guerra", y consideró que el conflicto de Irak se justificó como necesario para extender "la democracia y la paz", y tres años después "no se ha extendido la paz, sino la guerra y no se han respetado los resultados democráticos de algunos países".
 
La marcha partió de la Puerta del Sol y terminó con la lectura de un manifiesto en la Plaza de Opera, a cargo del actor Juan Diego Botto y la periodista Teresa Aranguren, se hizo un llamamiento para que "se paralice de inmediato la intervención armada" y se pidió la movilización de todas las instituciones.
 
A pesar de que en el manifiesto de la convocatoria ni se mencionaba el terrorismo de Hamas y Hezbolá, y todas las críticas se centraban en el estado de Israel, desde el PSOE se insistía a lo largo de este jueves en que era una convocatoria por la paz y no contra Israel. "Las manifestaciones son para pedir el cese de la violencia, algo que al PP no le preocupa, es decir las víctimas inocentes en el Líbano y las víctimas inocentes en Israel. Se pide que cese la violencia por parte de Hezbolá y por parte de Israel, así como el uso desproporcionado de la fuerza y que se respete la soberanía del Líbano", señalaba Rafael Estrella en Europa Press.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios