Menú

Ibarra critica la gestión que hace Zapatero de la tregua y afirma que "sentaría a mi lado al líder de la oposición"

El presidente de Extremadura, que hace unos días anunciaba su adiós a la política cuando concluya la legislatura, volvió a romper este sábado la política de bloque en el seno del PSOE para censurar la gestión de la tregua que está haciendo Zapatero. A pesar de que nunca ha pasado la línea de la crítica y que, en muchas ocasiones, ha rectificado horas o días después sus palabras para unirse a las tesis que se marcan desde Ferraz, Ibarra no sólo critica la actitud de Zapatero en el alto el fuego, sino que insiste en censurar a los nacionalistas y en atacar a los medios y a Zaplana por investigar los agujeros negros del 11-M.

0
"
(Libertad Digital) En una entrevista en el diario ABC, el histórico dirigente del PSOE censura abiertamente la gestión que de la actual tregua está haciendo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Tras declararse "muy pesimista" sobre el actual alto el fuego, ya que "siempre que ha habido un nuevo presidente, ETA ha dicho que quería sentarse a negociar", el presidente extremeño asegura que, en una negociación con los terroristas, él “sentaría a mi lado también al líder de la oposición, para que el tío que está enfrente vea que hay un acuerdo de Estado total. Estaría muy bien una reunión del Gobierno y la oposición diciéndole a ETA: Mire, yo que gobierno le digo no, y este que va a gobernar, tampoco. Pierda cualquier esperanza", asegura.
 
Ibarra también analiza la influencia de los nacionalismos en el desarrollo política de España a lo largo de los últimos veinticinco años. "Hicimos un pacto constitucional en el que derecha e izquierda renuncian a su programa de máximos; no así los nacionalistas, que no renuncian a nada. Y ahí está el talón de Aquiles de lo que está ocurriendo respecto a la eterna discusión de qué es España. Que no ocurre más que aquí, en ninguna otra parte. Aquí, los nacionalistas, que firmaron un pacto constitucional, siguen queriendo irse", afirma. Debido a esto, se muestra partidario de llegue un momento en el que "en la Constitución o fuera de ella se digan exactamente los poderes a los que el Estado no puede renunciar en ningún momento", ya que "los nacionalistas seguirán intentando dar otro y otro paso. Ya lo ha dicho Artur Mas: Este es el principio. Seguirán adelante; son secesionistas", apunta.
 
Por ello, insiste en la idea, que ya hizo pública hace un par de años, de llevar a cabo una reforma electoral que reste peso político a las minorías nacionalistas. A su juicio, "conviene que cuando los gobiernos toman decisiones respecto a la descentralización no sean consecuencia del chantaje de las minorías. Y todos los cambios que se han producido en España han sido cuando los Gobierno centrales no tenían mayorías absolutas. González no cede el 15 por ciento por convicción sino porque está en minoría; Aznar no cede el 33 por ciento por convicción sino porque está en minoría y Zapatero no hace una reforma del Estatuto catalán por convicción sino porque está en minoría".
 
El presidente extremeño también censura en la entrevista la actitud del PP y de algunos medios de comunicación sobre los agujeros negros del 11-M. Así insiste en lo ya anunciado esta semana por otros líderes socialistas, la posibilidad de que el PSOE tome acciones judiciales contra quienes supuestamente les acusan de participar en una conspiración para derrocar al Gobierno del PP. Pide que quien tenga pruebas de la conspiración las presente en un juzgado, y no se olvida de atacar al portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, quien, a su entender, se está convirtiendo en "cabeza visible" de la denuncia de la conspiración para protegerse de los supuestos escándalos de corrupción que han existido en Terra Mítica o por los contratos que firmó la Comunidad Valenciana con el cantante Julio Iglesias.
 
Por último, Ibarra justifica la marcha de barones socialistas como Bono, Vázquez, Redondo, Maragall o él mismo en el necesario relevo generacional. "Nosotros somos de una generación que representaba el intento de terminar con una España casposa, aislada, que venía de una dictadura... eso éramos, los representantes de una España que no queríamos que fuera. Hoy la España que tenemos no es ésa, es moderna, abierta al mundo, con capacidad, que crece; ésa es la España que nosotros hemos creado y que puede que a veces no entendamos al cien por cien. No puedo aspirar a representar algo que no es lo mío, que es lo que he hecho, pero no es mi tiempo. Yo creo que Zapatero representa mejor esa España que nosotros", afirma.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation