Menú

Interior indemniza a los policías Parrilla y Rivera por dañar su honor

Interior indemnizará con 120.000 euros a los dos policías que estuvieron 24 días en prisión acusados de revelación de secretos.

0

El Ministerio de Interior se ha visto obligado a indemnizar a los policías Celestino Rivera y Antonio Parrilla, que estuvieron 24 días en prisión por orden del juez del Olmo. El magistrado les acusó de tráfico de explosivos y de revelación de secretos, únicamente por el hecho de tomar un café con un periodista del diario El Mundo.

Ambos agentes permanecieron en prisión desde el 1 de diciembre hasta el 24 del mismo mes hasta que un ciudadano anónimo pagó en Nochebuena parte de la fianza de 300.000 euros que el juez les había impuesto, más alta que la que se ha puesto a dirigentes de Batasuna que están en libertad provisional.

En este sentido, el Ministerio del Interior ha aprobado una indemnización de 120.000 euros para los dos agentes, es decir, 60.000 euros a cada uno para resarcirles del trato que recibieron. Y es que el departamento dirigido por Pérez Rubalcaba ha reconocido se pudo producir "perjuicio del honor y reputación profesional, tanto pro la instrucción del expediente como por la difusión mediática del hecho de la detención".

Por ello, Interior abonará 40.000 euros a cada uno por daños relativos a su honor por la publicación en la prensa de notas informativas del Cuerpo Nacional de Policía y otros 19.451 en concepto de "secuelas de síndrome depresivo postraumático y alteración de la personalidad".

De hecho, el área técnica de Interior ha desacreditado los informes internos de la Policía, que defienden con tesón la actuación contra los agentes Parrilla y Rivera. Sin embargo, el Ministerio niega otro tipo de indemnizaciones a estos policías.

"Aunque la dificultad de acreditación de los datos de índole moral no excluye el reconocimiento de una indemnización, no toda alegación de daños morales merece el reconocimiento de una reparación económica, no basta una vaga y genérica invocación de aquéllos, es necesario probar que el hecho causante ha supuesto una lesión efectiva y no simplemente hipotética", sentencia el texto.

La operación dirigida por el juez Del Olmo fue llevada a cabo por la Unidad de Asuntos Internos y en el caso se mezclaron las acusaciones de revelación de secretos y tráfico de explosivos. Mientras tanto, la Policía lanzó a los medios de comunicación datos en los que se implicaban a Parrilla y Rivera en la trama de explosivos.

Además, de ser juzgados la Policía les abrió un expediente disciplinario, que ha mantenido abierto hasta el 9 de marzo de 2010 a pesar de que el 26 de mayo de 2009, la Audiencia Provincial de Madrid dictó una sentencia que absolvía completamente a los dos agentes encausados. En el fallo se criticó duramente la actuación policial y judicial en el caso.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios