Menú

El dilema de los tres senadores de UPN: ¿Por quién es mejor ser sancionados?

Poco se habla de ellos pero su posición es igual de complicada que la de Cervera y Salvador en el Congreso de los Diputados. Los tres senadores regionalistas integrados en el Grupo Popular -Palacios, Caballero y Pérez Lapazarán- sufren la amenaza de sanciones tanto por parte de UPN como del PP. Aunque no hay nada en firme, dos de ellos parece que acatarán la disciplina de voto popular. Pío García Escudero sigue a la espera de su decisión, ya que sus votos podrían ser clave para rechazar las Cuentas Públicas y devolverlas a la Carrera de San Jerónimo.

UPN expedienta a Del Burgo y Cervera
0
Poco se habla de ellos pero su posición es igual de complicada que la de Cervera y Salvador en el Congreso de los Diputados. Los tres senadores regionalistas integrados en el Grupo Popular -Palacios, Caballero y Pérez Lapazarán- sufren la amenaza de sanciones tanto por parte de UPN como del PP. Aunque no hay nada en firme, dos de ellos parece que acatarán la disciplina de voto popular. Pío García Escudero sigue a la espera de su decisión, ya que sus votos podrían ser clave para rechazar las Cuentas Públicas y devolverlas a la Carrera de San Jerónimo.
"
LD (Pablo Montesinos) José Cruz Pérez Lapazarán, José Ignacio Palacios y María Caballero son los tres senadores de Unión del Pueblo Navarro integrados en el Grupo Popular. Aunque sus nombres han quedado en un segundo plano, sus votos podrían ser fundamentales para rechazar los Presupuestos Generales del Estado una vez lleguen a la Cámara Alta.
 
A día de hoy, dos de los tres senadores ya han dicho que acatarán la disciplina de voto del Partido Popular. Estos son Palacios y Pérez Lapazarán. Fuentes regionalistas consultadas por Libertad Digital aseguran que el Comité de Garantías y Disciplina de la formación tomará nota de sus actos, y podrían ser expedientados como ya lo han sido Ignacio del Burgo y Santiago Cervera. Sin embargo, agregan, "todavía no se ha tomado ninguna decisión".
 
En el caso de María Caballero, la senadora ya ha insinuado que sí acatará la instrucción dictada por Miguel Sanz. Un hecho que también le acarrearía una sanción, en este caso por parte del Partido Popular. Su grupo en la Cámara Alta tiene establecido una serie de sanciones -a semejanza que en el Congreso de los Diputados- para este tipo de insurgencias. Un hecho que podría suponer una multa en torno a los 300 euros.
 
Las cuentas de García Escudero
 
Contando con los tres votos de los senadores regionalistas, Pío García Escudero contaría con un total de 124 votos -los de su grupo- para rechazar las Cuentas Públicas. Sin embargo, la mayoría se sitúa en 133, cifra necesaria para devolver los Presupuestos al Congreso de los Diputados.
 
Con esta base de fondo, las cábalas y las quinielas se multiplican en la Cámara Alta. El PP descarta, por evidentes, los 105 votos del Partido Socialista. Quedarían entonces los 16 votos de Entesa (PSC, ERC e ICV), los 4 del PNV, los 7 de CiU y los 8 del Grupo Mixto (cuyos dos de sus senadores son de Coalición Canaria). En total, 164 senadores.
 
Los populares no descartan poder llegar a los 133: "ya lo conseguimos el año pasado, aunque bien es cierto que teníamos más senadores". Ahora, reconocen, "la cosa está más justa" aunque juegan con una baza evidente: los diecinueve senadores más que el PSOE.
 
Es por lo ajustado de la votación, por lo que los votos de José Cruz Pérez Lapazarán, José Ignacio Palacios y María Caballero podrían llegar a ser fundamentales. Uno de los pilares fundamentales de Miguel Sanz para abstenerse en la votación de los PGE es que los votos de los regionalistas "no serán determinantes para su aprobación o rechazo". Sin embargo, en la Cámara Alta esta no es la realidad.
 
Las incógnitas quedarán resueltas en el transcurso del nueve y diez de diciembre, días en los que los Presupuestos de la Nación llegarán a la segunda cámara de representación.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios