Menú

La campaña de Atutxa por Egunkaria deja al descubierto a los que no quieran colaborar

La iniciativa de Atutxa para aportar donativos al diario Egunkaria –cerrado por su relación con ETA, no por motivos económicos– además de paradójica es peligrosa. El dinero recaudado llega a una cuenta de Kontseilua junto a una lista con los nombres y apellidos de los trabajadores del Parlamento que han pagado. Por defecto, aparecen los que no lo han hecho.

(Libertad Digital) Si este jueves era noticia que el presidente del Parlamento vasco donara 30 euros de sus sueldo a un diario que, once años atrás consideraba etarra, ahora trasciende que los métodos para dirigir ese dinero –el de Atutxa y el de los trabajadores del Parlamento que se sumen– suponen un peligro real para quienes se nieguen a hacerlo.

Desgraciadamente, cualquier lista en la que figuren nombres y apellidos en el País Vasco puede caer en manos de ETA como ya ha ocurrido en muchas ocasiones. Para apoyar a Egunkaria, la iniciativa de Atutxa consiste en que los funcionarios de la Cámara vasca que libremente quieran aportar parte de su sueldo diario lo harán identificándose en una lista que se remitirá, junto al dinero, a una cuenta bancaria del Kontseilua (paraguas bajo el que actúan todas las organizaciones y fundaciones relacionadas en teoría con la defensa del euskera) a la que pertenece Egunkaria.

El problema se le plantea a los que no figuren en esa lista. Esos no han pagado y se sabe por mera eliminación. Por lógica, tratándose del País Vasco, entra en juego la intimidación y el miedo. La técnica recuerda a otros episodios puestos en práctica por Batasuna y su entorno.

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy ha pedido a Atutxa que retire "lo antes posible" la iniciativa: "No se le puede decir a unos funcionarios que aporten una determinada cantidad para Egunkaria y a continuación decirles que se hará público el nombre de los funcionarios que hayan hecho esta aportación".

Una práctica conocida

El 5 de octubre de 2001, la ilegalizada Gestoras Pro Amnistía recaudó dinero de una forma similar. La campaña consistía en un reparto de folletos en comercios del País Vasco para invitar a efectuar domiciliaciones bancarias para hacer frente a los gastos de “la represión”

La iniciativa fue presentada hace dos años en conferencia de prensa en San Sebastián por los miembros de Gestoras Juan María Olano y Jagoba Terrones. Con una lista de comercios y otra de benefactores, aparecían por defecto los que no aportaban donativos a la causa de Gestoras, bien conocida. Olano explicaba entonces que con la iniciativa Gestoras Pro-Amnistía proponía que los vascos "paguen a escote" lo que consideran "una auténtica extorsión económica al conjunto de Euskal Herria", que se materializa, en su opinión, a través de la política de dispersión penitenciaria, la "desasistencia" médica a los reclusos y las dificultades de defensa jurídica a los detenidos.

Otamendi, en la comisión de Derechos Humanos del Parlamento

El director del "Euskaldunon Egunkaria", Marcelo Otamendi, comparecerá el próximo lunes ante la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco a petición de los grupos que sustentan al Gobierno Vasco, PNV, EA e IU-EB, para informar sobre la operación judicial y policial contra este periódico.

Será otro de los escenarios, después de pasar por varios medios de comunicación y tres universidades catalanas, en los que el director del diario relatará sus versiones sobre la tortura. El manual de ETA de 1998 lo dejaba claro y se está cumpliendo, como indicó Acebes, todo lo que en él se decía sobre la estrategia de denunciar torturas.

Temas

En España

    0
    comentarios