print
TVE CAMBIÓ LEMA EN SUS RÓTULOS

La concentración contra ETA organizada por los partidos duró cinco minutos y apenas llegó a Cibeles

Con música a todo volumen, triple fila de vallas y un recinto para autoridades se evitó que el abucheo caracterizara los cinco minutos –dos de ellos, de silencio– que duró la concentración contra ETA en Madrid. Esta vez se respetó el silencio respetuoso por el agente asesinado. El mensaje final fue que el Gobierno tiene el apoyo para derrotar a ETA pero por el momento las peticiones sobre ANV o sobre el permiso para hablar con la banda siguen sin verse satisfechas. Rajoy dijo que la AVT debió asistir al acto. TVE decidió cambiar el lema en sus rótulos y apareció “paz” en vez de “libertad”.



Noticia publicada el 04-12-2007

L D (Agencias) Pocas personas secundaron este martes la concentración convocada por todas las formaciones políticas con representación parlamentaria, excepto ERC, que se desligó a última hora (PSOE, PP, CiU, PNV, IU-ICV, BNG, CC, CHA, EA, Na-Bai y Nueva Canarias), las patronales CEOE y CEPYME y los sindicatos CC.OO., UGT y USO en repulsa por el atentado de ETA del pasado sábado en Capbreton (Francia).

La concentración, que comenzó puntual a las 19.00 horas en la plaza de la Independencia de Madrid (Puerta de Alcalá), arrancó con la lectura de un manifiesto de condena del terrorismo al que siguieron dos minutos de silencio. La Delegación del Gobierno no ofreció esta vez datos de asistencia pero ni siquiera se llegó a la Plaza de Cibeles. UGT dice que ha sido seguida por 40.000 personas.

El dispositivo de seguridad no tenía precedentes en este tipo de actos para evitar incidentes. Además, los políticos estaban encerrados en un redil para eludir los abucheos. UGT jugó también un papel predominante para decidir qué medios podían cubrir el acto y cuáles no. Al fotógrafo de Libertad Digital, un miembro de este sindicato le impidió el paso. Cuando el profesional le enseñó el carné de prensa, el sindicalista le espetó: "Tú, ni de coña", impidiendo así que realizara su trabajo.

Una sindicalista de UGT leyó el manifiesto

El manifiesto fue leído por una representante de UGT en una empresa de "telemarketing". Fuentes de los organizadores del acto informaron a Efe de que se acordó que ninguno de sus dirigentes leyera ese manifiesto y coincidieron en la conveniencia de que lo hiciera alguna persona no conocida por la ciudadanía.

Fue una mujer que había trabajado en la organización de la concentración y que es representante de UGT -según informaron a Efe fuentes de este sindicato- la elegida finamente para dar lectura a ese manifiesto. Previamente, se había barajado la posibilidad de que fuera un guardia civil, un letrado del Congreso o un periodista quien leyera el texto, pero todas esas opciones se fueron descartando por una u otra causa. La lectura del comunicado se ciño a la literalidad de lo pactado.

El manifiesto condenó el último "crimen" de ETA con el convencimiento de que la banda terrorista "nunca conseguirá doblegar a la democracia". El texto incidió también en el apoyo al Gobierno "para derrotar a ETA". El manifiesto expresó su "especial" solidaridad con los miembros de la Guardia Civil a la que pertenecen las dos víctimas del atentado de Capbreton (Francia).  "Lo único que pueden esperar los terroristas es que la acción contundente de la Justicia les haga pagar por sus crímenes", decía el texto. Asimismo, dio su apoyo y respaldo "a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad y a todos los componentes de la Administración de Justicia en la lucha contra el terrorismo".

El acto fue convocado el mismo día del atentado bajo el lema "Por la libertad. Para derrotar a ETA'" después de que los grupos políticos, sindicatos y empresarios consensuaron en el Congreso de los Diputados una declaración conjunta en la que expresaron su solidaridad con los dos guardias civiles que habían sufrido por la mañana un atentado de ETA en Francia y su apoyo al Gobierno en la lucha antiterrorista.
 

TVE cambió el lema de la concentración durante la emisión de la misma. En lugar de "Por la libertad", la televisión pública decidió emplear otra palabra que le gustara más a Zapateo y tituló "Por la paz". En la imagen se puede apreciar cómo aunque el lema oficial estaba repetido hasta seis veces, TVE insistió en el suyo.
 
Representación de partidos políticos
 
La iniciativa contó con la asistencia del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, que acudió a la misma no como representantes del Gobierno sino en calidad de integrante de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. Además de Caldera, la delegación del PSOE en la concentración estuvo encabezada por el secretario de Organización del PSOE, José Blanco; el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Diego López Garrido; el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez; y el líder del Partido Socialista del País Vasco, Patxi López.
 
Como había anunciado previamente, a la concentración no se sumó el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero.
 
Por parte del PP acudió el líder del partido, Mariano Rajoy, así como el secretario general, Ángel Acebes, y el portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana, entre una amplia representación de la plana mayor de los populares. Asismismo, también secundaron la concentración la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón.
 
El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, encabezó una amplia representación de la dirección de la coalición de izquierdas, que también contó con representantes de este partido en la Comunidad de Madrid.    
 
El consejero de Interior, Relaciones Institucionales y Participación, Joan Saura, representó a la Generalidad, junto al delegado del Govern en Madrid, José Cuervo, en la concentración. Asimismo, también asistieron el senador de ERC Carles Bonet, que acudió de forma "autónoma" y el diputado de CIU en el Congreso Josep Sánchez Llibre.
 
A la concentración junto a la madrileña Puerta de Alcalá también se sumaron los representantes de Unión, Progreso y Desarrollo (UPD) Rosa Díez y Mikel Buesa, ex presidente del Foro Ermua.  
 

"Crispar ayuda a ETA"



Los grandes ausentes, además de Zapatero
 
La gran ausente en esta concentración fue la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que durante esta legislatura ha convocado con gran éxito de asistencia ocho manifestaciones contra la política antiterrorista del Gobierno. La asociación presidida por Francisco José Alcaraz no acudió por considerar que previamente habría que revocar la resolución parlamentaria de mayo de 2005 y que Zapatero debería instar a la Fiscalía General del Estado a que ilegalice ANV y el PCTV.
 
Unas reivindicaciones que también reclamó el Foro Ermua. El presidente del Foro de Ermua, Iñaki Ezkerra, manifestó que el Foro "no está en contra" de la convocatoria pero no encuentra "suficientes estímulos" para secundarla. Por ello consideró que cada miembro de la asociación acudiera en conciencia.
 
Esta concentración tampoco contó con la presencia de María del Mar Blanco, presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco, de la misma manera que la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), que reconoció encontrarse "muy cerca del sentir de la AVT".
 
Sí acudieron, por contra, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite), la Federación Autonómica de Asociaciones y la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo.  Así, por parte de la Federación Autonómica de Asociaciones acudieron su presidente, Joaquín Vidal, mientras que el vicepresidente de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Jesús Ramírez, representó a la asociación en el acto ya que su presidenta, Pilar Manjón, no pudo acudir a la convocatoria por encontrarse fuera de Madrid.
 



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados