Menú

La guerra entre socialistas, peneuvistas y batasunos incendia ETB

La resaca de la celebración del aniversario del Estatuto de Guernica ha provocado en ETB uno de sus momentos internos más convulsos. La guerra abierta entre socialistas, peneuvistas y batasunos ha incendiado la redacción. Acusaciones en periódicos, comunicados de prensa, concentraciones...

0

ETB, la televisión pública vasca, comenzó sus emisiones el 31 de diciembre de 1982, a las doce de la noche, con un discurso navideño del por entonces lehendakari Carlos Garaikotxea. Desde ese momento, el Gobierno vasco, hasta hace apenas dos años siempre en manos del PNV, utilizó la radio-televisión pública como correa de trasmisión de la ideología nacionalista, mezclando constantemente información con opinión.

La llegada del PSE a Ajuria Enea supuso un importante cambio de rumbo en la casa. Los veteranos mandamases, los que decidían día a día la política informativa del Ente fueron, o bien despedidos e indemnizados, o bien apartados a posiciones sin mando. Sus puestos fueron ocupados por personas de confianza dentro el socialismo vasco. En ese momento, empezó una guerra soterrada por el control de la redacción de la televisión vasca.

La conmemoración del XXXI aniversario de la aprobación del Estatuto de Guernica, que se celebró el pasado 25 de octubre en la sede de la Presidencia del Gobierno vasco, en Vitoria, y, exactamente, una pieza informativa sobre la cita que debía emitirse en el Teleberri –Telenoticias– de ETB-2 –la más vista, que emite en castellano– ha desembocado en una guerra abierta entre socialistas, peneuvistas y batasunos que ha incendiado la redacción de Informativos y ha provocado en ETB uno de sus momentos internos más convulsos.

La polémica se inició con una noticia filtrada a los medios del grupo Noticias, muy afín al PNV, en la comunidad vasca. Deia, Noticias de Álava y Noticias de Guipúzcoa informaban en sus ediciones de la revuelta casi popular que se había producido el 25 de octubre en la redacción de Informativos de ETB-2. ¿La razón? El director de Informativos habría dictado una noticia que sería excesivamente tendenciosa, reflejando las tesis políticas de los socialistas vascos, y nadie quería realizarla.

Los diarios del Grupo Noticias informaron asimismo de que hasta dos redactores-funcionarios de la plantilla se habían negado a realizar y firmar esa pieza. Tras esto, la orden habría recaído sobre una periodista con contrato temporal, que no habría podido negarse, por su situación laboral, a realizar el trabajo.

Cuando la polémica generada por la noticia parecía calmarse, entró en escena el Director de ETB, el periodista Miguel Ángel Idígoras, que en una entrevista en El Correo –diario del grupo Vocento con muy buenas relaciones con el PSE– afirmaba que "en ETB hay una minoría radical que se ha hecho con el poder interno de la redacción".

Según dijo, "durante 30 años, en ETB se ha convivido gracias a un pacto de no agresión entre las direcciones nacionalistas y el mundo más radical de la plantilla. El PNV dirigía la televisión y, a cambio, la izquierda más radical, respaldada por ELA y LAB, campaba a sus anchas. Eso permitía una televisión para medio país". Tras esto, aseguró que "queremos dirigir la empresa y, al hacerlo, los sectores más radicales han puesto pie en pared para decirnos que son ellos los que tienen el poder y marcan la pauta".

Tras estas declaraciones, el PNV se echó encima del responsable de la televisión vasca. A través de un comunicado de su Ejecutiva, consideró que "detrás de este tipo de manifestaciones sólo se esconde la necesidad de desviar la atención y justificar la incompetencia e incapacidad para dirigir y gestionar la televisión pública vasca del actual equipo" y solicitó la comparecencia del director general de EiTB, Alberto Surio, en el Parlamento vasco y en el Consejo de EITB para que "ratifique o rectifique" las "inaceptables, extemporáneas e impropias" declaraciones del director de ETB.

A la dura reacción del partido de Iñigo Urkullu se unieron también la de los sindicatos ELA –próxima al PNV– y LAB –próximo a Batasuna-ETA–, que no dudaron en sacar a los trabajadores de ETB a la calle para protestar, exactamente, frente a la sede central de la compañía, en Bilbao. Este acto, al que acudió una cincuentena de trabajadores, coincidió con la llegada de Patxi López a las jornadas de la Forta –Ente que agrupa a todas las televisiones autonómicas– que se celebraron en la capital vizcaína, lo que permitió un recibimiento caliente al lehendakari.

La propia EiTB tuvo que emitir ayer lunes un comunicado en el que reiteraba su apoyo al director de ETB, Miguel Ángel Idígoras, y rechazaba las "falsas afirmaciones de que se ha intentado imponer a una redactora un texto no escrito por ella", negando asimismo que "los criterios del jefe del área tuvieran una intencionalidad política". Además, hacía pública la pieza de la polémica, para que los ciudadanos pudiesen verla y llegar a sus propias conclusiones.

Este mismo martes, el Gobierno vasco, a través de su portavoz, cerraba filas con los máximos responsables de EiTB y ETB, y les volvía a mostrar su confianza en ellos. Idoia Mendia aseguraba que cuentan con la "total y absoluta confianza" del ejecutivo regional y subrayaba que "por primera vez en la historia" hay profesionales "competentes e independientes al frente del ente público".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios