Menú

La Justicia frena el intento de quitar la festividad de la Constitución y la Hispanidad

El ayuntamiento de Amurrio (Álava) decretó en 2009 que la festividad de la Hispanidad y la Constitución podían ser optativas para los funcionarios locales. Ahora, la Justicia ha anulado este decreto municipal. La delegación del Gobierno se desentendió y renunció a llevar el caso a los tribunales.

0

El 7 de julio de 2009, el alcalde de Amurrio, Pablo Isasi (Eusko Alkartasuna), aprobó un decreto municipal que regulaba los calendarios laborables de los distintos servicios municipales. En el punto 3 del citado decreto, se permitía trabajar los días 12 de octubre y 6 de diciembre cuando no sean domingo o día de descanso, sustituyéndolo por otros de libranza. Eso sí, con tres requisitos: debían solicitarlo por escrito, supeditarlo a las necesidades del servicio y que las horas trabajadas sean consideradas como laborables.

De esta forma, el gobierno local nacionalista de la tercera localidad de Álava asumía como propia una propuesta que había pedido al consistorio el sindicato proetarra LAB y convertía en una festividad optativa tanto el día de la Constitución como el día de la Hispanidad.

Pocos días después de la aprobación de ese decreto, la única edil del PP en el municipio, Montserrat Canive, acompañada por el presidente comarcal del Valle de Ayala, Santiago Abascal, anunciaron que los populares llevarían el decreto ante la Justicia, en lo que consideraban un intento nacionalista de "borrar toda huella de España".

Aunque parezca extraño, la denuncia del PP no fue acompañada por una similar ni de la subdelegación del Gobierno en Álava, que dirige la socialista Gloria Sánchez, ni por una de la delegación del Gobierno en el País Vasco, a cuyo frente está el también socialista Mikel Cabieces. Y eso, pese a que ambas instituciones tuvieron conocimiento del decreto del consistorio alavés.

Ahora, el juzgado de lo Contencioso Administrativo número dos de Vitoria ha dado la razón al Partido Popular y ha anulado el decreto del ayuntamiento de Amurrio, según una sentencia hecha pública la pasada semana, y a la que ha tenido acceso Libertad Digital.

En la misma, el tribunal recuerda que en el artículo 45 del Real Decreto 2001/1983 de 28 de julio, sobre regulación de la jornada de trabajo, jornadas especiales y descansos en redacción dada por el Real Decreto 1346/1989 de 3 de noviembre, "se establece que las fiestas laborables de ámbito nacional, de carácter retribuido y no recuperable, serán, en su carácter cívico, las siguientes: 12 de octubre, Fiesta Nacional de España, y 6 de diciembre, día de la Constitución Española".

Según explica, "de la lectura de este artículo se puede fácilmente observar que los días 12 de octubre y 6 de diciembre son festivos nacionales, que no son sustituibles por otros, salvo en el caso de coincidir con domingo, supuesto en el cual las comunidades autónomas podrán sustituirlas por una fiesta tradicional propia".

Por último, la sentencia recuerda que "el artículo 62.2 de la Ley 30/1992 sanciona con la nulidad de pleno derecho las disposiciones administrativas que vulneren la Constitución, las leyes u otras disposiciones administrativas de rango superior", que es, precisamente, lo que hace el decreto municipal del consistorio de Amurrio.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios