Martes 2 de Noviembre
Actualizado a las 00:35:39
LD

Libertad Digital: Noticias y opinión en la Red

España

"POR VERGÜENZA LA POLÍCIA NOS TENÍA QUE HABER AVISADO"

La madre del policía asesinado por el grapo absuelto desea a Zapatero que no viva jamás su experiencia

La madre de Javier Sanz Morales, el policía nacional vallisoletano asesinado por el miembro del grapo [en la foto] que ha quedado en libertad, ha deseado a Zapatero que no tenga que experimentar jamás como padre no sólo la trágica experiencia sufrida por ella entonces, sino la impotencia de ver ahora en la calle al asesino de Javi. De la absolución del terrorista, denuncia, se enteró por la prensa. "No nos ha llamado nadie. Por vergüenza, la Policía nos tenía que haber avisado". Además le ha pedido al presidente que endurezca las penas y que hechos de este tipo no vuelvan a producirse.

"
L D (Europa Press) Desde su piso de La Cistérniga (Valladolid), repleto de fotografías y recuerdos de su hijo, Francisca Morales, en una entrevista concedida a la Gaceta de los Negocios y recogida por Europa Press, aprovechó para, con una mezcla de indignación, rabia y frustración, dirigirse a Rodríguez Zapatero para pedirle que endurezca las penas y que hechos de este tipo no vuelvan a producirse.
 
La madre de Javier Sanz Morales, el policía nacional vallisoletano asesinado por el terrorista del grapo, Marcos Martín Ponce, cuya condena a 30 años de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional ha sido anulada ahora por el Tribunal Supremo, expresó su deseo de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no tenga que experimentar jamás como padre no sólo la trágica experiencia sufrida por ella entonces sino la impotencia de ver ahora en la calle al asesino de Javi.
 
"Si él tiene dos hijas, espero que no sepa lo que es perder un hijo, y si pudiera hablar con él se lo diría. No me gustaría que le pasara algo así, esto es horroroso", aseguró Francisca, quien aseguró haberse enterado de la absolución del asesino de su hijo a través de los medios de comunicación. "No nos ha llamado nadie. Por vergüenza, la Policía nos tenía que haber avisado", denunció.
 
La progenitora del agente asesinado sí deseó todo lo peor para el joven que acabó con la vida de su hijo de un disparo en la nuca. "Es un canalla y un cobarde, él va a estar en la calle mientras que mi hijo está enterrado. Le deseo que sepa lo que es sufrir, y aunque se arrastrara de rodillas, y mira que soy católica y creyente, no le perdonaría en la vida", confesó.
 
Y es que Francisca, además de la irreparable pérdida de Javi, siente haber perdido a otro hijo más. "Tengo otros cuatro hijos, y el mayor está destrozadito desde la muerte de su hermano. También era policía y está jubilado desde hace cinco años. Es que no me han matado a uno, me han matado a dos", incidió, para concluir no sin antes advertir que a la familia no le queda otra que afrontar la situación con "resignación, con un día bueno y otro malo. Se siente mucha pena y mucha impotencia".  
0 comentarios
Compartir:
Menéame Tuenti
Esta y otras noticias en la versión para móviles de LD: m.libertaddigital.com
Copyright Libertad Digital S.A.
C/ Juan Esplandiú, 13
28007 Madrid
Tel: 91 409 4766
Fax: 91 409 4899