Menú

La Unión de guardias exige que se restrinja el gasto en desfiles pero no en seguridad

La asociación de agentes denunció este miércoles que la restricción de medios afecten a la seguridad pero que, sin embargo, se siga gastando dinero en desfiles para recibir a los nuevos mandos. Además, alertó de que los patrullas de la Guardia Civil de Tráfico se convertirán en un lastre para la circulación.

0

El ministerio del Interior, y exactamente la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, elaboró el pasado mes de abril dos documentos en los que recogían un plan de disminución de servicios a "aplicar hasta nueva orden", con el objetivo de disminuir costes económicos y afrontar la falta de recursos económicos con los que cuenta la Benemérita, tal y como denunció el pasado lunes Libertad Digital.

Esta necesidad de recortes, fruto de la inacción y falta de previsión del Gobierno frente a la crisis económica, afecta sobre todo a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que deberá, entre otras cosas, disminuir los controles de alcoholemia, algo que fue aplaudido por Pere Navarro, Director General de Tráfico, el martes.

Este miércoles, la Unión de Guardias Civiles (UniónGC), una de las cuatro asociaciones profesionales con presencia en el Consejo del Instituto Armado, denunció que las restricciones en el seno del cuerpo influyan en la seguridad de los ciudadanos pero que, sin embargo, no se apueste por la misma restricción de medios cuando de hacer desfiles o paradas militares en honor a un nuevo mando se trata.

El secretario general de la asociación, Manuel Mato, afirmó que muchas de las medidas que se adoptarán por el plan de recortes supondrán "un repunte de la siniestralidad" en las carreteras. "Nosotros cumpliremos las órdenes, pero no queremos que nos responsabilicen de ellas. Esto es jugar con la vida de la gente. Ahora ya no podrán decir que hay no se cuántos miles de agentes en las operaciones salida y retorno, porque habrá los “efectivos impresdindibles”", dijo.

Del mismo modo, criticó la orden de que los vehículos de la Guardia Civil de Tráfico reduzcan la velocidad a la que circulan por la carretera, ya que, a su juicio, supondrán "un obstáculo para la circulación", debido a que "cuando los conductores ven un coche de tráfico frenan, y siempre te adelantan con muchísima precaución para no ser multados, viendo quien es el valiente que lo hace primero. Nosotros vemos las caravanas que se forman por el espejo retrovisor".

Respecto a la disminución de pruebas de alcoholemia aplaudida ayer por Pere Navarro, y tras informar de que el precio de las boquillas de las pruebas es de 0,14 euros, adelantó que esta medida traerá problemas en los cuarteles. "Las boquillas estarán contadas. Los mandos interpretan órdenes de formas muy diversas, por lo que habrá problemas por los controles que se hagan y no den positivo, sobre todo allí donde haya mandos obsesionados con las estadísticas. Eso es jugar con la seguridad vial, porque los agentes no se van a arriesgar a hacer un control de alcoholemia y fallar, que no de positivo".

Mato criticó el nombramiento del máximo responsable de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, el general Antonio Dichas, que, según dijo, "no tenía experiencia" en esta materia, cuando "existían infinidad de mandos con experiencia" en esta sección del cuerpo; así como el hecho de que no haya dinero para algunas cosas pero sí para otras.

En este sentido, dijo que el propio Dichas, antes de su toma de posesión en Tráfico, cuando mandaba en Andalucía, permitió que 37 todoterrenos de la Benemérita fuesen "utilizados como tractores para tirar las carrozas de una romería". Igualmente, según denunció, el teniente coronel José Hermida fue recibido, tras su nombramiento como jefe del sector de Tráfico de la Guardia Civil en La Coruña, con "una parada militar compuesta por 12 motos BMW, 15 vehículos, entre todoterrenos Toyota y los Alfa Romero, y un desfile en el que participaron más de treinta agentes de tráfico". "¿Qué necesidad había? ¿No sabemos hacer nada sin un desfile?", se preguntó.

Por último, el secretario de organización de UniónGC, Alejandro González, aseguró que "si además de no equiparse el sueldo" de los miembros del Instituto Armado con el de las policías autonómicas y locales, se les restringe también los materiales con los que desempeñan su trabajo, se va creando una "sensación general de desánimo" en los agentes, algo que "repercute en su trabajo y en la atención al ciudadano".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios