Menú

Leguina no se conforma con la espantada de Sebastián y dice que fue Simancas el que consintió que "meen" al partido

Siempre crítico con el "aparato" socialista, el último presidente del PSOE en la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, cree que la renuncia a ser concejal del candidato de Zapatero para el Ayuntamiento es "conveniente para todos". No obstante, el diputado del PSOE ha advertido que la "crisis" no desaparecerá. Y señala a Simancas. Le acusa de convertir al partido regional "en una alfombra para que por ella pasara José Blanco". Un comportamiento que conlleva riesgos, como ha dejado en evidencia el batacazo electoral: "Cuando uno se pone de alfombra suele pasar que a uno lo pisan y si viene algún perrillo, lo mea, y eso es lo que ha pasado".

Sebastián se marcha

Esta es mi miniguia molona
0
Siempre crítico con el "aparato" socialista, el último presidente del PSOE en la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, cree que la renuncia a ser concejal del candidato de Zapatero para el Ayuntamiento es "conveniente para todos". No obstante, el diputado del PSOE ha advertido que la "crisis" no desaparecerá. Y señala a Simancas. Le acusa de convertir al partido regional "en una alfombra para que por ella pasara José Blanco". Un comportamiento que conlleva riesgos, como ha dejado en evidencia el batacazo electoral: "Cuando uno se pone de alfombra suele pasar que a uno lo pisan y si viene algún perrillo, lo mea, y eso es lo que ha pasado".Sebastián se marcha
Joaquín Leguina, ex presidente de Madrid.
L D (Agencias) Retirado ya Sebastián, centró sus críticas en Simancas. El ex presidente Leguina afirmó que el secretario general del Partido Socialista de Madrid "ha convertido a la FSM en una alfombra para que por ella pasara la ejecutiva federal, especialmente, José Blanco" y añadió que "cuando uno se pone de alfombra suele pasar una cosa elemental, que a uno lo pisan y si viene algún perrillo, lo mea, y eso es lo que ha pasado", en declaraciones a Telemadrid recogidas por Europa Press.
 
Posteriormente, en declaraciones en los pasillos del Congreso, Joaquín Leguina afirmó que cada uno hace lo que considera oportuno, pero preguntado sobre si es bueno retrasar hasta después de las elecciones el relevo al frente del PSM-PSOE señaló que "probablemente si", aunque matizó que eso no quiere decir que la crisis "desaparezca".
 
Culpa a Zapatero
 
Remontándose a cómo se sucedieron los hechos, el diputado socialista dijo que "Rafael se convirtió en secretario general de la FSM en contra del intento de imposición de otro candidato por parte del secretario de Organización pero, inmediatamente después de conseguirlo, se puso a la orden de la Ejecutiva". "Así se desdibuja cualquier personalidad de la FSM. Y entre esas entregas a Ferraz, estuvo aceptar cualquier candidato que viniera para el Ayuntamiento. Simancas no puede echar la culpa de lo que ha ocurrido ni a Zapatero ni a Sebastián, pero yo sí", manifestó.
 
En este sentido le preguntó a Zapatero: "¿Por qué dos veces seguidas ha ofrecido la Alcaldía a dos amigos personales suyos? ¿Cómo que no tiene responsabilidad en lo que ha ocurrido? ¿Por qué se marchó Trinidad Jiménez sin que el PSOE tuviera un recambio? ¿Esta señora tampoco tiene ninguna responsabilidad en esta catástrofe? Si se hubiera quedado, después de cuatro años, ya la conocería todo el mundo. A Sebastián le conocía la elite económica. Creo que el director del Banco de Bilbao le conocía muy bien".
 
El mérito del adversario
 
No obstante, "el único culpable es una pareja que nos está fastidiando la vida: Gallardón y Esperanza Aguirre, que no hay que quitar mérito al adversario", opinó. Aunque admitía que la causa de la debacle no es una sola. También aludía a "la forma de trabajar de este partido en los últimos años. Yo, en esta campaña, sólo he hecho dos mítines. Podría haber hecho más pero no ha querido Ferraz. Allá ellos. Es decir, la forma de trabajar es mala. La forma de seleccionar el personal, ya no digamos, porque lo del mérito y la capacidad se ha abolido, sobre todo, tras la llegada de Zapatero", consideró.
 
Zapatero no gusta ni a los socialistas

Dentro de su lectura del mensaje político local, regional y nacional explicó en el caso de Simancas "se ofrecía tanto que no tenía crédito". En el de Zapatero apuntó que su discurso territorial "aquí no gusta, incluidos a los socialistas".

Esta situación es para Joaquín Leguina "muy preocupante. El Gobierno de Zapatero lleva tres años. La economía va como un tiro. La lógica política sería que Zapatero consiguiera en las próximas elecciones una mayoría absoluta. Sin embargo, acabamos de tener unos comicios y el PSOE ha bajado. Si fuera secretario general me preocuparía mucho". Pese a esto, ve muy difícil que Rodríguez Zapatero adelante las generales a octubre.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios