Menú

Los rehenes del paraíso obrero: Lea aquí el discurso que impidieron pronunciar a Raúl Rivero

El disidente cubano Raúl Rivero, que ha estado por la dictadura cubana por haber denunciado la situación de represión en su país, se disponía a hablar ante los alumnos de la universidad de Sevilla, cuando un grupo izquierdistas, "metástasis del castrismo" en palabras de Rivero, le acosaron violentamente y le impidieron pronunciarse. Este es el discurso que los procastristas le impidieron dar.

El disidente cubano Raúl Rivero, que ha estado por la dictadura cubana por haber denunciado la situación de represión en su país, se disponía a hablar ante los alumnos de la universidad de Sevilla, cuando un grupo izquierdistas, "metástasis del castrismo" en palabras de Rivero, le acosaron violentamente y le impidieron pronunciarse. Este es el discurso que los procastristas le impidieron dar.
Las decenas de periodistas que sufren hambre, enfermedad y castigo en las cárceles de la Isla de Cuba son  rehenes de un grupo de compadres que tomó el poder por la fuerza y por la fuerza se mantiene por casi medio siglo en un trono que se levanta sobre la policía y la propaganda.
 
Amanecer en una celda de castigo todos los días es una practica que produce una especie de hastío por la vida. Desayunar una brizna de pan sucio y trasnochado con un poco de  agua de azúcar  y esperar  unas cucharadas de arroz y hierbas en el almuerzo y la misma ración para la cena, es un antídoto contra toda ilusión.
 
Pero si, por ejemplo, uno tiene que esperar tres meses para ver a su familia durante dos horas en una celda con bancos de cemento y bajo los ojos de los guardias, tampoco tendrá mucho desvelo porque llegue el día de la visita y el reencuentro con las personas que ama.
 
Esta descripción no es un relato que produce el odio, el rechazo o la imaginación. Lo viví yo durante dos años y lo vive ahora mismo, este día  espléndido de la primavera del dos mil seis, Víctor Rolando Arroyo, el periodista de Pinar del Río que fue sometido a dos golpizas salvajes en la cárcel de Guantánamo. En el Guantánamo de la capitanía castrista, donde funciona un almacén de hombres hace más de 30 años.
 
Todo eso lo padece el joven informador Pablo Pacheco en la prisión de Canaleta, junto a sus colegas Pedro Argüelles y Adolfo Fernández Sainz y el joven foto reportero Omar Rodríguez Saludes, que cumple 28 años por fotografiar y filmar en su país zonas de la sociedad que la dictadura no quiere que se conozcan.
 
Lo sufren Normando  Hernández, un profesional que fundó una pequeña revista hecha con métodos artesanales en Camaguey y de la  que pudo sacar un solo número. Enseguida  los tribunales revolucionarios le pidieron una condena de cadena perpetua, aunque después se le rebajaran graciosamente a cinco lustros.
 
En el caso de Hernández, como en el muchos otros, hay que añadir el tormento de diferentes patologías mal atendidas debido a la escasez de medicamentos y a enorme población  penal y el hacinamiento de prisioneros. En galeras habilitadas para veinte cautivos suelen convivir quince o veinte más, que deben dormir en el suelo y compartir un solo  baño sanitario y el agua racionada.
 
Esta es la categoría de vida que lleva ahora en el Combinado del Este de la Habana, el poeta y periodista Ricardo González Alfonso, con el agravante de que ha sufrido dos operaciones en los siempre sospechosos quirófanos carcelarios y su herida inicial, que data de noviembre de 2004, no acaba de sanar, no cierra, no se cura.
 
Así pasa la juventud de Fabio Prieto Lorente, un joven corresponsal que languidece en una prisión en la Isla de Pinos, 120 kilómetros al sur de La Habana, porque estuvo años informando sobre la realidad de aquél territorio donde la barbarie es más libre porque no hay sedes diplomáticas  ni  periodistas extranjeros que registren los atropellos.
 
En la cárcel de Guanajay, entretanto, a solo unos kilómetros de la capital cubana, los médicos militares acaban de reconocer que la patología que afecta al periodista José Ubaldo Izquierdo, preso desde marzo del 2003, no podrá encontrar remedio en las duras condiciones en que se encuentra. Izquierdo, de 40 años, cumple una sanción de 16 y trabajaba como columnista en una agencia del periodismo independiente cubano.
 
Ya sabemos que el Día de la Libertad de Prensa donde único se podrá celebrar en Cuba  con dignidad y pleno derecho es en los calabozos de cualquiera de las 300 prisiones que pueblan el mapa de esa pequeña isla del Caribe.
 
Están en las sombras a donde han ido a parar por ser libres en un país donde la palabra libertad  en boca de los amanuenses es un rumor de estopa y podredumbre y pronunciada por los hombres libres un delito que te lleva a la cárcel.
 
Pero solo allí, en esos calabozos donde nadie ha perdido la esperanza, es donde se puede hacer un brindis sincero y legítimo por esta fecha. Aunque lo se levante para brindar sea un jarro sucio de aluminio con un trago de agua impura y tibia de los manantiales subterráneos de Cuba.

Temas

En España

    0
    comentarios