print

Rajoy dice que apoyará al Gobierno en la derrota de ETA sin exigirle que diga que no va a volver a negociar

Serenidad y consenso. Son las dos ofertas básicas de Mariano Rajoy en un Día de la Constitución en el que los discursos han tenido un tono entre elegíaco y catártico, como de fin de época, en plena conmoción por los dos recientes asesinatos de ETA. Zapatero se ha olvidado de los dos ecuatorianos asesinados en la T4, al decir que ANV –ni una palabra del PCTV– es hoy más frágil que antes del atentado de Capbreton. Rajoy ha dicho, en declaraciones a los periodistas, que apoyará al Gobierno en la derrota de ETA aunque no diga que no va a volver a negociar: "me gustaría escucharlo, pero no lo voy a exigir". Por su parte, el presidente del Congreso, Manuel Marín, ha reprendido a los congresistas.


Noticia publicada el 06-12-2007

LD (V. Gago) El jefe de la Oposición ha dado por finiquitada la Legislatura después de una celebración constitucional bajo el signo de la conmoción por los asesinatos por ETA de los agentes de la Guardia Civil Fernando Trapero y Raúl Centeno.

En uno de los salones del Congreso, Mariano Rajoy sostuvo que el periodo se ha caracterizado por "la apertura del debate sobre el modelo territorial" de España, la "negociación con la banda terrorista ETA" y "el abandono de los asuntos que preocupan de verdad a los españoles, como la situación económica o la Educación".

Para Rajoy, lo más destacable de la etapa ha sido la ruptura de los consensos básicos entre los dos grandes partidos nacionales, de ahí que su propuesta, a la que ha dedicado la mayor parte de su intervención, sea prioritariamente la reconstrucción de "los consensos que han funcionado entre 1978 y 2004" y que, según ha recordado, deben volver a ser consensos entre los dos grandes partidos que son alternativa de Gobierno.

"Sólo los acuerdos entre los dos partidos que son alternativa de Gobierno son consensos nacionales. Un consenso de PP y Coalición Canaria es un consenso, pero no es un consenso nacional. De la misma forma, un consenso de PSOE y ERC es un consenso, pero no es un consenso nacional. Nuestra obligación es defender los intereses y la igualdad de todos los españoles, los de Gerona y Pontevedra, los de La Gomera y Almendralejo", ha explicado Rajoy.

Su primer empeño, si gobierna, será reconstruir los acuerdos con el PSOE sobre el modelo autonómico, para lo que le propondrá una reforma de la Constitución "que haga un Estado viable y garantice la igualdad de derechos y obligaciones de todos los españoles".

Otro de los acuerdos que ofrecerá al PSOE, si gana, será la rehabilitación del consenso anti-terrorista "sobre la base de un sincero compromiso de derrotar a ETA". Rajoy pretende que ese consenso asuma, definitivamente, "que no se puede negociar nunca con una organización terrorista". Incluirá, además, que el Estado inicie las acciones legales necesarias para ilegalizar ANV y PCTV.

Otros bloques de acuerdo con el PSOE serán la Política Exterior y la "modernización" del Estado del Bienestar.

En cuanto a las prioridades de un Gobierno que él presida, Mariano Rajoy ha indicado que la primera de ellas será la situación económica. Ha señalado que "se agota la herencia" de la gestión económica de los Gobiernos del PP, que está en el origen del largo periodo de crecimiento vivido por España, y un nuevo gobierno del PP presidido por Rajoy emprendería, en consecuencia, las reformas necesarias para dar un nuevo impulso al sistema.

"Me gustaría escucharlo, pero no lo voy a exigir"

En declaraciones a los periodistas, el líder del PP  ha dicho que apoyará al Gobierno para la derrota de ETA a pesar de que no le oiga decir que no volverá a negociar con la banda terrorista.

"Yo apoyaré al gobierno para la derrota de ETA, y por eso estuve en la manifestación, en la concentración que tuvo lugar hace escasas horas aquí en Madrid, ahora. Yo estoy en la derrota de ETA, y creo, y además pienso que lo desean todos los españoles, y lo dice el sentido común, que no se puede negociar con una organización terrorista, a mí me gustaría escucharlo, ahora, yo no lo voy a exigir".
 
"Yo le digo a los españoles que esa es mi posición. Pero no es mi posición hoy, lo es desde hace muchos años. Por lo tanto, no tengo otra opinión y otro criterio sobre este asunto", dijo Rajoy, que insistió en que "nuestras posturas son conocidas, y serán otros los que tengan que valorar si es bueno o malo el cambio que se produjo en la política antiterrorista, yo tengo mi opinión y a los resultados me remito, y creo que no hace falta que yo haga mayores comentarios".
 
Recaldó que "los españoles necesitan que alguien le dé seguridad, certidumbre y tranquilidad. Y yo le digo a los españoles, que conmigo, pueden estar tranquilos porque yo no voy a negociar con una organización terrorista, lisa y llanamente porque es un enorme error".

Por tanto, cuando se trate de derrotar a ETA, apoyará al Gobierno, de la misma forma que su partido estará presente en todas las reuniones políticas, como la del sábado pasado en el Congreso tras el fallecimiento del guardia civil Raúl Centeno, o en aquellas concentraciones en la calle, como la de Madrid de hace dos días, que muestren claramente que el objetivo es derrotar a ETA. "Pero no iremos a las manifestaciones por la negociación", ha afirmado Rajoy antes de insistir que él y su partido han permanecido "donde siempre" y de remarcar que "quién apueste por la derrota de ETA", tendrá su "apoyo incondicional". "En los momentos difíciles, el PP estaría ahí. Pero para derrotar a ETA, por tanto, darle vueltas a este asunto, no tiene mucho sentido", concluyó.

El líder del PP, quien como él mismo ha reconocido saludó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la recepción ofrecida en el Congreso para conmemorar el aniversario de la Constitución, ha revelado que recibió ayer a las 21:30 horas una llamada telefónica del jefe del Ejecutivo en la que le informaba de las detenciones en Francia de dos de los presuntos autores del último atentado. Preguntado por esta llamada, efectuada, según ha dicho, a las 21:30 horas, varias horas después de las detenciones, el líder del PP ha preferido no comentar nada.

Además, ha recalcado que buscará el consenso en la lucha contra el terrorismo a partir de la próxima legislatura, pero siempre "sobre la base de la derrota de ETA" porque eso es "lo que quieren los españoles". "No se puede negociar nunca con ETA porque supone darles esperanzas de que pueden conseguir sus objetivos políticos", ha puntualizado.




Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados