Menú

Zapatero aburre hasta a sus diputados, que huyen en desbandada

Dos fotografías en el Congreso: la del ascenso (Rajoy) y la del declive (Zapatero). El líder popular fue ovacionado por los suyos.

0
Vista del Congreso | TV

El Congreso de los Diputados ha dejado este miércoles dos fotografías que bien escenifican la realidad de las dos principales formaciones políticas, una instalada en la euforia (PP) y otra en la pesadumbre (PSOE).

Con el debate sobre las reformas comunitarias a fin de reforzar el euro como telón de fondo, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se volvían a enfrentar al aplausómetro, que volvía a ganar -como de costumbre- el jefe de la oposición.

Sin embargo, en esta ocasión, además, otra instantánea venía a reforzar el buen momento del presidente del PP, y llegaba en forma de regalo por parte de la bancada socialista. En el momento de la réplica, el presidente del Gobierno gastó cerca de hora y media en defender la gestión económica de su gabinete, incluyendo respuestas a cada uno de los portavoces parlamentarios que anteriormente habían tomado la palabra.

Tan soporífero fue Rodríguez Zapatero que los diputados del PSOE huyeron en desbandada. Tanto que, pasada una hora de intervención, en sus escaños ya no estaba ni la mitad del grupo que dirige José Antonio Alonso. Quienes aguantaron también mostraron síntimas de agotamiento -sus caras eran un poema- y sólo acertaron a aplaudir cuando su todavía jefe terminó y bajó de la tribuna.

"Esto es muy duro", decía un diputado del PP, con sorna, en los pasillos de la Carrera de San Jerónimo. "Zapatero ya aburre hasta a los suyos. La imagen ha sido patética", añadía otro.

Entonces llegaba el turno de Rajoy, y la fotografía vendída por el el PP era la diametralmente opuesta. A idea expuesta por el líder de lo populares, aplauso de los suyos. Y así durante diez minutos, tiempo "suficiente" para desmontar las tesis de Zapatero.

La bancada del Grupo Popular estaba a rebosar. Nada queda ya de los motines internos que se repitieron, con insistencia, al inicio de la presente legislatura, cuando muchos dudaban de los pasos que estaba tomando Rajoy. "Voy a apoyar a Rajoy. Creo que va a ser un buen presidente", dijo ayer mismo José María Aznar, dejando claro que la época de los críticos ya es historia.

El presidente popular, arguyen los suyos, se crece en las sesiones plenarias, y más si el orden del día está destinado a abordar la situación económica. Hoy no fue especialmente vehemente -de hecho ni reclamó elecciones anticipadas como en otras ocasiones- pero ya ni tan siquiera eso hace falta para que el grupo se vuelque con su oratoria y la imagen sea la del éxito.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco