Menú

Rajoy se pregunta si tiene que apoyar al Gobierno haga lo que haga: "Hubo el GAL, ¿tengo que apoyar el GAL?"

El líder del PP se enfrentó este jueves a las preguntas de un grupo de ciudadanos en el nuevo formato de TVE que estrenó hace tres semanas Zapatero. La comparación es inevitable. Mucha menos complicidad de Lorenzo Milá y con mucha más agresividad en las preguntas. Si a los ciudadanos seleccionados para entrevistar a Zapatero les preocupaba mayoritariamente la vivienda, la ley de dependencia, violencia de género o el precio de un café, los de este jueves estaban especialmente interesados en el 11-M, la "crispación", la "dura" oposición del PP a la negociación con ETA o la guerra de Irak.

0
El líder del PP se enfrentó este jueves a las preguntas de un grupo de ciudadanos en el nuevo formato de TVE que estrenó hace tres semanas Zapatero. La comparación es inevitable. Mucha menos complicidad de Lorenzo Milá y con mucha más agresividad en las preguntas. Si a los ciudadanos seleccionados para entrevistar a Zapatero les preocupaba mayoritariamente la vivienda, la ley de dependencia, violencia de género o el precio de un café, los de este jueves estaban especialmente interesados en el 11-M, la "crispación", la "dura" oposición del PP a la negociación con ETA o la guerra de Irak.
Mariano Rajoy.
(Libertad Digital) Sin utilizar como Zapatero ese forzado tuteo a las personas que le preguntaban, Rajoy respondió unas 70 preguntas de 40 ciudadanos,  bastantes más que las 42 del presidente del Gobierno. Pero no fue esta la única diferencia. Muchos menos guiños del presentador, Lorenzo Milá, y, sobre todo unos ciudadanos con una agenda política muy distinta a los que entrevistaron a Zapatero, pese a estar supuestamente seleccionados por la misma empresa demoscópica.
 
El programa arrancó con seis preguntas especialmente agresivas, todas ellas leídas, otra diferencia con el programa anterior en el que prácticamente ningún entrevistador leyó sus preguntas.  El 11-M, que apenas apareció en una pregunta al presidente del Gobierno, estuvo presente desde la primera pregunta y se repitió en varias ocasiones. "Mentira reiterada", "manipulación de los hechos", o si el PP tiene credibilidad tras "las mentiras" de Acebes fueron algunas de las expresiones a las que tuvo que responder Rajoy. El líder del PP respaldó con contundencia la actuación de Acebes y el Gobierno anterior, dejó claro que "no mintió", recordó que fue Ibarretxe el primero en decir que ETA era el autor de esos atentados, una tesis que fue después defendida por Interior, hasta que, por la tarde, "se abrió una segunda vía de investigación". "Se le comunicó a todos los españoles. El sábado se produjeron las primeras detenciones de islamistas, cuando votaron los españoles, ya tenían todos los datos de lo que allí había ocurrido", sentenció. En este asunto también hizo hincapié en otro día: "Acataré lo que digan los tribunales".
 
La "crispación" y la "oposición demasiado dura" tomaron el relevo. Rajoy dijo que ha sido Zapatero quien, bajo su punto de vista, ha optado por "romper" con los consensos básicos logrados en la Transición, con el nuevo Estatuto catalán y la ruptura del consenso antiterrorista. Insistió en muchas ocasiones en la importancia de respetar estos consensos básicos cono fundamento de las reglas de juego de una democracia. Y aunque consideró que lo deseable es que haya un consenso en materia antiterrorista, se preguntó si tiene que apoyar al Gobierno "haga lo que haga, hubo el GAL, ¿tengo que apoyar el GAL?, ¿tengo que apoyar lo de De Juana Chaos?, ¿tengo que apoyar que desde la Policía se informe a uno de los etarras para que huya? o ¿tengo que apoyar lo del señor Otegi, que el fiscal retire la acusación y se convierta en su abogado defensor?"
 
Ante las críticas por su oposición, Rajoy  señaló que Zapatero aprovechó su asistencia a otro espacio de televisión para anunciar que, en el mes de junio, volvería a mantener un encuentro con él. "Si quiere recuperar el consenso, que no diga en televisión que lo va a recuperar: ¡Que en ese momento me llame por teléfono!".
 
Las manifestaciones del PP
 
A los ciudadanos seleccionados tampoco les parecía bien que el PP se manifieste. Salieron las "banderas preconstitucionales" que suelen protagonizar las portadas de El País cada vez que alguien se manifiesta contra el Gobierno, o incluso se le dijo a Rajoy que era conocido como "pancartero". Rajoy defendió la manifestación que organizó su partido contra el cambio de pena para De Juana, dado que hay "mucha" gente que no ve con buenos ojos que "pueda pasear por las calles de San Sebastián y los concejales del PP lo tengan que hacer con escolta". Añadió que la manifestación fue de las "más bonitas, más democráticas, mas cívicas de las que he visto en mi vida" y que había muchas "banderas de mi país, de España". Dijo que puede haber "una o dos" anticonstitucional pero que "no es como en las manifestaciones de los partidos de izquierda que aparecen decenas de banderas republicanas". Consideró que este tema de las banderas es "propaganda interesada", y dejó claro que a él "la izquierda lecciones de democracia" no le da.
 
La insistencia en esta cuestión, que no fue ni de lejos los más preguntado a Zapatero, le permitió a Rajoy dar aún más explicaciones. "Muchísimos españoles no querían que el Estado fuera chantajeando por el terrorismo y amenazó con morir si no le liberaban. ¿Qué pasaría si ahora 15 presos chantajearan al Estado? ¿habría que liberarlos?, ¿y si lo hicieran 50 o todos los de ETA? ¿y todos los comunes?. Nunca un Estado puede ceder a un chantaje de una organización terrorista", concluyó.
 
La "cruzada anticatalana"
 
Otro tema que a los ciudadanos que entrevistaron a Zapatero no parecía preocupar demasiado, en esta ocasión también tuvo gran protagonismo: el Estatuto catalán. Se acusó al PP de "anticatalán" o de organizar una "cruzada" contra esta región española. Rajoy insistió  que el nuevo Estatuto de Cataluña es "malo" para los ciudadanos catalanes por "no respetar la libertad" y subrayó que al PP no se le dejó "participar" por el Pacto del Tinell. Recordó el "intervencionismo" que impregna esta norma, negó que el PP haya dado un "no" al Estatuto catalán y después haya aprobado un Estatuto similar en Andalucía y llegó a invitar a su interlocutora a intercambiar, en una reunión de carácter privado, puntos de vista sobre este punto. Finalmente, recordó que su partido no ha sido el único que ha presentado recurso ante el Constitucional contra el Estatuto que, pese a haber sido aprobado en referéndum, "tampoco ha generado un entusiasmo descriptible". "Tiene siete recursos. ¿Es que el único que lo ha hecho mal es el PP?; ¿todos los demás tenían razón?; ¿nadie va a hacer autocrítica?", enfatizó.
 
Vuelve el "no a la guerra"
 
También tuvo que enfrentarse el líder del PP a preguntas sobre la guerra de Irak. Enfatizó  que siempre tomará decisiones pensando en los "intereses generales de España" y que para eso es "decisiva" la opinión de los españoles. Dicho esto admitió que "a lo mejor ahora es mejor" que los soldados españoles estén en Afganistán o en Líbano. Rajoy tuvo que recordar que  Sadam Husein "gaseó a decenas de miles de kurdos" y era "un tirano" y el "Hitler del siglo XXI". "Tomar decisiones no es fácil porque uno las tiene que tomar con los datos que cada uno tiene en cada momento concreto", recalcó.
 
El líder del PP indicó que "hubo un error de toda la comunidad internacional" en relación con las armas de destrucción masiva porque "al final no aparecieron" pero subrayó que el debate en 2003 no giraba en torno a las armas si no si se debía intervenir o no en Irak. "La mayoría de los aliados de la UE apoyaron la intervención: Reino Unido, Italia, Dinamarca, Noruega y prácticamente todos los países de la Europa del Este", resaltó. Rajoy dijo que "a ninguna persona normal le gusta que haya guerra, que haya terroristas ni delincuencia ni asesinos", pero "hay veces que hay que dar la talla". En este contexto, subrayó que "ahora hay tropas en Afganistán" porque "alguien tienen que defender la democracia y las libertades".
 
Al ser preguntado de nuevo si, en el caso de ganar, enviaría tropas a Irak, el presidente del PP se limitó a contestar que para cualquier envío tendría que cumplir la Ley aprobada por las Cortes por la que se exige la autorización del Parlamento. "Y en Afganistán han muerto 19 soldados españoles y en Irak, no", señaló. El líder del PP recordó que hay una recomendación de Naciones Unidas, aprobada en junio de 2004, donde se pide a todos los países que ayuden a Irak "incluso con tropas". "Tendría que verlo (la posibilidad de enviar tropas). Tenemos muchas tropas en el Líbano, en Afganistán, en el Congo. A lo mejor en este momento es mejor estar en Afganistán o en el Líbano".
Insistió en que lo que no debe hacer la comunidad internacional "es dejar tirado al Gobierno iraquí y a los ciudadanos iraquíes". "Allí se está intentando consolidar un régimen de libertad. Sadam Husein gaseaba a la gente y se empleó en una guerra con Irán donde murieron miles de personas", dijo, para añadir que "es una obligación de las democracias defender a aquellos que son masacrados por los tiranos".

Una vez más se le preguntó si tendría en cuenta a los ciudadanos o al partido y el presidente del PP señaló que haría caso "a los intereses generales de España" y a lo que crear que es "mejor para España, pero "para eso es decisivo la opinión de los españoles". "Hay muchas veces que un gobernante tiene que tomar decisiones que no le gustan a la gente. La única forma de actuar y estar conforme consigo mismo, estar tranquilo, es actuar con arreglo a tu conciencia y a los intereses generales de los españoles. Actuaré siempre pensando en los intereses generales de los españoles y en los intereses de mi país", afirmó. Ante las reiteradas y agresivas críticas de uno de los ciudadanos seleccionados por el hecho de que el PP sólo se manifieste por el terrorismo y no por otros temas como la vivienda, Rajoy indicó que cualquiera tiene "perfecto derecho" a manifestarse y señaló que él sólo ha criticado la marcha que se produjo en Madrid "con las 148 caras del PP y debajo un rótulo que ponía asesino". "Es profundamente injusto", resaltó.

El sueldo de Rajoy, la liberalización del suelo y los "hilillos de plastilina" en el Prestige
 
Asuntos como la Ley de Dependencia, la de Igualdad o el maltrato a las mujeres que capitalizaron la entrevista a Zapatero, ni se mencionaron. Sí hubo espacio hasta para el Prestige, y le recordó su expresión de "hilillos de plastilina".  La vivienda, en cambio, tuvo muy poco protagonismo, y Rajoy apostó por "liberalizar el suelo sin más limites que la ordenación del territorio, el respeto al medio ambiente y el cumplimiento de la ley". Lo que no va a hacer dijo es crear un Ministerio de Vivienda que no sirve para nada.
 
Como anécdota una mujer que dijo que su pensión no contributiva era de sólo 300 euros le preguntó a Rajoy cuánto ganaba, y la respuesta fue: "bastante más que esa cantidad a la que usted ha hecho referencia, trabajo para que todo el mundo gane lo máximo posible, ese es mi objetivo capital, mi único objetivo en política es mejorar el bienestar de la gente".
 
En este sentido, señaló que su prioridad si llega al Gobierno será la economía. Rajoy fijó "tres prioridades": La primera la economía, crear riqueza y mejorar el bienestar de la gente;  la segunda la inmigración y la tercera la lucha contra la inseguridad ciudadana.
 
La oposición del PP a los matrimonios homosexuales también fue criticada. Se le preguntó si, en el caso de que su hijo fuera homosexual, asistiría "con gusto" a su boda.  El líder del PP señaló que tiene dos hijos y que "no hay nada" que se quiera más que a lo hijos. Por tanto, aunque admitió que le recomendaría la unión de hecho, al final le diría que "hiciera lo que quiera". "Estaría al lado de mi hijo y si mi hijo decide casarse, asistiría a la boda".
 
A continuación, explicó que el PP llevó en su programa electoral las uniones de hecho y aseguró que "no es tan raro" decir que no desea que se llame matrimonio, una posición que, según recalcó, defienden "la mayoría de países del mundo".  "No estoy en contra de los homosexuales, ni mi partido está en contra de los homosexuales", proclamó, para añadir que le dolió "mucho" y le pareció "profundamente injusto" que se señalase que el PP estaba en contra de los homosexuales.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios