Menú

Uriarte insiste en mostrar su apoyo a las familias de presos de ETA

Juan María Uriarte reitera su apoyo a las familias de los presos de ETA. "¿Cómo no ser sensible a ese dolor?", dice.

0

El obispo saliente de San Sebastián, Juan María Uriarte, ha dicho que es "deseable una mayor participación" de las comunidades cristianas en los nombramientos de sus prelados y que él informó a las "instancias" que tenían que designar a su sucesor del "perfil" que era "conveniente" para liderar la diócesis donostiarra.

Uriarte, en una entrevista que publica este domingo el periódico Noticias de Guipúzcoa, asegura que le preocupa "la situación reflejada" en la carta de los párrocos guipuzcoanos, en la que expresan su disconformidad con el nombramiento de José Ignacio Munilla como nuevo obispo de San Sebastián, quien tomará posesión el 9 de enero.

Ese manifiesto que han firmado el 77% de los párrocos indica, en su opinión, que "la comunión está herida", y espera que el nuevo obispo la vaya "sanado paso a paso". A Munilla le ha recomendado que "tenga paciencia, trato frecuente y suavidad" y que "que trate personalmente mucho con los sacerdotes, religiosos y laicos".

Afirma también que durante su ejercicio como prelado donostiarra ha sentido "la incomprensión, antipatía y hasta la calumnia de bastantes políticos a través de los medios estatales y algunos locales".

"Me dolía mucho escuchar que estoy más cerca de los verdugos que de las víctimas, que mi reprobación moral a ETA era tibia y escondía cierta connivencia", destaca Uriarte, quien asegura que ha visitado a muchas víctimas de la banda terrorista, aunque no lo ha "propagado" por los medios de comunicación.

Señala que el sufrimiento de quienes han perdido a las más de 800 víctimas de ETA "tiene una densidad mayor y merece una condena más reiterada", pero se pregunta por qué "aludir a las familias de los presos es un insulto a las víctimas".

"Son más de 700 familias vascas que tienen en la cárcel a presos de ETA o de sus alrededores, en torno a tres centenares de mi diócesis. ¿Cómo no ser sensible a ese dolor?", añade Uriarte, quien si fuera necesario se prestaría de nuevo como mediador con ETA en un nuevo proceso negociador, aunque cree que ahora hay personas "más ágiles y con más recursos" para ello.

Uriarte, de 76 años, opina en otra entrevista que publica El Diario Vasco que se está "más cerca que en años anteriores" de acabar con ETA por varios motivos.

"Por un lado, la evolución de buena parte de la izquierda abertzale, que rechaza y detesta hoy el ejercicio de ETA. Segundo, la repulsa general de nuestra sociedad. Tercero, el cerco policial y judicial y, tal vez, el debate interno que algunos creen entrever en el seno de ETA", indica el obispo.

En esta entrevista también habla de la reacción al nombramiento de Munilla y opina que la unidad de la iglesia guipuzcoana no está en peligro, aunque "la comunión" sea "crítica, incluso dolorida".

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 19 comentarios guardados

    Servicios