print
EL MARQUÉS DE LAS DUNAS IMPONE UN PACTO CON PSOE

Veinte dirigentes del PP canario piden amparo a Rajoy ante la crisis en las Islas

 

Noticia publicada el 28-03-2008

LD (V. Gago) Veinte dirigentes del PP canario piden públicamente la intervención de Rajoy para reducir al presidente de este partido en Fuerteventura, dispuesto a romper con CC y pactar con el PSOE en las instituciones de la Isla. La situación en el Archipiélago, que ya era explosiva antes de las últimas Autonómicas y obligó a Acebes a supervisar la elaboración de las listas, se agravó con la indisciplina del número dos y ha eclosionado esta semana con un duro manifiesto de 20 directivos, pidiendo amparo al presidente nacional.
 
El propósito de Domingo González Arroyo, presidente del PP de Fuerteventura, de romper con CC y pactar con el PSOE los gobiernos del Cabildo y los ayuntamientos de la Isla ha sublevado a un grupo de veinte dirigentes fieles al líder regional, José Manuel Soria.
 
En la práctica, el partido se ha roto en dos en esta isla canaria, llegándose a un suceso tan insólito, esta misma semana, como el cambio de la cerradura de la sede insular, en Puerto Cabras –la capital de Fuerteventura–, para impedir la entrada a los miembros del grupo crítico con González Arroyo, encabezado por la secretaria insular.
 
Arroyo, conocido popularmente como el Marqués de las Dunas, es un político atrabiliario, y también una de las presencias más embarazosas en el PP.
 
Protagonista de tantas sospechas fundadas de delitos como de absoluciones de los tribunales, el multimillonario hacendado majorero se ha ganado a pulso una fama de border line de la legalidad, primero en su etapa como alcalde de La Oliva, su pueblo, y después como intrigante de todas las maniobras para intentar arrebatársela a CC. 
 
La última de esas operaciones es un pacto en cascada con el PSOE para desbancar a los nacionalistas del Cabildo –el gobierno de Fuerteventura–, y los Ayuntamientos de La Oliva, Tuineje y Betancuria.
 
El problema es que, en Canarias, los vientos en una isla provocan huracanes en el resto.
 
Un pacto del PP y PSOE para echar a CC de las instituciones de Fuerteventura significaría, para los nacionalistas, una declaración de guerra de los populares y una posible ruptura del pacto que los une en el Gobierno regional.
 
De ahí que, José Manuel Soria, vicepresidente del Gobierno y consejero de Economía y Hacienda, se haya apresurado a desautorizar el pacto cerrado en secreto y consumado por González Arroyo y la Dirección del PSC-PSOE.
 
Para los socialistas liderados por Juan Fernando López Aguilar, el Marqués de las Dunas ha pasado de ser el emblema de la corrupción, a un apetecible socio.
 
El 18 de abril de 2006, ante la difusión de una grabación en la que, supuestamente, González Arroyo ofrecía un soborno a un concejal para que cambiase de bando, Alfonso Perales, secretario de relaciones Institucionales del PSOE, responsabilizó a Rajoy del caso y el PSC dijo que, con personas como González Arroyo en sus filas, al PP "va a faltarle bandera para tapar los casos de corrupción".
 
Las cosas han cambiado, de entonces ahora. Esta misma semana, Juan Fernando López Aguilar, auto-proclamado azote contra la corrupción, se mostraba receptivo a un pacto con el dirigente díscolo del PP.
 
López Aguilar ha comentado que el acuerdo "no es más que una hipótesis que está por ver", aunque se adelantó a ir cocinando su legitimidad: "Tampoco sería una novedad", señaló, "pues el PSOE gobierna con el PP en algunos ayuntamientos".
 
No es la primera vez que el PSOE suspende sus escrúpulos contra la corrupción, la indisciplina y el transfuguismo en otros partidos. En Lanzarote, fue capaz de gobernar junto al PIL de Dimas Martín, mientras éste dirigía la política local desde su celda en la Cárcel de Tahíche.
 
Motín en la finca del Marqués
 
En el PP, la situación ha explotado esta semana con una rueda de prensa de veinte dirigentes contra la "actitud prepotente, vengativa, rencorosa y maquiavélica" de González Arroyo.
 
Se trata de un grupo fiel a José Manuel Soria, presidente regional, que pide a Mariano Rajoy que intervenga para reconvenir al Marqués y poner orden en el partido.
 
Entre los firmantes de esta rebelión, está lo más joven, y también lo más ilustrado, liberal e ideológico de una organización local gobernada con mano caciquil por Arroyo, un político a la antigua usanza, acostumbrado a usar las siglas por las que pasa –CDS, luego PP– como una plataforma para el medro personal, férreamente controlada por parientes y empleados de sus empresas en puestos orgánicos de confianza.
 
Águeda Montelongo, ex consejera de Empleo del Gobierno –actualmente, diputada regional–, encabeza un grupo que, por formación, experiencia y consciencia de los valores y la tradición del PP, llevaría sin dificultad las riendas del partido en cualquier otro lugar, pero que en Fuerteventura se ve relegado a una sobrellevar una fidelidad casi clandestina al presidente regional, quien, por otra parte, hereda una organización obligada a respetar las cuotas territoriales de poder, entre otras, la del poderoso y multimillonario Marqués de las Dunas, depositaria de una importante bolsa de voto cautivo.
 
También se ha rebelado el secretario general del PP en Venezuela, Juan Santana, majorero de origen y, en la actualidad, diputado regional, al igual que Montelongo.
 
González Arroyo, aislado pero fuerte en su predio local, sintoniza con las tesis del ex número dos del PP canario, Larry Álvarez Cardero, dimitido de su puesto el pasado 23 de diciembre después de abstenerse en una votación favorable al PSOE en el Cabildo de Gran Canaria, desacatando, así, una directriz de la Dirección de su partido para votar en contra.
 
Álvarez postula un nuevo tipo de Oposición al PSOE que no desdeñe acuerdos con esta fuerza política.
 
El ex colaborador de confianza de Soria ha dirigido las tres últimas derrotas del PP en Canarias, como responsable de la campaña electoral. Su afinidad personal con el Marqués de las Dunas se ha fraguado en la etapa de nueve años en los que Larry Álvarez ha estado al lado de Soria.
 
La crisis del PP canario en Fuerteventura estuvo a punto de provocar la creación de una gestora antes de las últimas Elecciones Autonómicas y locales, por la pretensión de González Arroyo de incluirse a sí mismo y a los suyos en la lista, frente al criterio de la Dirección regional de José Manuel Soria, que logró imponer renovación, probidad y calidad política e intelectual en sus candidatos por esta isla.
 
El 9 de abril, a poco más de un mes de las Elecciones, Ángel Acebes dio un ultimátum a González Arroyo para que se aviniese a la decisión de Soria y no descartó la creación de una gestora del PP en Fuerteventura.
 
 
 
 



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados