Menú

Zapatero coloca al frente de Justicia a un fiscal que se jacta de no actuar con independencia

Mariano Fernández Bermejo será el nuevo ministro de Justicia en sustitución de López Aguilar. También conocido como el "fiscal anti-PP" fue nombrado por Conde Pumpido en 2004 fiscal jefe de lo contencioso-administrativo del Supremo en contra de la mayoría del Consejo Fiscal. Antes, entre 1992 y 2003, fue fiscal jefe del TSJ de Madrid. En esa época adquirió notoriedad por admitir su sectarismo públicamente pese a ejercer de fiscal: "Soy de izquierdas y como tal actúo". En 2003 fue expedientado por filtrar una querella a El País y la Cadena Ser, relacionada precisamente con el caso Tamayo-Sáez en la Asamblea Madrid, siendo él uno de los favoritos para entrar en el frustrado Gobierno de Simancas.

0
Mariano Fernández Bermejo.

L D (Agencias) La carrera jurídica de Mariano Fernández Bermejo como fiscal ha estado ligada siempre a la polémica por su falta de independencia confesa. Y es que una frase pronunciada en su etapa al frente de la Fiscalía de Madrid la Cadena COPE, insólita en una persona que ejerce de Fiscal, ha marcado a Fernández Bermejo: "Soy de izquierdas y como tal actúo".

Este el hombre elegido por Zapatero para sustituir a López Aguilar que abandonará próximamente su cargo para concurrir a las elecciones autonómicas como candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno canario.

Zapatero citó esta tarde en La Moncloa a Bermejo, para comunicarle que será el próximo ministro de Justicia, según informaron a Europa Press fuentes del Ejecutivo. Estas fuentes confirmaron que el Consejo de Ministros del viernes será el último al que asista Juan Fernando López Aguilar. Según informó esta tarde el Gobierno en un comunicado, la toma de posesión del nuevo ministro de Justicia se producirá el lunes 12 de febrero.
 
López Aguilar explicó hace unos días que abandonaría su cargo tras la próxima presentación ante el Consejo de Ministros de la Ley de Adopción Internacional. El ministro fue proclamado candidato socialista a la Presidencia de Canarias hace más de tres meses, el pasado 28 de octubre. La salida de López Aguilar supondrá la tercera vez en que Zapatero acomete cambios en su Ejecutivo. La primera remodelación tuvo lugar el 7 de abril del pasado año.
 
El "hombre de izquierdas" que filtró una querella a El País
 
Aunque la cualidad exigible a todo jurista es la independencia, el fiscal Mariano Fernández Bermejo no dudó en definirse como "hombre de izquierdas" en unas declaraciones efectuadas a la cadena COPE. Después, añadió lo más preocupante: "y como tal actúo". Miembro de la Asociación Progresista de Fiscales y de 58 años de edad, Fernández Bermejo coincidió en los años ochenta con María Teresa Fernández de la Vega en el equipo del primer ministro  de Justicia de Felipe González, Fernando Ledesma. La actual vicepresidenta del Gobierno era entonces jefa de gabinete del ministro. En 1988, con la sustitución del ex ministro y llegada de Múgica Herzog, cesó en el cargo.
 
Dentro del escándalo por la mal llamada crisis de la Asamblea de Madrid –el caso Tamayo-Simancas–, el fiscal Bermejo cobró protagonismo. Desde el PP se le acusó de filtrar un proyecto de sentencia que la edición electrónica del diario El País no dudó en colgar pese a que no siquiera estaba firmada y lucía varios subrayados. Todo sucedía en torno a la querella presentada contra el ex alcalde de Alcorcón, Pablo Zúñiga. El popular Juan José Güemes, pidió a los fiscales Bermejo y Valerio que aclararan “si se reunieron con dos periodistas de los medios (El País y la SER) que hicieron pública esa querella”.
 
La reunión, según sostuvo el PP atendiendo al registro de entrada a la Fiscalía, se produjo media hora antes de la publicación de la exclusiva. Bermejo negó poco después la filtración y se mostró convencido de que la denuncia de Zúñiga "no prosperará" porque "eso (en referencia al hecho de que “El País” y la SER conocieran la querella antes que los afectados) no es ilegal". Preguntado por el anuncio de Zúñiga de ampliar la denuncia tras una nueva filtración informativa –en este caso de la admisión a tramite de la querella presentada por la fiscalía–, Bermejo respondió "que ponga todas las denuncias que quiera. Uno está ya acostumbrado y sabe que va en el sueldo". Su nombre sonó con fuerza como posible consejero en el Gobierno de Simancas antes de que se repitieran las elecciones que ganó Esperanza Aguirre. Siete meses después de la denuncia de Zuñiga la Inspección Fiscal de Madrid decidió abrir un expediente disciplinario al ex fiscal jefe de Madrid por la filtración a El País y la SER de la querella contra Zúñiga antes incluso de conocerla los implicados.
 
Al Supremo contra Michavila
 
Poco antes de su relevo en la fiscalía madrileña, Bermejo protagonizó un nuevo escándalo. El entonces ministro de Justicia, José María Michavila, criticó la actitud de Bermejo en el arranque de los juicios rápidos. Ocurrió el 29 de marzo de 2003. En conferencia de prensa conjunta con el ex ministro del Interior, Ángel Acebes, Michavila, preguntado por los fallos informáticos detectados en Madrid en el arranque de este procedimiento, dijo que Fernández Bermejo "se ha manifestado en rebeldía" en la aplicación de la ley y no dudó en que hará "todo lo posible" para que "falle todo". Bermejo se había pronunciado sobre la ley y el CGPJ le abrió diligencias por cuestionar un materia legislativa.
 
La reacción del fiscal fue presentar una denuncia –lo anunció en la cadena SER– contra el entonces ministro por "mentir gravemente". Ya en el Supremo –tribunal al que ahora llega Bermejo–, Michavila sostuvo sus declaraciones sobre el Fiscal y auguró que la querella carecía de todo fundamento. Así fue. El tribunal no apreció vulneración alguna y absolvió al ex ministro.
 
Nombrado por Conde Pumpido, sin el apoyo del Consejo Fiscal
 
El nuevo cambio de Gobierno y la vuelta de los socialistas en 2004 propició otro movimiento en la carrera de Fernández Bermejo. En junio de ese año, el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, decidió proponerle como nuevo fiscal de Sala jefe de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. El acuerdo se produjo pese a que Fernández Bermejo no ganó en el Consejo Fiscal la votación para el puesto. El ex fiscal jefe de Madrid consiguió cuatro de los 12 votos del Consejo, tres de su asociación y el de Conde Pumpido.  
 
Según argumentó entonces la Fiscalía General, Conde Pumpido decidió proponer a Fernández Bermejo porque ya había estado varios años en el Tribunal Supremo y porque ostentó la Jefatura de la Fiscalía de Madrid, que es la más amplia de todo el Ministerio Público. Recordó también que el Consejo Fiscal tiene un carácter consultivo, pero no vinculante. Eso sí, desde el PP aquel nombramiento fue considerado un ejemplo de "politización" de la Justicia y a partir de ahí los 'populares' acusaron a Conde Pumpido de colocar a "sus amigos" en los puestos clave del Ministerio Público.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios