Menú

Zapatero sube la tensión: El PP estafa, engaña, crispa, enfrenta y boicotea con indecencia

Se lo confesó a su amigo Iñaki Gabilondo: Nos conviene que haya tensión, nos conviene mucho. Zapatero no ha defraudado. Del PP ha dicho estafa, engaña, miente, crispa, mete miedo, enfrenta, boicotea con indecencia y desfachatez, divide, discrimina, reparte sacrificios, es reaccionario, brutal... e insulta. Y es que este fin de semana, ya sabemos, toca dramatizar.



Matías Prats, moderador del debate Pizarro-Solbes
0
Se lo confesó a su amigo Iñaki Gabilondo: Nos conviene que haya tensión, nos conviene mucho. Zapatero no ha defraudado. Del PP ha dicho estafa, engaña, miente, crispa, mete miedo, enfrenta, boicotea con indecencia y desfachatez, divide, discrimina, reparte sacrificios, es reaccionario, brutal... e insulta. Y es que este fin de semana, ya sabemos, toca dramatizar.
L D (Agencias) José Luis Rodríguez Zapatero hizo estas declaraciones durante un mitin en la ciudad de Alicante, al que asistieron alrededor de 6.000 personas, y en el que también participaron el número uno del PSOE por esta provincia y ministro de Sanidad, Bernat Soria, y la número dos de la candidatura y secretaria de Estado de Cooperación y Desarrollo, Leire Pajín.
 
En el acto se repartieron botellas de agua de la desalinizadora de San Pedro del Pinatar (Murcia). El presidente del Gobierno fue arropado por 6.000 personas, entre militantes y simpatizantes, que acudieron al Pabellón Deportivo Pitiu Rochel, donde además se tuvo que habilitar una sala contigua con pantallas para que unas 1.500 personas que no pudieron entrar al recinto, pudieran escuchar su intervención.
 
Además, en su discurso, Zapatero fue interrumpido con aplausos e incluso por una llamada de móvil de uno de los asistentes, quien mostró su teléfono desde lejos al presidente, quien dijo que era "la primera vez que le pasaba esto". "Son cosas de las nuevas tecnologías, dale un beso de mi parte", dijo.  Así mismo, también fue preguntado por uno de los miembros del público por "los curas". A este respecto, el presidente contestó: " dejemos a los curas, que ayer estuve con el Nuncio, me dio bien de cenar, y por tanto vamos a abrir diálogo y entendimiento, que es lo que me parece mejor para España".
 
Toda la intervención de Zapatero consistió en señalar las "grandes diferencias" entre PP y PSOE, con una catarata de insultos a la oposición. "Quiero que los ciudadanos tengan muy presente que lo que vamos a votar son dos modelos de entender la sociedad, los principios, los derechos de todos, o sólo de unos pocos. La ampliación o la restricción, el recorte, excluir al diferente, eso es lo que está en juego el día 9", según resaltó.
  
Entre constantes descalificaciones e insultos al PP, apostó por "una política de convivencia, que es tanto como pedir una política de honestidad a quien se sube a una tribuna en nombre ciudadanos, en un parlamento o en un mitin, que no enfrenta, que no mete miedo, que no insulta, que no descalificar, de confianza en el país, en la gente". También se refirió a la economía y subrayó que España "ha superado renta per cápita media europea". "Qué estaría diciendo la derecha si hubiéramos superado a Italia, estaríamos aguantando el milagro y el incienso, y el mérito es de los trabajadores del sudor y del esfuerzo de la gente", apostilló.
 
En economía, según Zapatero, hay una "diferencia tan clara y evidente: la derecha en este país cuando las cosas van bien no reparte beneficios pero cuando van mal sí que reparte los sacrificios". Por el contrario, el PSOE aplica una política "progresista" porque "el bienestar social genera riqueza". Esta actitud "reaccionaria" del PP, según reiteró, se extiende a todas los ámbitos de la política y aludió a la propuesta del PP de "aplicar el sistema penal a un niño de doce años como si tuviera 20 ó 25". El presidente calificó esta propuesta de "brutalidad".

Desde su punto de vista, "el PSOE cumple y el PP miente" y además "miente con que se rompe España, con que se rompe la familia y miente diciendo que no queríamos que aquí hubiera agua y desarrollo". Para Zapatero, "la única política de más agua para Alicante, Murcia, Valencia y Almería la está llevando a cabo el PSOE y el Gobierno de España", mientras que el PP "ha cometido un gran embuste, una gran estafa, es mentira" que querían hacer el trasvase del Ebro.  "No sólo han hecho eso, sino que además denuncio que el PP de la Comunidad Valenciana ha intentado e intenta poner pegas y trabas para que haya desaladoras, para que haya más agua y para que haya más futuro, trabas al Gobierno de España", según añadió.

En esta línea, incidió en que los populares "han mentido" y pidió a los ciudadanos de Valencia que "reflexionen sobre lo que ha pasado estos cuatro años, en los que el PP ha estado atacando al Gobierno de España, ha estado enfrentando comunidades con otras porque decían que no queríamos traer agua". Sin embargo, resaltó que su "propuesta del agua era mentira" e insistió en que todos los ciudadanos "sancionen este comportamiento en las urnas el próximo 9 de marzo". A su juicio, "esta es la mayor estafa que ha sufrido esta tierra".

Así mismo, durante su intervención, Zapatero se refirió a las ayudas de la Ley de Dependencia, que son aportadas por el Gobierno y gestionadas por las autonomías. "Denuncio que mientras en la mayoría de las comunidades y la  Ley de Dependencia y Gobierno que ha puesto el PSOE está ya aplicándose, está ya llegando a la gente que lo necesita, que tiene graves problemas, aquí el Gobierno del PP está boicoteando la Ley de la Autonomía personal y de la Dependencia", según resaltó. De este modo, quiso "denunciar el boicot, la desfachatez, la indecencia" de esta actitud de "mentir crispar y boicotear". Zapatero, entre aplausos de los simpatizantes, aseguró que hará "todo" lo que esté en su mano "en las leyes, en el Estado de Derecho, para que nadie pueda boicotear el apoyo a la gente que tiene el derecho y la necesidad de tener esa atención".

Rajoy: "Se ha quitado la careta y ha aparecido el careto"

Por su parte, el presidente del Partido Popular y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró hoy que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, "se ha quitado la careta y ha aparecido el careto". "Quiere tensión y dramatismo. Yo no quiero tensión ni dramatismo. Eso se lo dejo a él. Yo quiero moderación y atender los problemas reales de la gente", recalcó el líder 'popular' en alusión a la entrevista de Iñaki Gabilondo al presidente español.

En un mitin en el Palacio de los Deportes de Santander, ante unos 7.500 seguidores --según los datos de la organización--, el líder 'popular' recalcó que Rodríguez Zapatero "busca a los radicales y los radicales le buscan a él", mientras el PP, en cambio, busca a la "gente normal" para la que propone a partir del mes de marzo un Gobierno "en la tierra" y "en la vida real", que "se aplique" en resolver los problemas de los ciudadanos y se ocupe "de lo cotidiano y del día a día".

Contrapuso ese proyecto 'popular' con un Gobierno "en la luna" encabezado por un presidente que "está en la filosofía" y es "alérgico a la economía", el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y de Pedro Solbes que, según dijo, está "aburrido y cansado" y lleva "cuatro años diciendo que se va a ir".  En eso sí que le dio la razón Rajoy porque, en su opinión, efectivamente Solbes "se va a ir, dentro de unos días". De hecho, el líder 'popular' se mostró convencido de que el objetivo de la victoria 'popular' "está muy cerca" y subrayó que las encuestas "cada vez son mejores" para el PP. "El cambio necesario, hoy es un cambio posible, y dentro de unos días será un cambio real", apostilló.

El candidato del PP aseguró que España "necesita" que las próximas elecciones las gane el Partido Popular, porque "hay que actuar" y no se puede seguir cuatro años más "en el inmovilismo". A su juicio, "lo que necesita España es un Gobierno". "No es un problema de derechas, ni de izquierdas ni de centro. España necesita un Gobierno con principios claros, que fije objetivos conocidos por todos y medidas concretas para llevarlos a buen puerto. Y eso es lo que no ha tenido estos cuatro años", sentenció Rajoy, quien opinó que "lo peor que le puede pasar a un gobernante es no tener una idea clara de su país y no tener proyecto nacional con el que ilusionar a los ciudadanos".

En cambio, él ofrece, "ideas, ganas, coraje y determinación" y propone "gobernar con tolerancia". "Aspiro a formar un Gobierno serio, realista y moderado. No quiero ir a la Moncloa a divagar ni a crear problemas. Mi obligación es resolverlos", resaltó Rajoy. Al mismo tiempo, rechazó crear "divisiones entre los españoles" y propuso "un gran proyecto nacional" para "derrotar a ETA" y para que España "sea una de las mejores economías del mundo y esté a la altura de las mejores de Europa".

En España

    0
    comentarios

    Servicios