Menú

Zougam y "El Tunecino" tenían los teléfonos "pinchados" un mes antes del 11-M por orden de Garzón

El magistrado de la Audiencia Nacional abrió un sumario sobre los atentados de Casablanca, en mayo de 2003, en los que cuatro españoles figuraban entre las 28 personas asesinadas. El Mundo revela que, en el marco de esas diligencias, la Policía investigó a varias personas que después estarían implicadas en el 11-M. Con autorización de Garzón, pinchó el teléfono de Jamal Zougam, uno de los autores materiales de la masacre, y el de uno de los organizadores de la matanza, "El Tunecino", que se suicidó en Leganés.

0
El magistrado de la Audiencia Nacional abrió un sumario sobre los atentados de Casablanca, en mayo de 2003, en los que cuatro españoles figuraban entre las 28 personas asesinadas. El Mundo revela que, en el marco de esas diligencias, la Policía investigó a varias personas que después estarían implicadas en el 11-M. Con autorización de Garzón, pinchó el teléfono de Jamal Zougam, uno de los autores materiales de la masacre, y el de uno de los organizadores de la matanza, "El Tunecino", que se suicidó en Leganés.
(Libertad Digital) El diario de Pedro J. Ramírez desvela este domingo que un mes antes del 11-M la Policía no sólo mantenía pinchados los teléfonos de Zougam y “el Tuneciono” sino que trasladó al magistrado sus sospechas de ambos podían estar vinculados a Al-Qaeda. Las investigaciones policiales estaban vinculadas al sumario 9/2003 de Garzón, sobre los atentados en Casablanca el 16 de mayo de 2003. Cuatro españoles figuraban entre las víctimas mortales, de ahí que el juez convirtiera las diligencias previas 396/02 en sumario judicial.
 
Cuando en febrero de este año la Comisaría General de Información trasladó a Garzón un informe que actualizaba todas las pesquisas sobre los atentados de Casablanca, ya alertaba entonces al magistrado de que podían estar implicadas tres células islamistas con extensiones en España. La más destacada es la que los agentes definen como “célula Casablanca”, directamente vinculada a la célula que actuó en los atentados en Marruecos. El informe sostiene que sus integrantes estaban relacionados con los dirigentes de Al-Qaeda que dieron las órdenes o con los detenidos por su implicación directa en la masacre de mayo de 2003. La Policía señala que a esa célula Casablanca pertenecía Zougam y “El Tunecino” y aportaba sus números de teléfono.
 
Zougam en las diligencias de Garzón
 
No era la primera vez que Garzón oía estos nombres. El Mundo explica que el 24 de noviembre de 2003, en otras diligencias instruidas por el magistrado, la Policía le solicitaba la “prórroga de la intervención, grabación y escucha” de un número de teléfono del locutorio que regentaba Zougam en Lavapiés. También se investiga entonces a Mohamed Chaoui, “hermanastro de Zougam”, gracias a la información de “servicios amigos”. Chaoui fue detenido por su implicación en el 11-M y encarcelado aunque desde junio está en libertad con cargos.
 
En esas diligencias, pero con fecha de enero de 2003, la Unidad Central de Información Exterior de la Comisaría General de Información “tuvo conocimiento del reclutamiento al servicio de Al-Qaeda” de jóvenes que asisten a centros de cultos islámico o reuniones privadas donde se emiten consignas radicales. En abril de ese mismo año, la Policía informa a Garzón de que dos hermanos marroquíes serían los encargados de la captación de radicales islamistas bajo las órdenes de Mohamed El Egipcio, otro de los cerebros del 11-M. También facilitaba su número de móvil.
 
El Mundo pide en su editorial que el juez dé explicaciones
 
El diario que dirige Pedro J. Ramírez editorializa sobre las relevaciones que adelanta. Tras exponer que el 11-M "podría haberse evitado y que si no se evitó fue por un cúmulo de negligencias, en primer lugar, de las Fuerzas de Seguridad y eventualmente también del Poder Judicial", plantea varios interrogantes sobre Garzón.
 
"¿Detectó algo que pudiera sugerir lo que estaban tramando "El Tunecino" y sus amigos? ¿Puso las grabacioens a disposición de la unidad policial especializada en terrorismo islámico? ¿Ha remitido a su colega Del Olmo los resultados de sus pesquisas, y concretamente de las intervencioens telefónicas?
 
Estos y otros interrogantes hacen conveniente que Garzón vuelva a comparecer ante la Comisión o al menos dé explicaciones a la opinión pública".

En España

    0
    comentarios

    Servicios