Menú

El origen de la polémica entre Onda Cero y Radio Blanca-Kiss FM

El origen de la polémica entre Onda Cero y Radio Blanca-Kiss FM está en que el grupo propietario de la radiofórmula alcanzó un acuerdo con Onda Cero en 2001 para comercializar en exclusiva la programación de sus emisoras a cambio de unos ingresos variables.

0
(Libertad Digital) El contrato contemplaba un mecanismo de fijación de precios por el que Onda Cero debe pagar a Radio Blanca 18 euros por oyente hasta 2011. A cambio, Onda Cero pasaba a ser titular de la exclusiva publicitaria de la cadena.
 
Los abogados de la filial de Antena 3 TV interpretaron en sus alegaciones ante los árbitros que el acuerdo hacía referencia a la audiencia media anual, mientras que Kiss FM entendía la audiencia media como acumulada.
 
Este contrato, firmado en julio de 2001, perseguía acabar con la ambigua relación comercial que unía a Radio Blanca y Onda Cero desde 1989, cuando la Once era propietaria de la cadena, periodo por el que Herrero reclamaba cerca de setenta millones de euros en pagos atrasados.
 
El problema principal derivado de este contrato está en que las previsiones de audiencia de Kiss FM eran de 200.000 oyentes, sin embargo, según el último EGM, la emisora cuenta con 1.366.000 oyentes.  Onda Cero estimaba pagar a Blas Herrero, desde 2001 hasta 2011, un total de 6.244 millones de pesetas por una audiencia estimada en 1.450.000 oyentes.

En Libre Mercado