Menú
Francisco José Alcaraz

Una ley para la memoria, la dignidad y la justicia

Aunque esta ley sigue discriminado a unas víctimas sobre otras en las ayudas e indemnizaciones generando agravios muy importantes, en este momento la prioridad es la Justicia.

Coincidí hace unos días con el diputado del PP José Ignacio Cosidó en el programa de Javier Somalo Debates en Libertad. Aproveché para comunicarle que la asociación de víctimas del terrorismo que presido –Verde Esperanza", con unas 400 víctimas asociadas de toda España–, tuvo que enterarse por la prensa de la presentación de la Ley de Víctimas del Terrorismo, siendo esta asociación la única excluida en las últimas consideraciones del borrador.

Le expresé la voluntad de presentar enmiendas a la Ley en el Congreso de los Diputados. El día 15 de septiembre le comuniqué que dichas enmiendas las presentaría el lunes día 20. José Ignacio Cosidó me dijo que consultaría las comparecencias de las asociaciones y colectivos en el Congreso para ver si nos habían tenido en cuenta y así no tendría que presentar los escritos.

El jueves 16 me llamaba indicándome que, habiendo consultado el listado, la Asociación Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza había sido de nuevo excluida de las comparecencias pero que a petición del PP se nos incorporaría a partir de la trigésima aproximadamente... vamos los últimos.

Ese es un episodio más de los que esta asociación viene sufriendo, siendo excluida y su voz silenciada, no sólo por el Gobierno, también por instituciones y organizaciones ajenas a la administración, como por ejemplo bastantes grupos mediáticos con sus correspondientes medios de comunicación. Este no es más que el fruto que estamos recogiendo por plantar cara al Gobierno en la pasada legislatura a cuenta del proceso de negociación y por exigir la verdad del 11-M.

Sí, estas son las consecuencias que tenemos que asumir porque nuestra postura no ha cambiado ni un ápice, pues a la vista está que nuestros postulados evidencian que el giro que el Gobierno pretende vendernos en política antiterrorista no es tal, y como consecuencia, con honor y orgullo seguiremos asumiendo esta penitencia.

Quienes hayan seguido la trayectoria de Verde Esperanza y la Plataforma creada de Voces Contra el Terrorismo habrán comprobado que se puede recurrir a las hemerotecas para comprobar que no hay contradicciones en nuestras posturas: no todo el mundo puede decir lo mismo, pues en estos momentos el ir para donde sopla el viento es rentable para algunos.

Retomando el tema, entre las propuestas que tenía previsto llevar como enmiendas a la Ley de Víctimas del Terrorismo, la más importante y prioritaria es la de derogar la resolución parlamentaria para que el presidente del Gobierno o algún miembro del mismo pueda negociar con ETA y pedir que ningún Gabinete pacte o negocie con organizaciones terroristas. Pues aunque esta ley sigue discriminado a unas víctimas sobre otras en las ayudas e indemnizaciones generando agravios muy importantes, en este momento la prioridad es la Justicia.

Siendo consciente de la postura del partido del Gobierno y de los nacionalistas separatistas en este tema, es necesario desenmascarar la verdadera voluntad de la ley y la falsedad del preámbulo cuando se habla de justicia.

Con lo que sí cuento, o al menos eso es lo que se ha dado a entender hasta el día de hoy, es con que el PP acepte esta enmienda, siendo ésta propuesta además por otros colectivos de víctimas del terrorismo.

Ni comprendería ni aceptaría otra postura, y menos recurriendo al falaz recurso de que la unidad de los partidos en el tema del terrorismo es lo más importante.

La unidad es para derrotar a ETA, no para dar cabida a la negociación. Como víctima del terrorismo comprendería y apoyaría a todos y cada uno de los partidos de la cámara que no estén unidos en dejar abiertas las puertas a la negociación. Mi total apoyo a aquellos partidos que no anteponen la falsa unidad por encima de la defensa de la memoria, dignidad y justicia.

Si esta ley es finalmente apoyada unánimemente por todos los partidos y asociaciones de victimas, sin que se tenga en cuenta la no negociación con terroristas, la Asociación Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza que presido y en nombre de mas de las 400 víctimas representadas seguiremos estando orgullosos de continuar siendo los marginados en la aprobación de esta ley.

Pero podremos ir con la cabeza muy alta y no avergonzarnos cada vez que tengamos que recordar a nuestros seres queridos porque hicimos lo que pudimos y debimos hacer por honrar su memoria, dignidad y justicia.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso