Menú
David Vinuesa

El Atlético sale de Rusia pateando anoraks y su afición lo celebra

El equipo de Simeone mereció la victoria, pero no pudo pasar del empate a uno ante el Lokomotiv de Moscú.

El equipo de Simeone mereció la victoria, pero no pudo pasar del empate a uno ante el Lokomotiv de Moscú.
Giménez, autor del 0-1. | EFE

Todo depende del Atlético de Madrid. El conjunto de Simeone tiene cuatro puntos en su grupo, domina la segunda plaza y si gana al Lokomotiv en el Metropolitano podría llegar a las dos últimas jornadas del grupo con una ventaja de cinco puntos sobre el conjunto ruso y seis sobre el cuarto clasificado, el Salzburgo. Por lo tanto empatar en Rusia no es un trauma.

Lo bueno para este Atlético de Madrid, que firmó uno de sus mejores partidos de los últimos años a domicilio, es que no se fue de Moscú satisfecho. El Atlético se fue rabioso. ¿Cómo se mide eso? Fácil. Si alguien no se cree la rabia atlética que sustituya el anorak de José María Giménez por su propio cuerpo y nos diga si la patada que le soltó el central del Atlético al terminar el partido fue fuerte o flojita. Porque en ese gesto del uruguayo, imperial en el 0-1 de cabeza, se puede medir la mala leche con la que la expedición colchonera volvió a Madrid.

La ambición del Atlético está creciendo y Rusia es un paso más hacia la recuperación de un equipo de carácter ganador. Cierto es que el resultado evita que sea un paso largo en el camino, pero es un movimiento más dentro de la carrera que parece haber iniciado el equipo del Cholo en busca de una nueva identidad. Otra vez más y ya van unas cuantas, el Atlético salió a por el partido desde el inicio. Nuevamente, el conjunto rojiblanco dominó la mayoría del partido. Y otro día más, aquel o aquella que vio el partido dejó de pestañear cada vez que Joao Félix cogía el balón y lo sometía en su propia habitación roja. Porque sí, el luso ha dejado de tener sombras para empezar a mostrar ya las '50 luces de Joao Félix'.

El Atlético de Madrid sigue por el camino que le llevará al éxito y si por ese sendero tiene que masticar rabia, que lo haga. Su afición sabe perfectamente cuándo debe irse a dormir cabreada con el resultado o con un penalti del nuevo fútbol y cuándo debe hacerlo con su equipo. Cuando el Atlético sesteaba en las primeras partes, la hinchada les miraba a ellos. Ahora que busca el partido desde el inicio y además divierte con su juego, la afición no mira al césped, tampoco al banquillo, sino al cielo, buscando en los altares una explicación para que un partido de 0-3 acabe en 1-1.

Pero no todo fue esperanzador en Rusia. Dos chinas en el zapato aparecieron en ese caminar madrileño y lo hicieron en forma de dudas y de lesión. En la primera de ellas el protagonista fue Saúl. El '8' regresó al terreno de juego y duró 45 minutos, pero lo peor de todo no fue su poco protagonismo sino la sensación de que Saúl y Joao Félix se solapan. Con el canterano en el campo, el mapa de calor del luso se enfrió en la primera parte. Sin él, casi explota como una olla a presión. Igual pasó con Lemar, que salió en los últimos minutos y también se solapó con Joao Félix. Visto lo visto y aunque duela, si toca sacrificar a una vaca sagrada por ver brillar al '7', ¡hágase Cholo!

Y por último y aparte de ese desnivel de temperatura con Joao Félix, Vitolo. Sí, otra vez Vitolo. Imaginad un solomillo enorme delante de vosotros. El primer bocado, suculento. El punto a vuestro gusto. El cerebro, explotando con la expectativa de disfrutar del segundo, tercero, cuarto y quinto bocado. Entonces, de la nada, aparece el camarero y te quita el plato. Y vuelves al día siguiente, repites primer bocado y te lo vuelven a quitar. Así es Vitolo para el aficionado atlético. Un manjar del que solo se puede disfrutar un bocado cada cierto tiempo. El problema es que como buen solomillo, Vitolo es caro y si la situación no sufre un giro de 360 grados no compensa pagar tanto para comer tan poco. Si el empate en Rusia da rabia, pero es positivo, el caso Vitolo es todo lo contrario porque este Atlético tiene hambre y no está para platos a medias.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad