Menú
Jesús Fernández Úbeda

Pedro Sánchez, noqueado en su Disneylandia

La realidad penetra en la ficción del hemiciclo. Rufián dice que la izquierda habla "de temas que no interesan a nadie". Diputados de Vox le aplauden.

La realidad penetra en la ficción del hemiciclo. Rufián dice que la izquierda habla "de temas que no interesan a nadie". Diputados de Vox le aplauden.
Pedro Sánchez, antes de entrar en el hemiciclo. | EFE

El Congreso ha dejado de ser Disneylandia para Pedro Sánchez. La huelga de transportistas y la manifestación de los agricultores y ganaderos han infestado de goteras la confortable realidad paralela en la que, puestos de opio parlamentario, chapoteaban/chapotean el presidente y sus ministros, ajenos al sufrimiento de los curritos, a los casi dos 'pavos'/litro que cuesta el diésel y a los supermercados sin leche en los estantes. Este miércoles, la oposición noqueó a un líder del Ejecutivo que estaba nervioso, de mala hostia y perdido, como Vinícius en el Madrid-Barça. El escritor Carlos Mayoral, que acaba de publicar una novela fantástica sobre Lorca y la reconciliación de los españoles, me matiza: "En las Cortes se vive una realidad cóncava, como la vida en los espejos de Valle-Inclán". El maestro Raúl del Pozo me llama minutos antes del pleno: "Al Gobierno lo pueden tumbar los camioneros. Ya le pasó a Allende".

A Sánchez, experto en el gambeteo imprevisible –y, no pocas veces, disparatado– para deshacerse de sus interpelantes, no le salió un sólo regate dialéctico. Cuca Gamarra le pidió acción: "Se limitan a llamar 'ultraderecha' a todo el que no comulga con ustedes". Él, a saber por qué, se remitía al 99,63% de los votos obtenidos por Feijóo en las 'primarias' de los genoveses. Gabriel Rufián disparó a la barriga: "¿No están hartos de decir que viene la ultraderecha?". El portavoz de ERC apuntó que las izquierdas "hablamos de temas que no le interesan a nadie": "¿Sabe que entiende la gente? Que la luz ha subido un 80%, que el butano ha subido un 33%". En ese momento, algunos diputados de Vox le aplaudieron. Sánchez, fuera de sí, como cuando Goku se transforma en mono gigante, señaló al diputado nacionalista y le espetó: "Yo creo que su discurso es el que alimenta precisamente a la ultraderecha". Los suyos le socorrieron con una ovación artificial de emergencia, pero el aplauso no se lo creyó ni Adriana Lastra.

Espinosa de los Monteros recogió el guante del portavoz de ERC y lo rediseñó con sentido del humor: "Escuchen a Rufián cuando dice que la izquierda ha abandonado por completo a los trabajadores, del mismo modo que él ha abandonado su ideología independentista. Escúchenle antes de que sea despedido por absentismo ideológico, como fue despedido de su único trabajo por absentismo laboral". El portavoz de Vox preguntó a Calviño "por qué hace una política económica que aumenta la desigualdad de los españoles". Enumeró al vasto pueblo de la "ultraderecha" compuesto por, entre otros, transportistas, ganaderos, taxistas y autónomos: "Todos los que se quejan son de ultraderecha. Imagino que los trabajadores de las tiendas de ultramarinos serán ultraultraderecha para usted". A su bola, la vicepresidenta primera se escudó en la reforma laboral, el ingreso mínimo vital y la igualdad de género.

Por su parte, Macarena Olona explicó a Yolanda Díaz que los transportistas "no son terroristas" y que tienen "todo el apoyo de los españoles". La diputada de Vox remató con una verdad de las que duelen: "Ustedes han perdido las calles". La vicepresidenta, turulata, defendió de forma chusca a los "sindicatos de clase". Después, la popular María Valentina Martínez Fierro preguntó al ministro de Exteriores por el "despropósito" del Sáhara. Respondió Albares, diplomático sentimental: "Piense en la población saharahui de los campamentos. (…) España lleva muchos años siendo un espectador, y España debe ser un actor". Algunos diputados del PP preguntaban a voces: "¿Dónde están las banderas hoy?". Parece que la cuenta atrás del, como dice un buen amigo, "PSOE caoba" ha comenzado; ahora, también en el Congreso.

Temas

En España

    0
    comentarios