Menú
Pablo Planas

Extranjeros, delincuencia y noticias falsas

Cabe inferir de tales palabras, tomadas de la transcripción literal del pleno, que Aragonès criminalizó a los pobres.

Cabe inferir de tales palabras, tomadas de la transcripción literal del pleno, que Aragonès criminalizó a los pobres.
El presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, atiende su dispositivo móvil durante el pleno. | EFE

La política catalana es un bodrio superlativo, la pura teatralización de la nada. El parlamento autonómico se ha convertido en un vertedero donde los diputados arrojan toneladas de basura demagógica y mentiras. La última sesión celebrada en esa cámara, este pasado martes, aporta ejemplos significativos. El presidente del grupo de Vox, Ignacio Garriga, dedicó buena parte de su intervención a glosar la creciente inseguridad ciudadana en toda Cataluña, el aumento de todos los tipos de delitos, los siete asesinatos cometidos en solo una semana en la región. Y fue interrumpido por la presidencia en funciones de la cámara, que ejerce la diputada de ERC Alba Vergés, cada vez que entendía que Garriga vinculaba la delincuencia con la inmigración ilegal.

Con suma diligencia y presteza, la señora Vergés le leía a Garriga el punto del código de conducta del Parlament que censura relacionar los actos delictivos con personas extranjeras que han llegado a España de manera irregular. El diputado citaba las propias estadísticas de la consejería de Justicia de la Generalidad sobre el porcentaje de extranjeros en las cárceles catalanas y otros recuentos relacionados con la delincuencia, siempre datos oficiales. En su conclusión, el representante de Vox en Cataluña pedía más policías, más rigor y el control de la inmigración ilegal.

En la réplica, el presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, denunció el discurso de la supuesta "extrema derecha" y aseguró muy campanudo él que "la primera medida, la más importante de todas para combatir la inseguridad es acabar con la pobreza". Cabe inferir de tales palabras, tomadas de la transcripción literal del pleno, que Aragonès criminalizó a los pobres. Incluso podría suponerse de sus palabras que los delitos sexuales o los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas se deben a la pobreza y a la falta de oportunidades de quienes los perpetran. De modo que si Garriga, al decir de los demás grupos, señalaba a los extranjeros, el dirigente de ERC apuntaba hacia los pobres, que es un sector muy amplio de la población en el que no sólo hay inmigrantes. Como es lógico, la presidenta en funciones de la cámara no reprendió a su jefe de filas por cargar sobre los menesterosos y la miseria la culpa de la inseguridad.

Ser pobre no significa ser un delincuente. Tampoco es un delito. Es obvio que hay pobres que delinquen, pero muchos violadores, estafadores, ladrones, mangantes y matones no son pobres ni violan, matan, roban o estafan por ser pobres. ¿Qué decir, sin ir más lejos, de los delincuentes de cuello blanco o de los políticos corruptos? En realidad, los pobres son las primeras víctimas de la delincuencia, quienes de manera más cruda sufren los efectos de la tolerancia con los criminales. ¿Es que acaso ignora Aragonès que las mafias extranjeras consideran que España es un paraíso para sus actividades por la falta de medios policiales, la bonanza de sus prisiones y la laxa aplicación del Código Penal? Es la delincuencia la que provoca pobreza, no al revés.

Pero hay más. Los mismos que acusan a Vox de cabalgar sobre las noticias falsas no se cortan ni un pelo a la hora de deslizar sus infundios en sede parlamentaria. Laura Reguant, diputada de la CUP, mintió descaradamente cuando se refirió al discurso de Garriga. El entrecomillado procede de la transcripción oficial de la sesión: "Usted (en alusión a Aragonès) ha hablado del auge de la extrema derecha. Ha hablado del aviso que nos pone Italia, del aviso que supone Suecia. Pero creo que con lo que hemos visto esta tarde (refiriéndose a la intervención de Garriga) no hace falta que nos vayamos tan lejos. Lo tenemos aquí. El sábado apuñalaron a un joven en Santa Coloma de Farners. Curiosamente es el único asesinato que alguien (Garriga) se ha olvidado de mencionar porque es el único asesinato con un origen (aplausos) de delito de odio motivado por la raza de la persona asesinada".

Efectivamente, tres individuos que la policía relaciona con grupúsculos nazis acuchillaron a un joven negro, pero por fortuna el muchacho no ha muerto y está fuera de peligro, a pesar de que Reguant lo haya enterrado entre los aplausos de sus correligionarios independentistas, de los socialistas y de los comunes. Nadie ha acusado a Reguant de mentir. Para nada. Luego se hacen cruces porque en Italia ha ganado una señora, Georgia Meloni, que dice las mismas cosas que Vox en España.

Posdata: Por cierto, la primera providencia de Meloni ha sido corroborar el compromiso de su país con la lucha de los ucranianos tras haber recibido una llamada de felicitación por su victoria electoral de Zelenski. ¿Habrá llamado Sánchez a Meloni?

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad