Menú
Agapito Maestre

Civilización o pacto entre oligarquías

Núñez Feijóo está manteniendo a Sánchez en el poder con su actitud contemporizadora y taimada.

Núñez Feijóo está manteniendo a Sánchez en el poder con su actitud contemporizadora y taimada.
La portavoz del PP, Cuca Gamarram interviene durante el pleno del Congreso celebrado este miércoles. | EFE

No perdamos el tiempo con asuntos menores. Vayamos al grano. ¿Ha perdido o no Nuñez Feijóo la oportunidad de tumbar al Gobierno de Sánchez con la discusión de la reforma de la ley del sí es sí, o cómo se llame, que saca a los violadores de las cárceles y rebaja ostensiblemente las penas de los delincuentes sexuales? Sin duda, ha sido incapaz de agarrarse al pelo de la diosa Fortuna para dar un golpe mortal a un gobierno roto. El líder del PP ha demostrado con creces su torpeza política, aunque lo haya hecho aparentando un superior grado de civilización que sus oponentes. Algo es algo. En un contexto político donde nadie se extraña por el escaso nivel intelectual y político de las oligarquías de los partidos, y menos todavía por el nivel soez de las intervenciones de algunos diputados, es siempre de alabar la aparición de gentes con modales políticos. Han demostrado los del PP conocer las triquiñuelas políticas, o sea, han utilizado un conjunto de saberes parlamentarios para detener este bodrio de ley. Han mostrado, sí, una cierta prudencia política para poner límites a una ley nefasta. Desde ese punto de vista, sin duda alguna, la gente del PP refleja cierto nivel de civilización, aunque no creo que sea suficiente para llamarles buenos ciudadanos.

Y, sin embargo, algo es sospechoso, por no decir que huele mal, en este pacto entre entre el PSOE y el PP para frenar algunas de las barbaridades que provoca esta ley del "sísí". En otras palabras, y cuesta decirlo, Núñez Feijóo estaría manteniendo a Sánchez en el poder con su actitud contemporizadora y taimada. Tres cosas podría haber exigido el PP antes de votar la reforma de esta ley para que su Oposición fuera creíble: cese de la ministra Montero, someter la reforma a un nuevo debate y votación en el Congreso. Nada de eso pidió la señora Gamarra en un discurso correcto que brilló por encima de unos oponentes tan zafios como rastreros. Pero el discurso de la señora Gamarra era todo faramalla, porque lo decisivo estaba ausente. Parecía todo pactado entre bambalinas. Y encima Sánchez no asistió a la votación, cuando la reforma era para que el Gobierno en pleno hubiera estado presente.

En fin, la conducta sedicentemente civilizada del PP esconde un engaño, una patraña, que produce vergüenza ajena por benévolos que seamos con la caterva de políticos del PP. Por lo tanto, digámoslo con contundencia: Núñez Feijóo ha perdido una gran oportunidad de asestarle un golpe moral a un gobierno roto. El debate en el Congreso de los Diputados sobre la reforma de la ley del sí es sí fue un teatrillo bochornoso. Resulta incomprensible desde el punto de vista democrático y, sobre todo, nos afirma en que el régimen político actual no pasa de ser en el mejor de los casos una oligarquía entre los líderes de unos partidos más corruptos que sanos. Quizá sea demasiado aventurado decir que Feijóo mantiene a Sánchez en el Gobierno de España. Pero a tenor de lo sucedido en la discusión de la reforma de la ley del "sísí", no creo que la mayoría de la ciudadanía, la genuinamente civilizada, espere demasiado del "civilizado " Núñez Feijóo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro