Menú
EDITORIAL

Lo "bueno" sería cerrar los acuerdos con Vox en Murcia y Aragón

Ya está bien de insensateces que impiden que partidos llamados a entenderse por sus respectivos electorados, como PP y Vox, no lo hagan.

Es evidente que las declaraciones de Iván Espinosa de los Monteros, en las que ha afirmado que su partido no sería un "obstáculo" a la investidura de Feijóo si el PP encontrase diputados de un "PSOE bueno" que le apoyasen, más que un encomiable "que por mí no quede" por parte del representante de Vox, supone una fina ironía frente a las ensoñaciones que algunos representantes del PP han tenido respecto a un PSOE moderado y con sentido de Estado con el que el propio Feijóo ha manifestado sentirse más cómodo que con Vox. Y es que si hay un partido que no ha visto ni ve por ninguna parte a esos diputados del PSOE con elementales escrúpulos morales como para no contribuir a un gobierno de "destrucción nacional", tal y como el que se nos avecina bajo la presidencia de Sánchez, ha sido siempre Vox.

Dicho esto, y si es cierto lo que el diario ABC afirma en su titular de portada, lo que sí es bueno es que Feijóo urja a su partido a resolver los pactos con Vox en las autonomías pendientes todavía de conformar gobierno. Y aun mejor hubiera estado si el político gallego hubiera transmitido esta urgencia, no sotto voce o a través de anónimas fuentes del partido, sino a viva voz y dejando bien claro ante la opinión pública qué entiende por "resolver" pactos con Vox allí donde el PP no tiene escaños suficientes para hacerse con el gobierno. Lo decimos, más que nada, porque mientras que el candidato popular a la presidencia de Aragón, Jorge Azcón, ya está negociando una pequeña participación de Vox en el gobierno de la región, el candidato popular a la presidencia de Murcia, López Miras, sigue irresponsablemente negándose en redondo a la menor participación del partido conservador en su gobierno a cambio de su apoyo.

Es evidente que esta injusta y rotunda negativa a permitir a Vox esa participación en el gobierno de Murcia que el PP sí corrió a conceder a Ciudadanos tras las anteriores autonómicas de 2019 —y eso, a pesar de tener esta última formación menos escaños que los obtenidos ahora por Vox—, nos aboca a una repetición electoral en dicha comunidad autónoma. Tal vez López Miras acaricie la idea de que una repetición electoral le permita conseguir los escaños que necesita para prescindir de Vox. Pero sin dejar de ser esto posible, el candidato popular debería reparar en que, mientras el PP logró en las autonómicas el 42,84 por ciento de los votos de los murcianos —frente a un 17, 72% que logró Vox—, el apoyo de los murcianos al PP en las generales ha caído al 41,24% mientras que el apoyo a Vox ha subido al 21,83 por ciento.

Así las cosas, ya está bien de insensateces que impiden que partidos llamados a entenderse por sus respectivos electorados, como PP y Vox, no lo hagan. Si ese distanciamiento ha sido letal en las generales, aun sería peor que se perpetuase es estas autonomías.

Temas

En España

    0
    comentarios