Menú
Jesús Fernández Úbeda

El "régimen del 78" ya está en la UCI

Sánchez es presidente por una amnistía "radicalmente constitucional" respaldada por quienes exigen liquidar el Estado social y democrático de Derecho.

Sánchez es presidente por una amnistía "radicalmente constitucional" respaldada por quienes exigen liquidar el Estado social y democrático de Derecho.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abandona el Congreso de los Diputados tras haber prosperado su investidura. | EFE

Cuarenta y cinco años después de que ETA asesinara a tiros al magistrado José Francisco Mateu Cánoves, la portavoz parlamentaria de EH Bildu, María Mercedes Aizpurúa Arzallus, o sea, la hagiógrafa de gudaris que, en 1984, fue condenada por la Audiencia Nacional a un año de prisión e inhabilitación por apología del terrorismo, proclamaba en el Congreso de los Diputados que "el régimen del 78", que ella identifica con PP y Vox, "está intentando impedir una legislatura de avances sociales, cualquier atisbo democratizador" y exigió al, por esa hora, todavía candidato Pedro Sánchez el "reconocimiento plurinacional del Estado", a lo que éste, complaciente y salivante, respondió: "El marco fijado por nuestra Constitución es el adecuado para abordar el inicio de un proceso de diálogo con las fuerzas representativas del pueblo vasco sobre las cuestiones que usted me ha planteado".

Plutarco, sobre Pericles, en las Vidas paralelas: "La verdad es muy complicada y difícil de encontrar para la Historia, cuando quienes vienen detrás tienen el tiempo como encubridor del conocimiento de los hechos; pero es que la historia de los hechos y las vidas contemporáneas, ya sea por las envidias y los odios, ya sea por la gratitud y la adulación, ultraja y distorsiona la verdad". A las 13:14 de este jueves, la delegada del PSOE en la presidencia del Congreso, Francina Armengol, declaraba "otorgada la confianza" de la Cámara Baja a Sánchez: "Lo que comunicaré a Su Majestad el Rey a los efectos de su nombramiento como presidente del Gobierno". ¡Consummatum est! Sin ápice de sorpresa, con 179 votos a favor y 171 en contra. Consiguiendo, por enésima vez, la cuadratura del círculo. Defendiendo la amnistía a unos sediciosos, según un verbenero Patxi López, "radicalmente constitucional", respaldada por unos grupos que no sólo abogan, sino que exigen, altaneros, liquidar el Estado social y democrático de Derecho. Con mayor o menor prisa, pero sin pausa. Mientras algunos diputados del PP y no pocos periodistas de su cuerda continúan obsesionados con el estribillo del timo electoral y demás marcas blancas.

Aizpurúa se ciscó en la "mal llamada Transición", construida "sobre la negación de las diferentes naciones y sobre el privilegio social", amén de en un "régimen" que indultó "a los responsables del terrorismo de Estado, a torturadores y corruptos" y, mezclando churras con merinas, al rey Juan Carlos. Sin florituras literarias, disparando a la barriga –metafóricamente, se entiende–, le recordó a Sánchez que, como en la canción de Amaral, sin ellos no es nada: "Somos los independentistas quienes impedimos hoy que el bloque reaccionario llegue al poder". El macho alfa de Ferraz, el jefe del sí pero no Emiliano García Page, reconoció "la contribución" de EH Bildu "en la pasada legislatura y el apoyo de su formación" y, además de lo antes referido, instó a interpretar la Carta Magna "con arreglo al espíritu del tiempo vigente", que no es otro que el de sus gónadas, vaya.

Aitor Esteban manifestó que si España se va al guano es por la tropa que invoca a Franco en la calle Ferraz –hay quien se lo pone a huevo, nobleza obliga–. Lo más divertido de la intervención del portavoz del PNV, que rechazó que "el procés catalán" sea un golpe de Estado, no salió de su boca, sino de la de Miguel Ángel Aguilar, que, sin pinganillo, se burlaba del jeltzale cuando éste hablaba en vasco: "¡¡Eso, muy bien!!", "No, no, eh, ahí te has pasao". Un periodista catalán lo miraba como la Medusa. En su réplica, el socialista se ventiló al nacionalista atacando a Tucker Carlson y a un PP "que se ha dejado parasitar, en muchos mensajes centrales, por la ultraderecha".

Masivo fue el éxodo que se vivió cuando tomó la palabra Néstor Rego, del BNG: el nacionalismo gallego interesa aún menos que el último programa de Jorge Javier Vázquez, en paz descanse –el programa, quiere decirse–. Cristina Valido, de Coalición Canaria, dijo que con su sí a Sánchez defiende "los valores y el futuro de los canarios". Mientras gobierna en su tierra con el apoyo del PP, claro que sí. Alberto Catalán, de UPN, puso en la infame sesión algo de nobleza: "Si es cuestión de elegir entre Arnaldo Otegi y Ortega Lara, nos quedamos con Ortega Lara". Patxi López, sobre la amnistía: "Esto no es nuevo, lo hicimos en la Transición (…) perdonando delitos mucho más graves, delitos que hoy se consideran imprescriptibles, delitos de lesa humanidad". La diputada del PP Bea Fanjul, a LD: "La investidura es como un mercadillo, amnistía a siete euros, ¡siete euros, que se nos va de las manos!". El amigo escritor Emilio Lara me envía su "epitafio político": "No se puede esperar nada de un presidente que muda de opinión como las serpientes mudan de piel y los ciervos de cornamenta". En fin, ¡qué cosas veremos! Mas, recuerden que, como advirtió Voegelin: "Es signo de una incomprensión fatal de las fuerzas históricas creer que un puñado de hombres puede destruir una civilización antes de que ésta haya cometido suicidio". Viviremos para contarlo. Al menos, esa es la intención.

Temas

En España