Menú
Alberto Javier Tapia Hermida

Muerte en la Guardia Civil

Esos gritos son un síntoma —uno más que ha venido antecedido por entregas nocturnas de maletines en aeropuertos— del deslizamiento de partes de nuestro País hacia un Narcoestado.

Esos gritos son un síntoma —uno más que ha venido antecedido por entregas nocturnas de maletines en aeropuertos— del deslizamiento de partes de nuestro País hacia un Narcoestado.
Patrulla de la Guardia Civil, en una imagen de archivo. | Europa Press

Me acojo a sagrado

Vuelvo a acogerme a sagrado (como los delincuentes medievales) de la hospitalidad de este diario que, llamándose Libertad Digital, ha respetado casualmente la mía para expresar mi opinión con absoluta libertad. Y lo hago de nuevo sobre una cuestión de actualidad dramáticamente polémica para expresar mi modesto parecer de viejo profesor de la mayor Universidad pública española, condición de la que me sigo sintiendo orgulloso, a pesar de la tibieza, rayana con la cobardía viscosa, de las autoridades académicas frente al desafío separatista.

En los más de cuarenta años de docencia han pasado por mis aulas mujeres y hombres que, finalmente, han recabado en la Guardia Civil, algunos de ellos en el Grupo de Acción Rápida (GAR) a quienes desde aquí saludo diciéndoles que ha sido un honor para mí ser su profesor. Y esta última circunstancia, siendo relevante para quien suscribe, es, además, pertinente para que mi indignación por lo que procedo a relatar me resulte particularmente dolorosa. Procedo:

Una muerte con Honor: asesinato en Barbate

Leo en la prensa de estos días diferentes noticias con matices muy relevantes. Por un lado, encontramos los titulares siguientes: "Detenidos todos los tripulantes de la narcolancha que embistió a los guardias civiles" (Agencia EFE 10.02.2024). "Los guardias civiles muertos en Barbate iban en una zódiac pequeña y los atacó una narcolancha de 14 metros. Ocho detenidos por la agresión, incluidos los seis tripulantes de la fueraborda que mató a dos agentes. Los arrestados están acusados de homicidio" (El País, Jesús A. Cañas, Barbate, 10.02.2024). Por otro lado, podemos leer: "Ocho detenidos por la muerte de dos agentes en Barbate, entre ellos el piloto de la narcolancha. Se trata de un hombre con antecedentes conocido como 'Kiko el Kabra'. (Gema Peñalosa, Madrid, 10.02.2024). "Una narcolancha embiste y mata a dos agentes de la Guardia Civil durante una persecución en el puerto de Barbate. Además de los dos guardias civiles arrollados por la embarcación en la tarde de este viernes, hay otros dos heridos en estado grave" (ABC Sevilla-Cadiz 10.02.2024).

Pues bien, aunque no somos expertos en comunicación, nos permitimos recomendar un uso preciso del lenguaje para dar noticia de un suceso dramático que tiene consternada a nuestra Nación porque no es lo mismo "agredir" o "embestir" que "matar" o "asesinar" y, en nuestra inocencia, no querríamos deducir de la asignación de los sustantivos a los sesgos políticos de los medios respectivos una voluntad de ofrecer el público un enfoque manipulado de la dramática noticia.

Pero lo peor estaba por llegar cuando contemplamos desde nuestra nausea las imágenes del "vídeo que avergüenza a Barbate: jóvenes que jalean a los narcos contra la Guardia Civil y gritan ‘¡embístele con dos cojones!’". No solo un olor nauseabundo nos asalta al ver las imágenes de los gritos de la chusma delictiva que jalea, en directo, las ejecuciones de los guardias civiles. Es que, además, superada la sensación de asco moral, caemos en la cuenta de que son un síntoma —uno más que ha venido antecedido v.gr. por entregas nocturnas de maletines en aeropuertos— del deslizamiento de partes de nuestro País hacia un Narcoestado.

Una vida fatua: la Gala de los Goya

Cuando todavía no nos habíamos repuesto de la mezcla de dolor, indignación y asco; esta mañana nos desayunamos con las referencias de la prensa a la Gala de los Goya que dicen lo siguiente: "Las actuaciones de los Goya: Bisbal fue un máquina, Estopa honró a Los Chichos y ‘Se acabó’ sonó poderosa. La gala homenajea a Raphael, María Jiménez o Concha Velasco y deja un estremecedor dúo entre Sílvia Pérez Cruz y Salvador Sobral" (Carlos Marcos. El País. 11.02.2024).

En nuestra inocencia de hombre de bien (creemos) nos preguntamos: ¿Por qué la Gala de los Goya no homenajeó, también, a los dos jóvenes guardias civiles asesinados en Barbate? Homenaje que hubiera sido particularmente oportuno porque ha sido esa misma Guardia Civil la que recibió órdenes de bloquear los accesos a Valladolid para que la ciudadanía —en gran parte a bordo de sus tractores— no pudiera acercarse el líder máximo y a los titiriteros (lo digo no el máximo respeto a la profesión de actor, actriz, payaso, payasa, contorsionista, etc.) para mostrarles —no nos cabe duda— su respeto y su afecto.

Sorprendidos aun por el silencio ominoso de La Kultura que tantas veces ha ofrecido sus sentidos homenajes a racistas asesinos, nos tropezamos, entre café y café, con el titular siguiente: "Almodóvar responde a García-Gallardo en los Goya tras acusar al mundo del cine de ser ‘señoritos’: ‘El dinero recibido lo devolvemos con creces’. El director manchego ha querido dirigirse, aunque indirectamente, a los miembros de Vox que se encontraban en la gala de los Goya". (Marina Ortiz. ABC.11.02,2024).

Y nuestro estómago no resiste más el asco, vomitamos todo el desayuno y nos ponemos a escribir este artículo con nuestra opinión.

Un contraste indignante y un rumor casi imperceptible que dice: "¿Hasta cuándo abusarás, Catilina, de nuestra paciencia?

Y, cuando estoy cerrando este artículo, experimento una rara sensación de esperanza cuando escucho un rumor casi imperceptible que me parece que procede del silencio que les impone la disciplina que practican con orgullo todos las mujeres y hombres que integran la Guardia civil y dice: "¿Hasta cuándo abusarás, Catilina, de nuestra paciencia? ¿Hasta cuándo esta locura tuya seguirá riéndose de nosotros? ¿Cuándo acabará esta desenfrenada osadía tuya?" (Marco Tulio Cicerón. Primera Catilinaria. Oratio in Catilinam Prima in Senatu Habita).

Temas

En España

    0
    comentarios