Menú
David Vinuesa

El Atlético sigue viviendo en casa de papá y mamá con 120 años

El Atlético cuando sale de casa lo pasa muy mal y los resultados son escandalosamente malos.

El Atlético cuando sale de casa lo pasa muy mal y los resultados son escandalosamente malos.
El Atlético sigue viviendo con papá y mamá con 120 años | EFE

Antes de nada y como vivimos en épocas en las que hay que marcar muy bien lo que es una metáfora o una broma, no tengo nada en contra de la gente que vive con sus padres por decisión personal, obligación por cuidados (el mayor amor posible) o por incapacidad económica para ser independientes. Pero en este caso me viene al pelo para hablar de la crisis que tiene el Atlético cada vez que sale de casa y juega lejos del Metropolitano. Papá y mamá son los aficionados rojiblancos y sin ellos, según parece, el equipo se deshace.

El Atlético me tiene indignado este año y la razón es simple: no puedo comprar la idea de que un equipo que lleva 26 victorias de 28 partidos en casa, con una sola derrota, sea incapaz de ganar a domicilio ante Betis, Lazio, Celtic, Valencia, Las Palmas, Barcelona (sin ser Camp Nou), Athletic, Girona, Real Madrid, Sevilla e Inter de Milán. Tampoco puedo comprar que ese mismo equipo, con los mismos jugadores, sea capaz de ganar en casa dos veces a un imbatible Real Madrid y en Champions acumule cinco derrotas, dos empates y una sola victoria en sus últimas ocho salidas. Lo siento, pero no le pongo excusas a números de equipo grande, que fuera del calor del hogar, es mediocre.

Empiezo a pensar que el Atlético está convirtiendo la bendición de tener un Metropolitano fiel e inexpugnable en un escudo de equipo muy mimado. De equipo con una personalidad que solo se sustenta bajo el techo de protección de lo conocido. Cuando tengo el calorcito de mi hogar, con papá y mamá, soy un grande y cuando salgo de casa, no le gano a nadie que tenga un dificultad media alta. Creo que hay una plantilla, en parte muy veterana, que le debería valer a este Atlético para independizarse. Tienes varios campeones del mundo, por ejemplo. Veteranos de 1000 batallas. Un gran portero. Gente joven que debería comerse el mundo con valentía. Y sí, un entrenador capaz de contagiar intensidad y moral a una piedra inerte. Con todo eso... ¿Qué narices le pasa al Atlético de Madrid fuera de casa?

Ante el Inter, el Atlético no hizo un mal partido y por supuesto no hablamos de un rival fácil sino de uno de los mejores del mundo, pero tampoco lo hizo bueno. A mí, lo siento, pero no me vais a convencer por el camino y el discurso de "bueno, ayer sí hicieron un partido intenso", porque eso es lo mínimo que debe hacer un equipo grande. Y si el Atlético gana 2-0 o 3-0 en la vuelta, tampoco voy a quedarme tranquilo. No ganan a nadie importante fuera de casa salvo al Feyenoord y no, no me conformo con una victoria de 8 salidas en Champions. Un equipo que quiere ganar cosas no puede ahogarse siempre que no está bajo el calorcito de su campo. El problema del Atlético no está en remontar el 1-0 de anoche, que se puede hacer perfectamente, sino que no ganas fuera de casa en ningún campo de dificultad media o alta. En ninguno. No se imponen ante nadie difícil si no están arropados por el Metropolitano. Es un problemón y creo que esta plantilla vive muy cómoda con lo que hace como local. Y creo que mimarles en ese sentido, en vez de tomarse como algo bueno, se lo están tomando como algo con lo que conformarse. Claro que puedes remontar. Por supuesto. Caldera en casa, afición fiel que ya ha agotado las entradas semanas antes del partido y ganar. ¿Y luego? ¿Cantas que una gitana loca te tiró las cartas y vuelves a no poder ganar fuera en cuartos de final? Pues no lo compro, lo siento. Fidelidad, ok. Exigencia, también.

Dicho todo lo anterior, creencia absoluta en que el Atlético remonta al Inter en el Metropolitano con una caldera espectacular, sin embargo, esa creencia absoluta no me impide exigirles y decirles que fuera de casa están siendo horribles. No me impide decir que Giménez se ha perdido 108 partidos por lesionarse 42 veces como rojiblanco y eso es insostenible. No me impide no entender, ni de broma, por qué Saúl es titular en el Atlético cuando siempre acaba siendo el primer cambio porque no firma ningún partido notable. Y no me impide exigirle a Simeone que un equipo que gana 26 partidos de 28 en casa siga viviendo con sus padres porque les da miedo jugar fuera de casa.

Resumo todo lo dicho con un párrafo cortito y al pie. Barco de remontar en la vuelta en casa: estoy dentro de la A a la Z. El que no crea, que no vaya. Barco de normalizar derrotas fuera de casa porque "hoy sí han peleado": estoy fuera. Barco de "había que salir vivos y no llevarse 3": fuera también. Mentalidad pobre. Así de claro lo dejo.

Espero que la cosa cambie y que lo haga a tiempo, no como el año pasado que el equipo se volvió imbatible cuando ya no se jugaba nada y tenía asegurado el puesto Champions. Y espero que cambie, entre otras cosas, porque ayer se plantaron en Milán 3500 personas que, con números lamentables fuera del Metropolitano, no dejan de confiar en los suyos. Esos también están ahí fuera de casa, por lo tanto, hagan lejos del Metropolitano lo mismo que ellos: ir a por todas.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios