Menú
Alberto Javier Tapia Hermida

La Fiesta del Chivo, el Banco de España y el daño a la Economía española

Mientras la nación se entretiene con La Fiesta del Chivo, nuestra Economía —y el bienestar presente y futuro de sus ciudadanos— sufre un coste interno y externo gravísimo.

Mientras la nación se entretiene con La Fiesta del Chivo, nuestra Economía —y el bienestar presente y futuro de sus ciudadanos— sufre un coste interno y externo gravísimo.
Pedro Sánchez y Begoña Gómez en el acto de cierre de la campaña de las elecciones del 23 de julio de 2023 | Europa Press

El esperpento epistolar-amoroso con el que nos ha obsequiado el Presidente del Gobierno entre los días 26 y 29 del pasado mes de abril ha elevado hasta el paroxismo la incertidumbre en nuestro país. El último informe del Banco de España nos advierte del impacto negativo que tiene el deterioro institucional y la incertidumbre política en la economía española: "No hay más preguntas, señoría".

Procedemos a compartir con los lectores de este diario que acoge nuestra opinión una serie de reflexiones sobre el coste para la Economía española del esperpento epistolar-amoroso del Presidente del Gobierno que ha mostrado una deriva caribeña de nuestro régimen crecientemente corrupto que nos parece que debemos intentar detener.

El chivo y su fiesta

Las fuentes oficiales de prensa proclamaron este lunes 29 de abril la buena nueva: "Pedro Sánchez ha anunciado este lunes en una declaración institucional que se queda como presidente del Gobierno, tras un periodo de cinco días de reflexión sobre su continuidad en el puesto a raíz de la ‘campaña de acoso’ contra su esposa, Begoña Gómez, que denunció el pasado miércoles". En un ejercicio de masoquismo intelectual, expurgaremos en el discurso que ha realizado en la Moncloa este lunes las tres principales unidades temáticas infamantes que hemos detectado:

La primera unidad temática infamante versa sobre sus amenazas a la independencia judicial que, en nuestra opinión, se deducen de la siguiente manifestación: "Por eso asumo ante ustedes mi compromiso de trabajar sin descanso, con firmeza y con serenidad, por la regeneración pendiente de nuestra democracia y por el avance y la consolidación de derechos y de libertades. Asumo la decisión de continuar con más fuerza, si cabe, al frente de la Presidencia del Gobierno de España. Solo hay una manera de revertir esta situación: que la mayoría social, como ha hecho estos cinco días, se movilice en una apuesta decidida por la dignidad y el sentido común, poniendo freno a la política de la vergüenza que llevamos demasiado tiempo sufriendo, porque esto no va del destino de un dirigente particular".

Este manifestación —aparentemente hueca— deber ser puesta en el contexto de la campaña victimista que viene desarrollando el presidente del Gobierno —junto a los partidos racistas que le apoyan— desde hace ya bastantes meses en dos frentes: la renovación partidista del CGPJ y la campaña contra el llamado lawfare judicial. Buena prueba de la contumacia de esta campaña nos la ofrece al artículo de Rubén Fernández publicado en este mismo diario el pasado día 4 de diciembre de 2023 con el siguiente titular: "Sánchez asume la teoría del lawfare y señala al PP por ‘secuestrar al poder judicial’", y en el que decía: "Durante una entrevista en la cadena SER, el presidente del Gobierno ha ido un paso más allá y ha reconocido la existencia de guerras judiciales poniendo como ejemplo el bloqueo de la renovación del CGPJ. ‘Es un caso paradigmático de lawfare’, ha terciado Sánchez que ha hablado de ‘secuestro del poder judicial’ y de la "’politización de la justicia’ de la que sólo es responsable la oposición mientras que el Gobierno es víctima". Constatamos el victimismo contumaz del presidente del Gobierno cuando leemos en el diario ABC del pasado 30 de abril de este año un artículo de Gregoria Caro que dice: "Al margen del CGPJ, Sánchez también ha planteado una reflexión sobre los portales digitales que propagan bulos y que los partidos luego utilizan como arma política. ‘Yo he sufrido lawfare (guerra judicial) sin dudas en España’, ha expresado Sánchez, y luego ha añadido: ‘He sido una víctima más de una estrategia bien diseñada y de una maquinaria del fango muy engrasada’"..

La segunda unidad temática infamante de la declaración que el presidente del Gobierno ha realizado este lunes 29 en La Moncloa versa sobre sus amenazas a la libertad de expresión cuando proclamaba: "Confundir libertad de expresión con libertad de difamación es una perversión democrática de desastrosas consecuencias" porque nuestra legislación contempla un sistema de responsabilidad civil y penal por difamación e injuria que ya garantiza la distinción reclamada.

La tercera unidad temática infamante versa sobre su manipulación del género cuando dice: "Si permitimos que se vuelva a relegar el papel de la mujer al ámbito doméstico, teniendo que sacrificar su carrera profesional en beneficio de la de su marido". Se trata de un burdo sofisma porque nadie cuestiona el derecho de cualquier mujer, casada o soltera, a desarrollar su carrera profesional en plenitud. Lo que investiga un juzgado de Madrid es si su esposa —como sucedería con cualquier otro juzgado de un Estado de derecho como es España y con cualquier otro hombre o mujer— ha cometido delitos verosímiles según los indicios aportados con una denuncia. Es un insulto a la inteligencia la doble manipulación por extensión que la declaración pretende deslizar.

La declaración del presidente del Gobierno acaba con una amenaza implícita —que resume las tres anteriores— y versa sobre su personalismo mesiánico cuando dice: "He decidido seguir y seguir con más fuerza, si cabe, al frente de la Presidencia del Gobierno de España. Esta decisión no supone un punto y seguido, es un punto y aparte. Se lo garantizo".

El coste de La Fiesta del Chivo para el Reino de España: El último informe anual del Banco de España

Mientras la nación se entretiene con La Fiesta del Chivo, nuestra Economía —y el bienestar presente y futuro de sus ciudadanos— sufre un coste interno y externo gravísimo.

En primer lugar, el coste interno se puede apreciar con la lectura del último informe anual del Banco de España que nos advierte del impacto que tiene el deterioro institucional y la incertidumbre política en la Economía española. En este sentido, de la Encuesta sobre Actividad Empresarial se deduce que las empresas han percibido en los últimos trimestres un aumento de la incertidumbre sobre la política económica que estaría afectando negativamente a un 58% de las compañías. Este fenómeno se ha convertido en el principal factor que condiciona la actividad de las firmas que operan en España.

En segundo lugar, el coste externo se aprecia con la lectura de la prensa del pasado día 30 de abril cuando constata: "Sánchez desconcierta a los inversores: ‘Proyecta una mala imagen de división fuera de España’. BBVA advierte de que la incertidumbre impacta en el crecimiento e insta a ‘resolverla’. La polarización salta las fronteras del país, advierten fuentes financieras. Sánchez agranda la incertidumbre de los inversores sobre España: ‘Es insólito y se desprestigia’. El Ibex mantiene las pérdidas tras la decisión de Sánchez de ‘seguir’ al frente del Gobierno. ‘La imagen para España es terrible. Supone una patada hacia adelante’, afirman con rotundidad fuentes próximas a los fondos de inversión que operan desde La City de Londres, el centro neurálgico desde donde se canalizan la mayoría de las inversiones hacia Europa". (VOZPOPULI 30.04.2024. Rubén Sampedro. Publicado: 30/04/2024 04:45).

Conclusión: Gritos y susurros: se prepara la tradicional carrera de ratas

En conclusión, el Chivo ha montado su Fiesta y la nación española aguarda, entre la perplejidad y el terror, las medidas anunciadas del "punto y aparte" de ataque a la independencia judicial y a la libertad de prensa jaleado por la secta de creyentes que le adoran como al mesías sin críticas ni fisuras con sumisión interesada y guerracivilistsa al líder, a su esposa, a su hermano, a su suegro y —si fuera preciso— a su perro y a su gato. Y mientras esto sucede, estamos convencidos de que hay unos pocos jueces soñando con redactar sentencias que condenen a periodistas por difamar al chivo o a su familia o incluso a otros jueces por lawfare contra el chivo o sus secuaces racistas. Y periodistas difamando a otros compañeros y académicos dispuestos a seguir facilitando masters, cursos y cátedras extraordinarias e incluso "honoris causa" a los poderosos. Preparándose, en definitiva, para la tradicional "carrera de ratas" al calor del poder (dicho sea con respeto y cariño a los roedores).

Y esta deriva autocrática debe ser detenida por el bien de la nación y de sus ciudadanos.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro