Menú
EDITORIAL

La Fiscalía Europea y la silenciada condición de "investigada" de Begoña Gómez

Lejos de ser un "bulo" o una muestra de "fango", la condición de "investigada" de Begoña Gómez es un hecho desde el pasado el 16 de abril.

Lejos de ser un "bulo" o una muestra de "fango" por parte de este y otros escasos medios de comunicación, tal y como Pedro Sánchez se ha empeñado insistentemente en decir, la condición de "investigada" —término que sustituyó al de "imputada" tras la reforma de la LeCrim en 2015— de su esposa, Begoña Gómez, es y era un hecho público y notorio desde hace semanas, por mucho que no hayan faltado medios de comunicación progubernamentales que lo hayan silenciado. De hecho, en el auto en el que se acuerda la apertura de diligencias, fechado ya el 16 de abril, el titular del Juzgado de Instrucción nº 41 de Madrid, Juan Carlos Peinado, ya le atribuía a Gómez la condición de investigada y le pedía que "designe procurador y abogado", ya que no le atribuía "ningún fuero especial".

En este sentido, no le falta razón a la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, cuando ha acusado a Pedro Sánchez de "saber perfectamente" que su mujer "tenía la condición de investigada" cuando amagó con dimitir el 24 de abril a través de una carta en la que anunciaba un proceso de reflexión de cinco días.

Para colmo de males para Sánchez, el Juez Instructor Peinado, ha abierto este martes una investigación por la filtración del informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sobre Begoña Gómez al diario El País por un presunto delito de revelación de secretos. Recordemos que este era sólo un informe preliminar de la UCO en el que presuntamente no se apreciaban indios de delito y que fue ilegalmente filtrado y posteriormente utilizado por el gobierno y sus acólitos para tratar de cerrar el caso.

Pero el caso sigue abierto y lo está hasta el punto de que la Fiscalía Europea ha requerido al mencionado juez que admitió la denuncia de Manos Limpias contra Begoña Gómez si la causa que dirige afecta a contratos suscritos con fondos europeos y ya analiza documentación del procedimiento para determinar si es competente para investigar.

Es cierto que a Begoña Gómez le asiste el derecho a la presunción de inocencia —pero, ojo, no más que a Koldo García o al expulsado exministro del PSOE, José Luís Ábalos, de quien, por cierto, la Guardía Civil sostiene que tenía "conocimiento" de los contratos a la trama corrupta a través de un correo personal—. Lo que es un hecho, y nunca ha sido un bulo, es que Begoña Gomez tiene condición de "investigada" por un juez y que Pedro Sánchez lo sabía antes de escribir su carta de amago de dimisión. Y esto es y seguirá siendo un hecho cierto aun cuando, dentro de unos días o semanas, la Audiencia Nacional decidiera no permitir que el juez Peinado siga investigando la causa, o bien, dando carpetazo y archivando el procedimiento.

Y es que, aun cuando no fuera culpable de un hecho delictivo, el caso es que la esposa de Pedro Sánchez lo parece y está siendo investigada por ello. Y es sabido que la mujer del César no solo ha de parecer honrada sino también parecerlo.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro