Menú

Qué pasará en la reunión de Cancún

0
Las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se están calentando. Australia y Francia, antiguos adversarios en cuanto al comercio agrícola global, comenzaron sus amenazas: Australia de bloquear las negociaciones de la OMC y Francia de bloquear las reformas dentro de la Unión Europea (UE). ¿Se vislumbra un fracaso en la conferencia ministerial de septiembre en Cancún? Es posible. Quizás un fracaso sea lo que se necesita.

Cuando se iniciaron las negociaciones de la OMC en Doha, en noviembre de 2001, para reducir el proteccionismo, los ministros acordaron fijar objetivos en la reducción del proteccionismo agrícola para marzo de 2003. Eso no se cumplió porque no se pusieron de acuerdo. El problema es que ni el gobernante francés Jacques Chirac ni el alemán Gerhard Schroeder permiten a los funcionarios de la UE considerar la manera de reducir los subsidios agrícolas hasta el año 2013.

La reunión de Cancún fue planeada como punto intermedio, camino a la conclusión del acuerdo en 2005. Las perspectivas son sombrías. En un seminario realizado en Ginebra en junio, el ministro de Comercio australiano declaró que si no se avanza en los asuntos agrícolas, mejor será suspender las negociaciones.

¿Por qué el australiano dice eso? Australia encabeza un grupo de 17 países exportadores agrícolas, el Grupo Cairns, constituido en 1986 durante la Ronda de Uruguay para acelerar las reformas agrícolas.

Algo similar sucedió en 1988, al no avanzarse en el comercio agrícola. Los seis miembros latinoamericanos del Grupo Cairns, liderado por Argentina y Brasil, bloquearon las negociaciones durante cuatro meses, hasta que los europeos comenzaron a hablar en serio sobre agricultura. ¿Se irá a repetir la historia? La Ronda de Uruguay se llevó a cabo bajo la oposición de Francia a considerar temas agrícolas, pero las demás naciones europeas presionaron a Francia.

Los eurócratas están ahora tratando de minimizar las reformas agrícolas. En lugar de reducir sus subsidios, proponen ciertas maniobras: dar menos a los grandes agricultores, ampliar la ayuda y que los subsidios no estén sujetos a volúmenes de producción. Francia tampoco acepta eso y Jacques Chirac trató que la UE se opusiera e ello en la reciente reunión en Tesalónica, Grecia. No lo logró, pero prometió más obstruccionismo francés.

Las manipulaciones de la UE van a fracasar. La UE no quiere aceptar una caída de más de 3% de su producción agrícola, pero las negociaciones internacionales no se llevan a cabo para lograr resultados tan insignificantes.

Y ¿cuál es la posición del representante comercial de Estados Unidos, Robert Zoellick? En Cancún podrá aparentar que se logra algún avance o confrontar a la UE. Si Pascal Lamy, comisario de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea, busca que avancen las negociaciones, aconsejará privadamente a Zoellick crear una crisis en Cancún. Eso no será difícil porque la posición europea es que mejorar el nivel de vida de los más pobres del mundo no es un asunto prioritario. La UE le ha dado gran publicidad a la eliminación de barreras a importaciones de poca importancia y a la eliminación de subsidios en mercados insignificantes, mientras sigue empeñada en utilizar a la OMC para imponer su muy costosa agenda ambientalista a los países pobres.

Zoellick haría mucho bien al mundo entero aliándose con el Grupo Cairns y diciéndole a la UE que no regrese a la mesa de negociaciones hasta que esté de verdad dispuesta a negociar.

© AIPE

Alan Oxley, experto australiano en comercio internacional, fue presidente del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GAAT), predecesor de la OMC.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios