Menú

Ultraderechistas de izquierda

Albert Esplugas Boter

Pese a las diferencias entre el comunismo y el fascismo, un comunista se encontraría más a gusto en una sociedad fascista que en un libre mercado irrestricto, y lo mismo cabe decir del fascista. (Volver)
neoconse dijo el día 3 de Julio de 2009 a las 10:02:27:

Son muchas las cosas que comparten fascistas y comunistas, como son muchas las cosas que comparten comunistas y liberales y fascistas y liberales.

La propiedad privada en un Estado fascista o en los municipios gobernados por Le Pen, por ejemplo, creo que esté más protegida que en la Cuba de Fidel Castro.

La manera de ver el aborto en un país socialista y en uno liberal es bastante similar, cosa en la que no coinciden con la extrema derecha.

Por eso creo que las equiparaciones fascismo-comunismo, etc., sin ser del todo falsas, constituyen verdades a medias que no explican la realidad social adecuadamente.

Herbert dijo el día 19 de Junio de 2009 a las 02:41:06:

alterego, en el saco de la basura, claro.

punt dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 20:11:23:

[8871] Por cierto, mejor no mezcle el aborto con la "libertad de hacer lo que se quiera con el propio cuerpo" porque está científicamente demostrado, y los liberalistas que conozco lo aceptan como es, el feto no forma parte del cuerpo de la madre.

Cualquier liberalista que no sea un falsario se opondrá al aborto por ser la muerte de otra persona, y rechazará que eso tenga nada que ver con la "libertad de decidir sobre el propio cuerpo".

Un saludo.

punt dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 19:06:14:

No, si la frase "socialistas de todos los partidos" es ya un clásico y ni mucho menos ha dejado de estar vigente.

[8871] Me temo que confundes libertad con libertinaje. La libertad que predica el liberalismo no es una libertad sin restricción ninguna, sino una libertad que asume responsablemente las consecuencias de los propios actos.

En las sociedades socialistas (de derechas y de izquierdas) hay un "papá estado" que se dedica a pensar por los demás. Así, es el Estado quien decide qué debo "querer" en cada momento (decide que no puedo "querer" beber, fumar o comerme una hamburguesa, por ejemplo) en lugar de dejarme beber, comer o fumar lo que me apetezca.

Eso sí, en una sociedad liberal, quien se dedica a beber, fumar o comer lo que no le conviene y enferma, a continuación tiene que pagarse su propia sanidad. No hay un "papá estado que la proporcione (¿gratis? En realidad no; lo que pasa es que la pagas obligatoriamente aunque no la disfrutes). Probablemente le resulte bastante más asequible, ya que previamente habrá pagado muchos menos impuestos dado que el Estado será mucho menor y requerirá mucho menos presupuesto.

De hecho, en una sociedad liberal simplemente tienes más opciones para elegir a la hora de actuar. En una socialista se han prohibido opciones, una detrás de otra, por razones a menudo ideológicas, hasta llegar a límites absurdos (vamos, que hasta se prohíbe a los padres educar a sus hijos como mejor entiendan), de modo que sólo te queda un puñado de opciones legales para elegir, y es difícil que ninguna de ellas te sirva adecuadamente.

No sé tú, pero a mí me gusta "que corra el aire" y poder respirar libremente, no que me asfixien a prohibiciones absurdas.

Un saludo.

Goyo dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 18:16:01:

Lo que pasa es que la ultraderecha no existe, así de sencillo. Lo que se llama ultraderecha es una parte de la ultraizquierda. Este equívoco está causado por el socialismo internacional y es uno de sus mayores triunfos a la hora de amenazar con que viene la "extrema derecha" y ganar las elecciones.

Que haya gente de derechas (y mucha) que piense que la Falange, por ejemplo, es de derechas es uno de los mayores triunfos del socialismo. Y ya es hora de acabar con esta falacia.

Minaya dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 15:21:15:

Sólo desde la ignorancia producida por años de inmersión en el Mátrix progre se puede catalogar el fascismo o el nazismo como ideologías de derechas. Ambas son socialistas, y por lo tanto, de izquierdas. Su programa económico y social es totalmente socialista (sustituyendo en parte la lucha de clases por la lucha de razas o naciones), y sus dirigentes siempre se identificaron como socialistas. Mussolini declaraba que su intención era crear un "socialismo nacional" (en contraposición al "socialismo internacional" marxista) y el partido de Hitler se llamaba, directamente, Partido Nacional-SOCIALISTA Obrero Alemán.

Repetid conmigo, queridos alumnos, la segunda lección de Historia del siglo XX: "El fascismo y el nazismo son dos variantes de la izquierda socialista".

archidud dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 13:49:56:

El Partido de la Libertad de Wilders no entraría en esta definición de ultraderechista de izquierdas, está en contra del islamismo precisamente porque lo identifica con una forma de antiliberismo

alterego dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 12:20:44:

¿En que saco metemos a partidos como BNG, EA, PNV, CDC, ERC,...?

paserifo dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 08:49:15:

Cabe señalar que el partido más liberal que existe en España de los que tienen vocación de convertirse en alternativa de gobierno y ser relevantes en la política nacional es UPyD. Lo cual por un lado resulta reconfortante, y por otro todavía más preocupante que no tener ningún partido liberal en condiciones.

Sin embargo creo que Pedro Schwarz tenía razón cuando fusionó su partido con AP con la intención de fundar el PP actual, toda vez que el liberalismo consigue muy pocos votos en este país y está claramente perseguido por los medios de comunicación. Aunque quizás esto fuera más cierto en los ochenta en en el 2009. Quizá sea hora de refundar un Partido Liberal de los de verdad, no como el británico en el que se refugiaron los Whigs y dentro del cual ahora son perseguidos por los socialdemócratas que lo gobiernan.

paserifo dijo el día 18 de Junio de 2009 a las 08:38:47:

Hace mucho que la pauta la marca la “izquierda”.
La “derecha” viene definida por oposición a la “izquierda”. Aquélla es mala, despótica, antidemocrática, católica, clerical, conservadora, reaccionaria, fascista, retrógrada, esclaviza a los trabajadores y humilla a los pobres. Los de la “izquierda” son los buenos. Los que nos van a emancipar de la religión, los que van a traer el “progreso” y la felicidad.

Esta dicotomía no sólo es útil, Albert, es arrolladoramente triunfante. Cualquier persona, independientemente de su formación y su cultura pasada o presente habla en estos términos. Incluso los que nos estamos desintoxicando recaemos en el momento más inopinado.

Lo que hay que explicar para destruir esta falacia que corrompe a la humanidad toda es que las tropelías y crímenes que la “izquierda” atribuye a la “derecha” son proyecciones de sus propias paranoias y delitos, y que la “derecha” no es sino la “izquierda” depauperada, una izquierda que no sabe o no puede defenderse usando la misma técnica, bien por haber perdido esa capacidad, bien por no ser suficientemente fuertes o relevantes.

El eje libertad-autoritarismo de que hablas me parece una idea esclarecedora y muy útil. Deberías publicar un concienzudo libro sobre el tema; podría llamarse “Humanología política del siglo XXI: el Mito contra el Logos”. Te cedo el unamuniano título con licencia Creative Commons ;–)

Salud

« 1 2 »