Menú

Lo peor está por llegar

La predicción es que será difícil crecer, y que un crecimiento positivo, de unas décimas, sería una buena noticia.

0

El presente ensayo de Alberto Recarte, que publicamos en cuatro entregas, es un análisis de la situación actual de la economía española y de sus perspectivas de crecimiento y empleo a corto y medio plazo, realizado como base de un discurso ante el Observatorio Económica FAES. Puede consultar la primera entrega. Cualquier duda o consulta sobre este artículo será, como siempre, respondida en el consultorio económico de Libertad Digital Televisión: tomasyrecarte@libertaddigital.tv.

4. El ajuste brusco de crecimiento y de empleo ya ha comenzado. La posición crítica.

Mi posición, creo que respaldada por los hechos, es radicalmente diferente. A finales de 2006 manifesté, a través de una serie de artículos que pueden consultarse en Libertad Digital, que en 2007 comenzaría la desaceleración, que sería difícil crecer más del 3% ese año y que en 2008 el PIB no aumentaría siquiera el 2%.

Los números oficiales, los del INE, parecen indicar que me he equivocado para 2007, que ha registrado un crecimiento del 3,8% aunque, tal y como reflejan otras estadísticas, en concreto el Índice Sintético de Actividad del Ministerio de Economía, el crecimiento medio de 2007 se aproximaría al 3,3% en 2007; según dicho índice el crecimiento apenas llegó al 2,8% en el IV trimestre frente al 3,5% del INE. Una discrepancia que tiene que ver con los cambios en las estadísticas de población, de PIB y de empleo, en definitiva, de un aparato estadístico nuevo que ha desbordado al INE, una institución cada vez menos respetada.

En cualquier caso, los datos que tenemos de enero de 2008 en relación al empleo, desempleo, consumo de cemento, ventas de automóviles, ventas del comercio minorista, y recaudación de impuestos sobre sociedades e IVA –esta última anunciada pero no publicada–, son incompatibles no ya con un crecimiento del 3% sino, simplemente, con cualquier tipo de crecimiento de la actividad.

En el siguiente cuadro figura el ajuste que creo se va a producir en la Formación Bruta de Capital en 2008.

CUADRO V

Evolución previsible de la FBCF en 2008

Fuente: elaboración propia

El ajuste de la economía española se está produciendo, lógicamente, en la Formación Bruta de Capital. Una tasa del 30% no es sostenible, tanto por razones internas (exceso de inversión en viviendas y aumento de su precio) como externas (dificultades para financiar ese nivel de inversión).

España invierte al año el 30% del PIB y su ahorro interno cubre sólo el 20% del PIB; el resto, el 10%, se ha financiado desde el exterior con préstamos que ha recibido la economía española a través del sector financiero básicamente. Ese 10%, que significa alrededor de 100.000 millones de euros, se logró sin dificultad hasta julio de 2007; a partir de ese momento ni los bancos ni las cajas españolas han sido capaces de volver a captar ese ahorro externo a largo plazo. La falta de financiación a largo plazo se ha suplido con financiación a corto del Banco Central Europeo y con una mayor remuneración al ahorro interno de depositantes residentes en España que, en parte, en la medida en que prestan dinero al sistema financiero, dejan de invertir o reducen su nivel de consumo.

Al margen de si para determinar el nivel de Formación Bruta de Capital es más importante la evolución interna o la crisis financiera internacional, lo que es evidente es que los residentes en España no lograrán volver a conseguir, ni de lejos, una financiación de ese tamaño, de 100.000 millones de euros anuales en 2008. De hecho, en cuatro años, los residentes españoles han aumentado su deuda neta con el exterior en 400.000 millones de euros. Hoy debemos 700.000 millones de euros, de los cuales 145.000 millones son deuda del conjunto de las Administraciones Públicas y el resto de familias y empresas.

¿Se ha invertido juiciosamente ese endeudamiento? Es dudoso, dados los excesos evidentes en construcciones de todo tipo y las propias inversiones de una parte significativa del sector empresarial, que no sólo ha construido, sino comprado suelo, comprado activos de otros sectores que han subido de precio, como el eléctrico, e invertido, pero endeudándose en el exterior en muchos casos. Esa deuda habrá que pagarla. Porque no sólo será difícil endeudarse más, sino lograr la renovación de una parte significativa de la deuda de familias y empresas. Es evidente que las Administraciones Públicas, en concreto la central, puede endeudarse con facilidad y en un gran volumen, pero también lo es que el ajuste en el consumo, inversión y endeudamiento de familias y empresas será muy grande.

Lo lógico es que tenga lugar en 2008 la evolución que preveo en el cuadro anterior; un cambio que es más brusco que el que pensaba se iba a producir cuando escribía en 2006. Nada hacía prever, entonces, la crisis financiera internacional, por lo que el ajuste será mucho más rápido. La Formación Bruta de Capital no podrá ser del 30% del PIB; se tendrá que reducir hasta el entorno del 24%-26% del PIB. Un ajuste de ese tipo, en un año, significaría una gravísima recesión de la economía española. Y si se produce en tres años, lo que esperan los más optimistas o los que creen que nada puede producirse tan bruscamente, significará tasas de crecimiento claramente por debajo del 2% durante ese periodo.

CUADRO VI

Un posible cuadro macroeconómico con ajuste brusco en construcción de vivienda, aumento (200.000 personas) del empleo y crecimiento moderado (teniendo en cuenta una reducción de impuestos y transferencias sociales) del consumo privado en 2008.

En este cuadro figura la evolución que hoy considero más probable de la economía española en 2008. Es un intermedio entre una recesión fuerte y un ajuste brusco en dos o tres años. En cualquier caso, la predicción es que será difícil crecer, y que un crecimiento positivo, de unas décimas, sería una buena noticia. En la próxima entrega intentaré justificar esa predicción tan aparentemente negativa.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios