Menú

Más temores que convicciones

0
El nuevo programa económico del PSOE no responde a convicciones, sino al temor que inspiran a Zapatero la posible pérdida de Madrid, un mal resultado de Maragall y el empuje centrista de Bono. Toca disfrazarse de moderado, tras el desprestigio que le ha supuesto asegurar, en una primera entrega, que la economía española crecía porque el ciclo era favorable, para afirmar que lo hacíamos –en una segunda– porque recibíamos transferencias comunitarias, confundiendo la financiación con el impulso creativo.

En esta tercera versión dice querer respetar el equilibrio presupuestario, pero, añade, “sin dogmatismos”, sin comprender que cualquier tipo de déficit, en un país como España, que ya sabe cómo derrochan el dinero público los socialistas, gastar un euro más de lo que se ingresa es como darle una primera copa a un ex-alcohólico. Hace también otra aparente concesión: “no subir la presión fiscal”, lo que no excluye, por ejemplo, subir el impuesto sobre la renta y, quizá, disminuir alguna tasa. Todo antes que bajar los impuestos, que parece ser el deseo de la mayoría de los ciudadanos.

Durante mucho tiempo, para el equipo económico del PSOE la referencia ha sido la socialdemocracia alemana. Confirmado el fracaso de Schroeder y no osando aproximarse a Blair –el otro líder de las Azores–, han decidido copiar el programa económico del PP, asegurando, eso sí, que ellos harán la misma política, pero con mayor equidad. Es lo que va de ser unos insensatos a ser espantosamente tibios.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios