Menú

Nuestra inmigración: ¿qué inmigrantes tenemos?

Estamos hablando, por tanto, que los inmigrantes musulmanes podrían alcanzar el 18%-19% del total; es decir, entre las 800.000 y 900.000 personas.

0

Reproducimos a continuación el cuarto de una serie de artículos escritos por Alberto Recarte para Libertad Digital que conforman el ensayo titulado La nueva España. El trabajo completo consta de los siguientes capítulos:

  1. Un país sin fronteras
  2. Nuestra economía
  3. A la espera de reformas
  4. Nuestra inmigración: ¿qué inmigrantes tenemos?
  5. Aspectos positivos de la inmigración
  6. Aspectos negativos de la inmigración
  7. Conclusiones

Nuestra inmigración: ¿qué inmigrantes tenemos?

9. Los datos de la inmigración a finales de 2005

Creo que antes de adentrarnos en el análisis de la inmigración, merece la pena conocer los datos oficiales sobre este fenómeno que, como he indicado en la introducción, han sido elaborados por Alberto Nadal.

  • La población extranjera residente en España en esa fecha según el padrón municipal, que depura el Instituto Nacional de Estadística, era de 3.730.000 personas. Pero recuérdese que el ritmo de nacionalización desde hace varios años es del orden de los 100.000 anuales, por lo que puede hablarse de que la llegada de inmigrantes a España supera los 4 millones en los últimos diez años.

  • La población extranjera con tarjeta de residencia ascendía a 2.740.000 personas, según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, un millón menos que según el INE.

  • La población extranjera que se declaraba activa era de 2.441.000 personas, lo que significa que del total de residentes extranjeros en España querían trabajar un 74%, frente al 50% de los españoles en edad de hacerlo que también querían y que también se declaran activos.

  • La población extranjera ocupada era de 2.200.000 personas, mientas en 1996 eran apenas 140.000 personas. La tasa de ocupación era, por tanto, del 66%, frente a la del 51% de los españoles. Pero la de los extranjeros no comunitarios superaba el 70%.

  • La población extranjera de alta en la seguridad social era de 1.721.000 personas en febrero de 2006.

  • La población extranjera en paro era de 250.000 personas, lo que significa que su tasa de paro era del 10,25%, frente al 8,25% de los españoles.

  • Otro dato de interés lo constituye el origen de los inmigrantes:

    • De la Europa a 25: 22,5%
    • Del resto de Europa: 15%
    • De América Latina: 40%
    • De Asia: 4,7%
    • Del Magreb: 14%
    • Del África subsahariana: 4%
  • En cuanto a la religión de los inmigrantes no existen datos, pero por su origen podrían ser musulmanes el 14% de los magrebíes, una parte de los procedentes de Asia, quizá la mitad, y otra mitad de los que proceden del África subsahariana. Estamos hablando, por tanto, que los inmigrantes musulmanes podrían alcanzar el 18%-19% del total; es decir, entre las 800.000 y 900.000 personas.

    Es un dato que no parece relevante, pero la experiencia de países con población musulmana, ya sean magrebíes, pakistaníes o palestinos, es que el actual proceso de radicalización islamista que afecta a los que tiene esa fe se traduce en que la segunda y la tercera generación están menos integradas y son más radicales que la primera. Esas 800.000 ó 900.000 personas, en el caso de España, son muchas, pero son menos cuantitativa y proporcionalmente, y tienen menor peso que en los principales países europeos receptores de inmigración, ya sea Francia, Reino Unido, Alemania o la propia Holanda y los países nórdicos.

  • En lo que se refiere a en qué sectores trabajan los inmigrantes es posible elaborar un cuadro:

      Número total de inmigrantes ocupados Porcentaje sobre el total de ocupados del sector
    Sector agrícola 161.500 17%
    Sector construcción 463.000 20%
    Sector industrial 255.000 8%
    Sector servicios 1.166.000 10%

    En el caso de la agricultura merece la pena destacar no sólo que significan el 17% del total del empleo, sino que en el periodo 1996-2005 el sector agrario redujo el empleo total en 123.000 personas. Sin la llegada de inmigrantes habría sido imposible mantener la actividad. Y algo parecido puede decirse del sector de la construcción, donde el 20% es de origen extranjero.

  • Un último dato que creo resulta de interés es el de la formación. En el caso de los inmigrantes procedentes de Europa, que constituyen el 37,5% del total, su formación media es mayor que la de los españoles. En el caso de Latinoamérica el nivel formativo es mucho más irregular, pero su formación, menor que la de los españoles, no se aleja demasiado de la del español medio, lo que supone otro 40% del total. Donde hay mayor diferencia es con el resto, que suman un 32,5% del total. A muchas personas les extrañarán esos datos, pero hay que tener en cuenta que el nivel de alfabetización en todo el mundo es hoy muy alto y que también lo es el de escolarización, y que la comparación es con el conjunto de los españoles, que sufrimos altas tasas de fracaso escolar y formación reducida, frente a, en el otro extremo, una tasa de universitarios cercana al 40% de todos los que alcanzan la edad para poder cursar educación superior.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios