Menú

Resistencia y ortodoxia

0
El Gobierno español puede caer en la tentación de apoyar prematuramente los proyectos económicos de Duhalde y de aprovechar la presidencia de la Unión Europea para presionar al FMI para que flexibilice su posición. Como de costumbre, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ya se han apresurado a dar su apoyo a los proyectos del gobierno argentino, al que identifican, erróneamente, con el pueblo de esa nación.

El Ejecutivo español no puede manifestar públicamente las críticas que merece el plan de Duhalde, aunque es de esperar que privadamente esté mostrando su total oposición al cúmulo de incompetencias que se acumulan en las leyes y decretos aprobados. En éstos, sólo hay dos mejoras: la de unificar los diferentes tipos de cambio del peso y dejarlo flotar y la de “pesificar” totalmente la economía. El resto de las medidas decididas hasta ahora empeoran la situación del sector financiero, consagran el “corralito” y el “corralón”, con lo cual se intensifican los efectos recesivos sobre la actividad económica, y falsean la realidad al hacer estimaciones absurdas sobre el nivel necesario de emisión de billetes, el crecimiento de los ingresos fiscales, la caída de la actividad y la futura evolución de los precios.

El Gobierno español tiene que ser contundente

Si el Gobierno español quiere defender las inversiones de las compañías españolas en Latinoamérica, lo mejor que podría hacer es ser especialmente contundente en Argentina e intentar influir en el FMI para que no haya ningún crédito hasta que la totalidad de los proyectos del Gobierno argentino sean ortodoxos. No es suficiente estar en la buena dirección, es imprescindible que todo sea coherente. Se trata, por otra parte, de que la presión sea efectiva, y no de manifestaciones públicas contundentes, pero si el equipo de Duhalde no cede en sus planteamientos incoherentes el gobierno español debería estar dispuesto a exponerlo públicamente. Afortunadamente, el Gobierno norteamericano parece tener una posición más clara y no va a permitir que el FMI se precipite, ni siquiera por razones humanitarias.

Por su parte, las empresas españolas pueden hacer poca presión; son destacables positivamente las declaraciones de Antonio Brufau y las de Emilio Botín; el resto, en especial Repsol-YPF, consideran que no tienen más remedio que callar, consentir, o incluso alabar, lo que quizá es obligatorio en el caso de REPSOL-YPF porque, en definitiva –y para su desgracia empresarial– es tan argentina como española.

Mientras Duhalde tenga divisas, no habrá negociación

Los últimos datos estadísticos conocidos sobre la economía argentina confirman el agudizamiento de la depresión: 22% de paro y descenso de la recaudación del IVA del 38%. Sería imprescindible conocer otro dato para valorar la posibilidad de que el Gobierno de Duhalde se vaya apeando de su suprema demagogia, el valor total de los billetes de dólares que continúan en las reservas del Banco Central. Mientras los mandatarios argentinos tengan divisas para gastar, no se sentarán a una mesa de negociación. Ojalá que las reservas se evaporen con rapidez. Sólo de esta forma los incompetentes que manejan la economía y las finanzas del país se tendrán que dejar aconsejar por el FMI que, a pesar de la historia de fracasos que acumula a sus espaldas, en particular con Argentina, es el único organismo existente con el que el gobierno argentino podría dejarse aconsejar. Si, por el contrario, el Gobierno argentino es capaz de pagar importaciones durante los próximos seis meses, por ejemplo, el proceso de destrucción de la economía argentina continuará mucho más tiempo del necesario.

Mientras tanto, se ha confirmado la quiebra del sistema financiero, pues al convertir el activo de los préstamos bancarios al tipo de uno por uno y el pasivo a 1,40 por uno, se ha provocado una pérdida probablemente superior a los 30.000 millones de dólares (que pueden ser ahora 60.000 ó 90.000 millones de pesos) frente a una total capitalización bancaria de 15.000 millones de dólares (y no 8.000 millones de dólares como decía yo equivocadamente en un anterior artículos). Esa pérdida hay que sumarla a las que ya arrastraba el sector financiero, en especial los bancos estatales, financiadores de la corrupción y el intervencionismo del régimen peronista radical de Duhalde-Menem-Alfonsín- y que provocaron la imposición del “corralón”. Ese agujero financiero, que puede sumar 30.000 ó 40.000 millones de dólares, tendrá que cubrirse con un nuevo endeudamiento público o con una emisión de billetes. Un gasto que era absolutamente innecesario.

El efecto contagio

Perdida Argentina, abocada a tener una deuda externa que podría ser del 200% del PIB, la atención se dirige ahora a los países fronterizos –Brasil, Uruguay y Paraguay– en particular. Hasta ahora, parece que la crisis está actuando como vacuna en lugar de como foco de contagio, pero no nos engañemos, en términos de intercambios económicos, habrá un cierto contagio pues, aunque reducido, el comercio exterior de Argentina afecta a muchas empresas de los países limítrofes miembros de Mercosur. En este sentido, la creación de Mercosur se revela como una nueva catástrofe, pues bajo la proclama del libre comercio mantiene unos altísimos aranceles con el resto del mundo e incentiva el comercio en el interior del área a precios irreales y desviando inversiones. Y ahora, con la quiebra de Argentina sufren todos sus miembros mucho más de lo que habría ocurrido si de verdad se hubieran liberalizado los intercambios exteriores.

Para finalizar, en situaciones como la actual, con gobiernos y empresas inversoras de primer orden, afectados por lo que pueda decidir un gobierno de populista, que combina las tradiciones del corporativismo fascista y la irresponsabilidad del radicalismo, los análisis, las críticas y las propuestas tienen que hacerse por la prensa independiente, como este periódico digital, capaz de decir y argumentar lo que los gobiernos, las empresas, y los propios organismos internacionales implicados no pueden expresar.


© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios