Menú

¡Dos años libres de impuestos!

En lugar de crear una clase separada de ciudadanos que sean inmunes a las opresivas normas gubernamentales, ¿qué tal liberarnos a todos –incluso a los norteamericanos sin ambiciones– del coste del gobierno?

0

Si el Congreso aprueba el plan Bush y concede la amnistía a los extranjeros ilegales, los republicanos del Congreso acabarán pidiendo al presidente Cheney que los indulte. Bush quiere conceder la amnistía a los extranjeros ilegales haciendo que parezca al mismo tiempo que está actuando contra ellos con dureza. Que Bush tenga que sacarse de la manga el truco demócrata de ocultar al público lo que cree realmente en lo que respecta a los ilegales indica qué piensan realmente los norteamericanos de la inmigración ilegal.

"El camino a la ciudadanía" que Bush y el Senado están intentando colar a los americanos exige que los ilegales paguen enormes multas, definiendo "enorme" como una multa de hasta 2.000 dólares más los impuestos de tres de los cinco últimos años. Incluso con este paquete especial para ilegales "Dos años libres de impuestos", esto es tan probable que lo hagan como que yo devuelva a mi padre el dinero que le "pedí prestado" cuando estaba en la universidad.

Se nos dice que los inmigrantes ilegales se mueren por pagar impuestos con que sólo se convirtieran en ciudadanos. Oh, a propósito, también dispondrán de una panoplia de regalos gubernamentales si se convierten en ciudadanos, de hecho, basta con que consigan las tarjetas verdes. Probablemente no lo sepan y simplemente se estén muriendo por enviar la mitad de sus pagas al gobierno igual que nosotros, los norteamericanos vagos y sin ambiciones.

En cuanto a que la mayor parte de estos trabajadores inmigrantes de baja cualificación están en el baremo fiscal del 0%, esto debería ser una verdadera bendición para el Ministerio de Hacienda de Estados Unidos. En la práctica, el gobierno podría terminar pagando dinero a los ilegales: "Veamos, Juan. Según nuestros archivos, usted nos debe el 0% de los tres últimos años, y puesto que usted es apto para la exención fiscal al impuesto sobre la renta, ¡somos nosotros los que realmente le debemos dinero! ¿En billetes de veinte está bien?"

La ley del Senado también indulta a los inmigrantes ilegales que hayan suplantado alguna identidad sustrayendo números de la Seguridad Social americana para obtener empleo. De modo que, además del plan "Dos años libres de impuestos" para ilegales, pueden cometer un delito gratis. Asimismo, los inmigrantes ilegales procedentes de México son candidatos para los programas de discriminación positiva, permitiéndoles ingresar en las universidades americanas con notas más bajas y baremos más reducidos que los norteamericanos.

¿Cuál es el proceso para perder tu ciudadanía y convertirte en extranjero ilegal?

Sin importar lo trabajadores que los extranjeros ilegales sean cuando vienen aquí, en el momento en que se conviertan en ciudadanos, serán inmediatamente seducidos demagógicamente por los demócratas, y terminarán asumiendo el Estado del Bienestar como un derecho humano universal, igual que ahora asumen que es vivir en Estados Unidos.

Por supuesto, los extranjeros ilegales "trabajarán por menos". Hoy no tienen que pagar impuestos en absoluto y, bajo el plan de Bush, tendrán que pagar impuestos por apenas –en el peor de los casos– tres de los cinco últimos años. No sólo eso; los extranjeros ilegales no exigen a sus contratistas que cumplan con las regulaciones OSHA, leyes de salario mínimo y horas extra, seguro de desempleo, leyes de incapacidad, la Family and Medical Leave Act, un abanico de opresivas leyes medioambientales, y otros 4 millones de maneras que ha desarrollado el gobierno de hacer extremadamente cara la contratación de empleados legales.

En lugar de crear una clase separada de ciudadanos que sean inmunes a las opresivas normas gubernamentales, ¿qué tal liberarnos a todos –incluso a los norteamericanos sin ambiciones– del coste del gobierno?

Pensaba que todos esos acuerdos comerciales que los fetichistas del libre comercio nos han impuesto a lo largo de los años ya permitían a las corporaciones aprovecharse de la mano de obra barata en otros países que no tienen la panoplia de opresivas regulaciones gubernamentales que hacen tan cara la contratación de empleados americanos. ¿No nos permite ya la NAFTA comprar bienes baratos fabricados por los mexicanos en México?

Además de discriminar a los ciudadanos americanos en favor de los inmigrantes ilegales, Bush quiere que continuemos nuestra política de inmigración de discriminación masiva contra los inmigrantes que no viven a un tiro de piedra de Estados Unidos. Las leyes de inmigración de Estados Unidos sólo se aplican a los inmigrantes separados de Estados Unidos por un océano. Pero si viven cerca de la frontera y pueden cruzarla a pie, se quedan dentro.

Incluso si uno acepta la teoría de Bush de que necesitamos más inmigrantes para hacer los trabajos que los norteamericanos vagos y sin ambiciones no hacen, ¿no es posible que los inmigrantes coreanos, los inmigrantes italianos o los inmigrantes hindúes también trabajarían duro? Pero ellos no pueden cruzar a pie la frontera con Estados Unidos, de modo que no tienen tanta suerte (siempre que no sean portavoces de los talibanes, en cuyo caso hay una plaza esperándoles en Yale).

¿Desde cuando los conservadores animan a la gente a caminar en lugar de ir en barco o avión? ¿Qué somos ahora, un atajo de Al Gores?

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia