Menú

Internet en la Edad Media

En la actualidad, Internet en Irán se encuentra en una situación típica de cualquier sistema dictatorial del signo que sea. Sin embargo, que el usarla con según que fines pueda costarle a uno ser condenado a muerte es una terrible novedad

0

Muchos recordarán la famosa, para los tiempos actuales de Alianza de Civilizaciones, canción de Siniestro Total en la que el grupo gallego decía a cierto ayatolá iraní "no me toques" cierta parte de la anatomía masculina. Junto con "serán bestias", "qué salvajes" y todo tipo de insultos, es lo que le pasa a uno por la cabeza cuando se entera de que escribir en la Red según qué puede costarle a uno la vida si lo hace en Irán.

El régimen de Teherán está preparando una ley para, entre otras cosas, llevar a la horca o amputarle una mano y una pierna por la "creación de blogs y sitios de Internet que hagan apología de la corrupción, la prostitución y la apostasía". ¿Qué harán si el que comete tal delito es además homosexual (les ahorcan con independencia de lo que hagan en Internet) o una mujer adultera (destinada en Irán a la lapidación)? ¿Arrancarles la piel a tiras antes de ponerles el cuello en la soga? Mejor no pensarlo.

Hasta ahora la situación de la libertad en Internet en Irán era lamentable, con bloqueos de sitios de alojamiento de blogs, cierre de periódicos digitales y detención de autores de bitácoras como algunas prácticas comunes. Pero siendo terrible, no va más allá de lo que ocurre en otros países como China, Vietnam, Cuba, Egipto o su vecina Siria, país que este año ha batido un triste record en el mundo árabe al tener detenidos a cinco bloggers y ciberdisidentes. Sin embargo de aprobarse la nueva ley, lo cual es muy probable al ser diputados de la corriente (aunque allí a las diferentes corrientes del “movimiento” se les llame partidos) próximas al Gobierno, se habrá dado un importante paso cualitativo hasta ahora sin precedentes.

En la actualidad, Internet en Irán se encuentra en una situación típica de cualquier sistema dictatorial del signo que sea. Está vigilada, limitada y quien osa a expresarse en ella puede acabar en la cárcel. Por desgracia, nada nuevo. Sin embargo, que el usarla con según que fines pueda costarle a uno ser condenado a muerte es una terrible novedad. Y los motivos que pueden llevar a la horca hacen retroceder a la Red en ese país a la Edad Media. En realidad, algo muy propio de la antigua Persia desde que se acabara la dictadura de los Pahlevi y comenzara la de los ayatolás. Un sistema medieval con tecnología del siglo XXI.

Antonio José Chinchetru es autor de Sobre la Red 2.0.

Nota: El autor autoriza a todo aquel que quiera hacerlo, incluidas las empresas de press-clipping, a reproducir este artículo, con la condición de que se cite a Libertad Digital como sitio original de publicación. Además, niega a la FAPE o cualquier otra entidad la autoridad para cobrar a las citadas compañías o cualquier otra persona o entidad por dichas reproducciones.

En Tecnociencia

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'De Rivera a Casado y viceversa, pasando por Vox'
    2. Las consecuencias del 'hachazo' de Sánchez a los sueldos altos: descapitalización, fugas del sistema de pensiones…
    3. Álex Lequio y Ana Obregón, obligados a cambiar sus planes en Nueva York
    4. Un preso dice que Jordi Pujol Jr. le propuso ser testaferro del blanqueo de 100 millones
    5. Una manifestación contra La Manada ataca a un grupo musical femenino: "Ojalá os hubieran violado"
    0
    comentarios

    Servicios