Menú

Cine terrorífico

0
Poco cine deben de haber visto las víctimas del terrorismo separatista cuando cometen la ingenuidad de pretender que el mundo del cine se sume a su condena del terrorismo. No es posible combatir una retórica cuando se es rehén de esa misma retórica, y esa retórica no es otra que la de cierta “libertad de expresión” de que el cine nacional usa y abusa para tergiversar la historia, invertir los valores y convencer a la “ciudadanía” de que cuatro patas valen más que dos. La cosa viene de antiguo, de las postrimerías del régimen anterior, cuyos jerarcas eran tan impotentes como los actuales para hacer frente al chantaje contracultural. Luego, con el nuevo régimen, la contracultura se adueñó de los medios de manipulación y se dedicó a “abrirles los ojos” a las masas con obras ejemplares como Operación Ogro o La evasión de la cárcel de Segovia.
 
Decía Lincoln que es posible engañar a todos por algún tiempo o engañar por todo el tiempo a algunos, pero no a todos por todo el tiempo, y muy de vuelta deben de estar muchos españoles del engaño cuando el mundo del cine pide a gritos el árnica de las subvenciones estatales para seguir embruteciendo a la “ciudadanía” con su “libertad de expresión”. Creo que fue con Semprún como ministro de Cultura la única vez que esta tropa pinchó en hueso. Y es que entre calé y calé no cabe la buenaventura.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation