Menú

La canalla

No deja de ser curioso, y no soy el primero en notarlo, que rechazara el nuevo Tratado la nación que a primera vista salía ganando con él, mientras que lo acataba a pies juntillas una como la nuestra, a quien más bien perjudicaba

0
No sé si el Doctor Johnson estaba borracho cuando dijo aquello de que el patriotismo es el último refugio de la canalla. El caso es que no pasaría mucho tiempo para que, en España para no ir más lejos, la canalla le diera la razón alzándose contra Napoleón en nombre del patriotismo. ¡Ah, la canalla, la canalla en tanto / arrojó el grito de venganza y guerra!, declamaría nuestro Espronceda. Hoy en cambio, ironías de la Historia, la canalla que se dignifica por el patriotismo es la que desciende de aquellos invasores que, en 1808, pusieron a prueba el patriotismo de nuestra canalla. Y es que, de canalla y cosas peores, tacharían los europeístas burriciegos a todos los franceses que, en nombre sobre todo del patriotismo, dijeron no a un adefesio de Constitución europea que les reservaba la parte del león.
 
No deja de ser curioso, y no soy el primero en notarlo, que rechazara el nuevo Tratado la nación que a primera vista salía ganando con él, mientras que lo acataba a pies juntillas una como la nuestra, a quien más bien perjudicaba. No puede decirse que esa nación ignore lo que es la democracia, puesto que es la inventora de la democracia que se lleva en Europa, democracia por cierto que no hay que estar borracho para afirmar que es ella la que siempre desempeñó el papel que el Doctor Johnson atribuía al patriotismo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios