Menú

Estatización cultural

0
En Venezuela se sigue avanzando en la militarización de la vida nacional, lo cual agudiza la crisis castrense que está viviendo mi país. Actualmente, la Asamblea Nacional está sigilosamente preparando un anteproyecto llamado Frente Único Cultural, para colocar absolutamente todas las manifestaciones de la cultura bajo el control del estado, copiándose la experiencia de la Cuba comunista.

El artículo 11 de la futura Ley de Cultura “bolivariana” dice textualmente que “se establecerán las formas que deberán adoptar los medios de comunicación social para asegurar la difusión cultural con espacios adecuados en horarios estelares en radio y televisión”.

Este artículo abiertamente totalitario, con absoluto desprecio a los propietarios de los medios, le permitirá al gobierno, bajo el pretexto de “la difusión cultural”, controlar telenovelas y noticieros como espacios especiales relativos a la información y a la opinión.

Otro artículo señala que “Los medios audiovisuales ofrecerán espacios útiles y suficientes destinados a la educación, en todos sus niveles y manifestaciones”.

Como el gobierno de Chávez además de fijar las reglas de juego será el árbitro a través de un Ministerio de la Cultura orwelliano, la radio y la televisión pasan virtualmente a ser manejadas por el Estado. ¿Qué considera el comandante Chávez que son espacios útiles y suficientes dedicados a la educación, en todos sus niveles y manifestaciones? Ya pronto lo sabremos, pero no hay duda del propósito de utilizar a los medios como extensiones de las llamadas escuelas bolivarianas, para la divulgación de la doctrina totalitaria del régimen.

El documento contempla la obligación de estudiar el proyecto de la cultura venezolana, latinoamericana y afrocaribeña. Con eso de afrocaribeño seguramente que no se refieren a la cultura de Trinidad, Barbados o Aruba sino a las expresiones culturales impuestas por Fidel Castro al pueblo cubano.

Será obligatorio también el estudio de la historia integrada de Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá, con el objeto absurdo de tratar de resucitar la Gran Colombia, tal como la imaginó Simón Bolívar. No se incluye al Perú para así borrar de la historia a San Martín y demás próceres suramericanos. Esta nueva asignatura busca fabricar una hegemonía latinoamericana con países bolivarianos.

Recordando la Alemania nazi, el Ministerio de la Cultura nombrará a un Procurador Cultural, quien “tiene a su cargo la promoción, defensa y vigilancia de los derechos y garantías inherentes a la cultura”.

En América Latina tenemos la mala costumbre de copiarnos las políticas destructivas de nuestros vecinos. En el pasado fue la destrucción del valor adquisitivo de las monedas, la sustitución de importaciones, etc. Chávez ahora intentará exportar su revolución cultural y no faltarán algunos locos que lo imiten por voluntad propia o a cambio de dinero, armas y petróleo venezolano.

© AIPE

El venezolano Armando Frontado es analista político.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios