Menú

El asesino no es el mayordomo

El negocio tradicional del cine y la televisión, basado en la escasez del acceso a los medios de producción y distribución, va a tener cada vez más complicado luchar contra internet.

0

Si algo bueno tiene el nombramiento de Sinde como ministra de Cultura es que le va a sustituir como presidente de la Academia de Cine Álex de la Iglesia. Lo que nos vamos a reír.

En apenas quince días ha dicho que "va a evitar el robo que supone bajarse películas" y que él se baja películas. Y porno, mucho porno. Ha dicho que internet permite "programar tú mismo lo que quieres ver y la posibilidad de interactuar", lo que supondrá una "democratización acojonante (sic)". Pero a renglón seguido afirma que le da miedo que el consumidor pueda elegir siempre, y ha pedido a los medios de comunicación "que ordenen esto".

No es un prodigio de análisis y reflexión, pero como entretenimiento no está mal. Cuando uno afirma una cosa y la contraria, una y otra vez, al final es inevitable que acabe acertando aunque sólo sea por casualidad. Y acierta cuando dice que internet será el asesino del cine y la televisión.

Pero no por lo que sus colegas y las asociaciones gremiales llaman piratería. El cine y la televisión van a morir, tal como los conocemos, porque el modelo de negocio basado en invertir millonadas en unas pocas películas al año está ya siendo cuestionado por las posibilidades que la tecnología ofrece a cualquier creador con talento.

¿Ejemplos? Vean la "serie de televisión" Malviviendo: infinitamente más creativa, original y con más calidad que cualquier engendro producido aquí y emitido por las televisiones tradicionales. O vea la película The Hunt for Gollum, una película de 40 minutos basada en la trilogía de El Señor de los Anillos, hecha por aficionados y que apenas desmerece de la multimillonaria producción de Peter Jackson.

Ahora tres amigos pueden recrear el desembarco de Normandía, en sólo cuatro días, con unos cuantos disfraces y un ordenador, y hacerlo mejor que una superproducción de hace apenas unos años. Distribuir una película es gratis en YouTube y otros medios y puedes conseguir que millones de espectadores la vean sin gastar un euro en publicidad.

Y eso significa que el negocio tradicional del cine y la televisión, basado en la escasez del acceso a los medios de producción y distribución, va a tener cada vez más complicado luchar contra internet. Nosotros, los espectadores, vamos a seguir viendo historias en nuestras pantallas. Pero lo que Álex de la Iglesia y su industria entienden por "cine y televisión" sin duda está siendo asesinado, y el culpable es internet.

Borja Prieto es autor del blog Desencadenado.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation