Menú

Ubuntu

Desde que Linux comenzó a darse a conocer, ha cargado con el sanbenito de ser algo para techies, informáticos y gente rara.

0
Estoy escribiendo este artículo en un ordenador que no usa Windows, con un procesador de textos que no es Word. No, tampoco es un Mac. Es algo mucho mejor, más fácil, más barato y más potente. Se trata de una versión de Linux.

Desde que Linux comenzó a darse a conocer, ha cargado con el sanbenito de ser algo para techies, informáticos y gente rara. Un sistema que podía tener su mérito, pero era tan difícil de manejar que su uso estaba reservado a los expertos en informática. Tiene su campo de aplicación en servidores, concedían algunos, pero su uso en el ordenador de un usuario es imposible.

Ubuntu, el "Linux para seres humanos", ya ha cambiado todo esto. La última versión, que utilizo tanto en mi portátil como en el ordenador de sobremesa, es un verdadero prodigio de usabilidad. De entrada, la instalación sólo pregunta cosas como el nombre del usuario o la zona horaria. El único dato técnico es en qué parte del disco queremos que se instale. Y cuando arranca, ya tenemos todo listo para ser usado. No hay que instalar paquetes ofimáticos, ni lectores de PDF, ni compresores de ficheros, ni programas para reproducir música o grabar discos. Es cierto que no tiene antivirus, pero esto es porque Ubuntu es inmune a los virus. ¿Se imagina lo que significa no volver a sufrir nunca más a estos bichitos tan perjudiciales?

Ubuntu es revolucionario en muchos aspectos. Por ejemplo, si queremos apagar el ordenador, ¡tenemos un botón con el símbolo universal de "ON" y no un botón en el que pone "Inicio"! Las aplicaciones están en un menú identificado por la palabra "aplicaciones", y hay un menú de sistema en el que podemos trastear un poco, pero está diseñado de tal manera que un usuario normal no puede desconfigurar el ordenador ni provocar que deje de funcionar. Si está conectado a Internet, de vez en cuando nos informa de las actualizaciones que hay disponibles para el sistema, incluyendo todas las aplicaciones, y que se instalan simplemente pulsando un botón.

Por si esto fuera poco, Ubuntu es gratis. No sólo eso, sino que usted puede copiarlo en tantos ordenadores como desee, y nadie le llamará pirata. Puede descargarlo de aquí, o incluso puede pedir un CD que le enviarán gratis a su casa en esta dirección. Probar Ubuntu no cuesta dinero, y puede cambiar su experiencia de uso de ordenadores para siempre.
Borja Prieto es autor del blog Desencadenado.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation