Menú
Carlos Pérez Gimeno

La divertida fiesta de Carmen Lomana

Carmen recibió muchos regalos, pero hubo uno que fue especial: la actuación de las Nancys Rubias, al frente de las cuales como siempre Mario Vaquerizo.

Así es como definió la propia Carmen su fiesta de cumpleaños, una reunión de amigos sin protocolo, libre y desenfadada. El lugar elegido, el más de moda del presente verano: el "Billionaire".

Hubo una gran asistencia de público, ya que la anfitriona posee un gran poder de convocatoria. Muchos de los asistentes llegaron de fuera de España, sobre todo de Portugal, donde Carmen tiene muchos amigos.

Una de las primeras en acudir fue la princesa Beatriz de Orleans, asidua a Marbella desde siempre (y gran amiga de Lomana), Hubertus de Hohenlohe... El arquitecto Joaquín Torres también asistió, ya que de un tiempo a esta parte no se pierde una: no sé de donde sacará tanto tiempo para estar en todas partes, la razón puede que sea la enorme crisis de la construcción.

Ahmed Admawui, miembro de la Familia Real Saudí, también se acercó para saludar a su amiga, aunque no estuvo mucho tiempo por estar en pleno Ramadán.

La noche fue maravillosa, ya que no hacía mucho calor, y durante la cena tuvo lugar la actuación de una orquesta, la Dry Martina, que interpretó música americana de los años 50 y 60, y que fue todo un acierto.

Carmen recibió muchos regalos, pero hubo uno que fue especial: la actuación de las Nancys Rubias, al frente de las cuales como siempre Mario Vaquerizo. El grupo interpretó 5 temas, y todos los presentes disfrutaron tanto que no pararon de bailar desde el momento que salieron al escenario. Quien mejor se lo pasó fue Carmen, que se subió al escenario y comenzó a tocar el triangulo, uno de los instrumentos que toca Nancy O, que es Marta Vaquerizo, una de las mejores de la noche y que con un vestido súper ajustado de flores y leopardo llamó la atención, sobre todo entre los señores.

El diseñador David Delfín, gran amigo de Alaska y Mario, también formó por esa noche parte del grupo, al sustituir a la Nancy Reagan, y asumió el papel de la Nancy Sinatra, estando al frente del teclado.

Una cena deliciosa, donde las croquetas de rabo de toro fueron el éxito de la noche, sin olvidar los clásicos fritos, jamón, queso, lomo y demás y cómo no, gazpacho y salmorejo.

Lomana, como de costumbre, estaba muy elegante con un vestido con lentejuelas en morado y naranja con la espalda al aire de la firma EGB de Ibiza, que le sentaba estupendamente.

Una noche en la que todos los invitados comentaron después lo bien que lo habían pasado.

Temas

En Chic

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador