Menú

al parecer, nos tienen que aleccionar para que seamos buenas personas, porque si nos dejan en libertad no lo somos

Carlos Rodríguez Braun
0
El ministro de Trabajo y Asuntos Políticos, perdón, Sociales, Jesús Caldera, pidió a las familias que donen el 0,5 por ciento del sueldo a las ONG, y el diputado de IC-V, Joan Herrera, lo criticó y dijo: "el mejor ejemplo lo tiene que dar el Gobierno, no con declaraciones sino con los próximos presupuestos, aumentando la ayuda al desarrollo".
 
Lo del señor Caldera revela el paternalismo de los socialistas de todos los partidos: al parecer, nos tienen que aleccionar para que seamos buenas personas, porque si nos dejan en libertad no lo somos. Esta patraña, mil veces refutada por el torrente de solidaridad que son capaces de brindar los seres humanos libres, es la antesala del intervencionismo y la falsa "solidaridad" de los políticos.
 
Que esto lo entienda el señor Caldera, y que concluya que lo mejor sería bajar los impuestos y extender la libertad, es difícil. Y en el caso del señor Herrera es virtualmente imposible, porque en su totalitarismo no es capaz de distinguir entre la política y la sociedad, es decir, entre coaccionar a los trabajadores y dejarlos en libertad. De ahí que le parezca ejemplar que los políticos incrementen la llamada "ayuda al desarrollo" que, entre otras perversiones a propósito de su destino, es cuestionable en su origen, puesto que estriba en quitarle a la gente más dinero.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD