Menú

Pero son demasiados en el PP los incapaces de atender a un discurso de este tipo, ocupados como están en ser más socialistas que los socialistas.

Carlos Rodríguez Braun
0
Carmen Martínez de Sola, Secretaria Ejecutiva de Desarrollo Rural del Partido Popular en Andalucía, condenó a la Consejera de Medio Ambiente de la Junta por haber expresado este sentimiento de cautela ante el dinero público destinado a paliar las consecuencias de los últimos incendios: "no queremos que las ayudas inciten nuevos incendios provocados".
 
Si hay una frase feliz de Hayek es la de "los socialistas de todos los partidos". Y aún es más cierta en el caso de los políticos andaluces del PP, que siempre reclaman más gasto, o sea, más impuestos y menos libertad. La señora Martínez de Sola perdió una estupenda oportunidad de secundar una declaración política que, asombrosamente, no es demagógica ni populista, sino sólo acertada: el gasto público no sólo tiene consecuencias negativas cuando se recaudan los impuestos necesarios para financiarlo, sino también cuando se gasta, puesto que altera las conductas de las personas, y puede generar incentivos muy perjudiciales. Es sabido en nuestro país que la intervención pública en términos de gastos, permisos, ayudas, subvenciones, recalificaciones, etc., es una de las causas de los incendios forestales, como acaba de recordar Cristina Losada aquí en Libertad Digital. Doña Carmen debió apoyar a la Consejera, y ejercer una genuina labor de oposición aprovechando para criticar el notorio contraste entre esa actitud prudente y el despilfarro y la ineficacia que caracterizan la eterna gestión del PSOE al frente de la Junta de Andalucía.
 
Pero son demasiados en el PP los incapaces de atender a un discurso de este tipo, ocupados como están en ser más socialistas que los socialistas.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD