Menú
0
Mientras que la izquierda saludó embobada a los antiglobalizadores de Florencia, aquí aseguró Cándido Méndez sobre el PER: “No hay otro sistema que permita mantener la población y desarrollar los pueblos andaluces y extremeños”.

Empecemos por el señor Méndez. ¿Cómo lo sabe usted, don Cándido, usted que como buen antiglobalizador debería creer que “otro mundo es posible”, cómo sabe que no hay otro sistema concebible más que el PER?

Parece que don Cándido no se libra del pensamiento único, es decir, no razona partiendo de la libertad sino de la coacción. Entonces sí. Si no cabe pensar en los andaluces y extremeños libres, si sólo son posibles las autoridades, la redistribución, los subsidios y los caciques políticos y sindicales, entonces no hay más camino que el PER. Pero en tal caso que no nos digan que otro mundo es posible, porque para don Cándido no lo es.

Lola Galán escribió en El País que los movimientos antiglobalización quieren “revisar las crudas leyes económicas del liberalismo”. Y en el mismo diario José Vidal-Beneyto lagrimeó sobre el horror de “la realidad como mercancía” y auguró un futuro glorioso para la “izquierda real” congregada en Florencia. Parece que las leyes del antiliberalismo no son “crudas”, y que el Ché Guevara, cuya imagen romántica ondearon los manifestantes, nos indica un bello mundo sin mercancías. En reveladora condensación del progreso y del otro mundo posible que pronostican estos amigos del pueblo, sólo dos agrupaciones políticas españolas estuvieron allí presentes: Izquierda Unida y Batasuna. Todo muy progresista, claro que sí.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD